Capsulas de Carreño

COLOMBIA recupera su prestigio…. (Álvaro Santamaría Ochoa)

El prestigio de Colombia parte de la seguridad de un arquero que genera total confianza. Es clave aunque anoche contra Brasil no tuvo mucho trabajo. Foto AFP.

El prestigio de Colombia parte de la seguridad de un arquero que genera total confianza. Es clave aunque anoche contra Brasil no tuvo mucho trabajo. Foto AFP.

 

Por Álvaro Santamaría Ochoa
Alvaro santamaria

 

Contra Brasil, COLOMBIA recupera su PRESTIGIO y nos vuelve hacer llorar, pero esta vez de alegría.

Cuando aún las mejillas de miles de Colombianos estaban humedecías por las lágrimas de la derrota ante Venezuela, fueron apareciendo nuevas lágrimas de la victoria ante Brasil, lágrimas de alegría que nos sacan del funeral de la derrota para ubicarnos en la fiesta de la victoria.

Con cierto temor y recelo se esperaba este encuentro, donde se jugaba no sólo tres puntos , no solo una recuperación en la tabla, se jugaba un prestigio ganado a través de muy buenas presentaciones como la del más reciente Mundial.

 

El haber perdido contra Venezuela nos dejó una incógnita a todos. ¿Será que no somos tan buenos como creemos?  ¿Será que Venezuela ha progresado tanto que ya nos supera? Mientras Venezuela aun celebraba esa victoria contra nuestro País, a Colombia solo le quedaba una alternativa, ganar ante la máxima potencia futbolística como lo es Brasil. Nada más especial que aprovechar esta oportunidad. Tan impactante fue perder contra Venezuela como impactante lo ha sido triunfar contra Brasil.

Hablar de individualidades sería ignorar ese trabajo subterráneo en ingratas posiciones que solo ven reportadas sus gestiones al más minúsculo error. Pero como no resaltar ese gran partido de Murillo, no solo por el gol, lo decimos por toda su actuación que al igual que Carlos Sánchez fueron implacables ante esa difícil tarea de controlar a los brasileños que pensaron, iban a pescar en río revuelto, creyendo que en Colombia encontrarían un funeral por su reciente derrota, pero la gran sorpresa fue haber enfrentado a un grupo de jugadores que mostraron no solo actitud sino esa confianza en sí mismos, esa concentración y amor por unos colores.

Venezuela le gana a Colombia, Colombia le gana a Brasil, Brasil le gana a Perú …¿Será que Perú le gana a Venezuela? Para confirmar aún más que en el fútbol las distancias se han acortado y de camiseta  no gana nadie.  A esas condiciones hay que agregarle actitud, esa misma que nos ha devuelto la confianza, tan rápido que se confundieron sobre las mejillas las lágrimas de la derrota anterior con las lágrimas de la victoria de hoy.

Gracias a este grupo de jugadores que sacaron la casta y la actitud que nos bastó para ganar y recuperar el prestigio de estar entre los mejores .

[Álvaro Santamaría Ochoa,
Fútbol con identidad]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top