Capsulas de Carreño

Como ordenaba Nicolás Leoz los giros desde Conmebol a sus cuentas

Grondona y Leoz en 2012. Siempre los unió una relación muy cercana.  Foto clarin.com.ar

Grondona y Leoz en 2012. Siempre los unió una relación muy cercana.
Foto clarin.com.ar

 

*Nicolás Leoz movió multimillonarias sumas de dinero desde la cuenta de la Conmebol que él presidía hacia la suya personal, según investiga el Departamento de Justicia de Estados Unidos. En uno de esos movimientos, hubo un depósito para el argentino Eduardo De Luca, entonces secretario general de la Conmebol.
Infome Clarin.com.ar
El escándalo de corrupción en la Fifa que desenmascaró la Justicia de los Estados Unidos no terminó el día en que agentes de la Policía llegaron a Zurich para detener a importantes dirigentes que allí se encontraban para reelegir a Joseph Blatter como presidente. En las últimas horas, se conocieron pruebas contra un ex mano derecha de Julio Grondona. Se trata de Nicolás Leoz, de cuando el paraguayo era el presidente de la Conmebol.

 
Tal como reveló el diario paraguayo ABC, Leoz “movió multimillonarias cifras de dinero de cuentas oficiales de la organización a su cuenta personal, según documentos que investiga el Departamento de Justicia de los EEUU. Parte del dinero era remesado también a terceros, inclusive a paraísos fiscales. La justicia norteamericana acusa de ‘crimen organizado, lavado de dinero y fraude de fondos”.

 

 

 

 
La investigación se remonta a la Copa América que organizó Paraguay del 29 de junio al 18 de julio de 1999 y de la que participó Japón como invitado especial, el primer seleccionado no americano en participar del evento más importante del fútbol del continente. No le salió gratis al equipo asiático: desde Tokio se envió la enorme suma de un millón y medio de dólares a nombre de la Conmebol. Lo curioso es que el 3 de febrero de 2000, siete meses después de aquel torneo, Leoz le ordenó al Banco do Brasil transferir U$S 1.200.000 a la cuenta N°1596/2. ¿A nombre de quién figuraba?Nicolás Leoz Almirón.
Pero Leoz no fue el único beneficiario. Otro hombre muy cercano a Grondona apareció en escena cuando otros 200.000 dólares se depositaron en la cuenta del argentino Eduardo De Luca, por ese entonces Secretario General de la Conmebol y mano derecha de Leoz por 23 años, en una cuenta del Northern Trust International Bank, One World Trade Center.Además de su cargo en la Confederación Sudamericana de Fútbol, a De Luca lo unía una estrecha relación con el entonces presidente de la AFA, tan cercana que también involucraba los negocios. En 2011, tanto De Luca como Grondona fueron los protagonistas de una cámara oculta efectuada en el noticiero de América -propiedad de Daniel Vila, quien en ese momento soñaba también con llegar al sillón de la AFA-, en la que se buscaba probar supuestos hechos de corrupción y soborno. Sin embargo, la causa no llegó a ningún lado y ambos dirigentes fueron sobreseídos.

¿Qué fue de los 100 mil dólares restantes de esa millonaria suma que entregó Japón? Extrañamente, Leoz confió en una pequeña empresa de marketing deportivo que opera desde una discreta oficina en Nueva Jersey y que es propiedad de Zorana Danis, colombiana como lo es la esposa de Leoz, María Clemencia Pérez Muñoz, y ella fue la destinataria de ese monto. Cabe destacar International Soccer Marketing (ISM), la empresa que Danis preside desde 1995, fue creada como supuesta corporación doméstica sin fines de lucro, pero rápidamente se convirtió en la encargada del patrocinio corporativo del torneo de clubes más grande de Sudamérica, la Copa Libertadores.

El diario ABC indica que en el expediente del Departamento de Justicia de EE.UU. se denuncia a la empresa de Danis “como una de las que pagaban sobornos”. Por esto, la empresaria colombiana “es acusada de que directamente desde su empresa o afiliados trabajó para sellar contratos y vender derechos de marketing del torneo”. “Usó cuentas bancarias de Nueva York y adyacencias para pagar sobornos y coimas al acusado Nicolás Leoz y al cómplice Eduardo De Luca”, dice la acusación de la Justicia norteamericana.

Fuente: Diario Clarín
Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top