Capsulas de Carreño

Colombia – Venezuela, gracias fútbol.. Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT


Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT

* Colombia, la iniciativa en ataque y Venezuela la iniciativa en defender.

Desde el juego o la competencia, gracias fútbol. Fútbol, simplemente fútbol o como expresó periodista, Alberto Piedrahita Pacheco “fútbol, el mejor espectáculo del mundo”.

 

Como entrenador, observé, entre Colombia – Venezuela, antes del partido, la incertidumbre por nóminas de los 22 que saldrían al campo. Definidos y conocidos los once, de cada equipo, pudimos sentir y hasta expresar quiénes estábamos fríos, tibios o calientes en los aciertos o desaciertos, ya que se tenía la expectativa, si en particular Colombia utilizaría la nómina base o quienes, sin actuar aún, tendrían la oportunidad.

 

Ya en el campo, con la orden del árbitro central de autorizar a Venezuela iniciar el encuentro, entramos a la lectura y a lo desconocido de su esencia que siempre ofrece el fútbol.

 

Vienen las acciones y cada selección, ofrece lo planeado: Colombia, la iniciativa en ataque y Venezuela la iniciativa en defender.

 

El primer pase facilitador que presentó Venezuela, mostró claramente su intención de dar al juego simplemente trámite y su primer momento sin balón, ofreció un módulo de 1-4-5-1; con una variante de 1-5-4-1 y apenas llevaba el juego de iniciado, dos minutos. Ello duró, hasta el minuto 98.

 

Los venezolanos al ver que se sostenía el cero, su moral deportiva se fue fortaleciendo, les ayudó a creer y a afianzar lo presupuestado. A los 14 minutos y 22 minutos, fue evidente leer, con la forma de pararse y el orden para defender, que planearon un partido, omitiendo perder, mística.

 

A Colombia la observamos contra Ecuador, en condición muy parecida a la que utilizó Venezuela hoy y le pedimos, le exigimos fútbol ofensivo, reclamamos que los momentos con balón, fueran con mayor elaboración, mostrando argumentos de querer anotar gol.

 

Si Colombia salió con el equipo con que se jugó, si se crearon momentos ofensivos tan evidentes para anotar gol y no se logró, entonces ¿qué pasó?

 

Teniendo el fluido fútbol de ataque de hoy, ¿con qué Colombia, me quedo? Antes, poco ataque y se gana, hoy generoso el ataque y se empata. ¡Gracias fútbol, cómo nos seduces!

 

Otra cosa sería Venezuela, sin contar con el portero Wuilker Faríñez Aray, nacido en Caracas el 15 de febrero de 1998; los demás compañeros, deben hacerse un análisis, una autoevaluación profunda sobre su rendimiento deportivo y competitivo, Colombia llegó por muchas vías.

 

La actuación del portero venezolano Faríñez, oculta un nivel muy bajo individualmente, frente a la lectura del juego en los momentos con balón, de Colombia. Se ha expresado que, en el fútbol, existe portero que hace al equipo, hoy esa frase está presente, “una verdad”. Se puede estar pensando, en una brillante actuación; brillante, es el resultado, al conservar el cero, por su arquero.

 

Es muy claro, defender solamente o atacar solamente, es estar siendo injustos con el fútbol mismo.

 

Hablar de equilibrio en fútbol, es saber leer el cuándo y en qué momento de la actuación se debe defender y también saber posicionarse, cuando de atacar se trata; me posiciono, permitiendo que en la posesión del balón y bajo qué recursos mentales, técnicos, circunstanciales y preconcebidos, busco anotar el gol, que me ofrezca la ventaja.

 

Colombia en los momentos con balón contra Venezuela, supo superar a 10 jugadores, faltó que la brillante actuación de Faríñez, se presentara otro día. Colombia – Venezuela, gracias fútbol.

Juan Felipe Betancur Ramírez. DT.
Formador de Formadores. Licencias A y C.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top