Capsulas de Carreño

Con Colombia perdemos todos.. (opinión a.s.c.)

QUITO. Mena, protagonista en la paliza de Ecuador a Colombia. En Colombia no se salva nadie. Foto @Conmebol.

Por Alfredo Serrano Carreño – @alfrecouch

Podcast: Cancheros En Melbourne (Spotify – Apple Podcast – Google Podcast)

El colombiano Alfredo Serrano, de Cancheros en Melbourne

 

La más reciente derrota de la Selección Colombia 6-1 ante una brillante selección ecuatoriana que pasa por un momento envidiable, deja una serie de preocupaciones de fondo que son aún más graves que el juego mismo, que ese juego pobre que nos tiene entristecidos pero sobre todo furibundos: La carencia de una hinchada digna de nuestra Selección Colombia

 

En primer lugar si, nos apasiona el fútbol, la Selección Colombia en los últimos ocho años nos ha venido acostumbrando a una forma de vivir la alegría de verlos jugar así como de unirnos en torno al equipo, finalmente algo que nos une como nación, tan carentes que somos  en una era en la que no podemos estar más separados los unos de los otros.

 

Infortunadamente llegó el fin de un ciclo, de un matrimonio que resultó muy positivo en la era Pekerman entre sus jugadores y la hinchada. Como cualquier proceso, tuvo su fin, en consecuencia tuvo que nacer otro, con unas posibilidades de lograr mejores cosas, también, como se experimenta en la actualidad, cabía la posibilidad de una serie de problemas y recambios que tomarían su tiempo en adaptarse  con quien fuera el técnico que viniera.

 

Lo que preocupa de todo esto no es en sí el mal resultado, el mal juego de sus interpretes, el mal momento de nuestros ídolos, el mal desempeño táctico, ni siquiera la falta de actitud y capacidades de un técnico que no se ha sabido amoldar al fútbol suramericano, no, nada de eso; lo más lamentable de todo es la reacción acalorada de la misma gente, de esas personas que meses atrás se burlaban de James en su condición de suplente en Real Madrid, esos mismos que semanas atrás estaban comprando la camiseta del Everton con la 19 del jugador del que se burlaban y que hoy ya no lo quieren ni ver, por mencionar tan solo un ejemplo.

 

Preocupa que somos implacables, totalmente exigentes con personas que van a competir en deporte, lo hagan bien  o lo hagan mal, no nos deben nada, pero cuando se trata de asuntos relevantes de país, de nación, ahí si agachan la cabeza y son comité de aplausos ante los atropellos que se cometen directa y frecuentemente contra nosotros mismos, somos muy exigentes cuando fallan en par de partidos como si estuviéramos en la obligación de ganarlo todo pero muy débiles a la hora de exigir por lo realmente importante.

 

Lamentamos con profunda tristeza esta derrota apabullante, pero nos importa poco o nada los niños, la gente pobre, el hambre y todo por satisfacer el interés particular de quienes administran lo que es nuestro, ahí si no decimos nada y peor defendemos lo que es totalmente indefendible.

 

Ah pero cuando se trata de James, de Falcao, de Ospina, incluso en su momento de Estefan Medina, al que no querían ni ver y ahora extrañan, ahí si somos aves de rapiña y les exigimos como si de verdad de ello dependiera la, lo más triste es que para celebrar clasificaciones al mundial, transacciones millonarias, triunfos en el exterior estamos en primera fila, pero cuando llega la crisis (cosa que es común en cualquier institución) entonces ahí si preferimos bajarnos del bus y no apoyar.

 

La idea es buscar culpables, curioso es que  resultan culpables los mismos que lo pusieron a usted a tomar cerveza en tono de celebración, entonces si, tal vez aún no merecemos victorias, no por nuestros jugadores, sino por nuestra incapacidad de ser hincha, nuestra incapacidad de apoyar cuando de verdad se necesita, de ser crítico si, algunos lo son, pero no destructivos como si en verdad estas personas no hubieran hecho nada por hacerlo a ud por momentos feliz.

 

Quiero cerrar esta reflexión diciendo si, se deben hacer cambios estructurales, empecemos por quienes administran la Federación, pasemos por el técnico vigente y luego revisamos el tema jugadores, que un resultado así es indefendible es verdad, pero tampoco es el fin ni la eliminación de nada, es hora de cobijar, de apoyar, de exigir también claro que si, pero con respeto, que es un proceso que esperamos que sea parte del aprendizaje para que en un futuro podamos  volver a celebrar lo que a partir de hoy deberá ser borrón y cuenta nueva. Recordemos a Jorge Valdano o a Arrigo Sacchi  “el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes”.

Compartir:

2 comentarios

  1. Diego Vallejo Alvarez

    18 noviembre, 2020 at 3:14 pm

    *Aquellas épocas
    Como se añoran las épocas donde los técnicos y futbolistas salían a los medios y daban declaraciones sobre los partidos así se perdiera, les toco a Maturana Bolillo, Álvarez, Lara, Chiqui, Pinto, Rueda, Leonel, etc pero ahora solo una rueda de prensa y todos nos quedamos sin saber que está pasando y que va a pasar. Igual con los jugadores, no hay declaraciones, ni de culpas ni de solicitar perdón a la afición.

    Lo de ayer fue triste y vergonzoso. Es increíble que si el técnico se equivoca en una alineación o en la aplicación de una estrategia, en el campo de juego con jugadores profesionales, no se hablen y se saquen las ganas para corregir.
    Diego Vallejo Álvarez, Villavicencio

  2. Alonso Ceballo Monsalve

    18 noviembre, 2020 at 12:33 pm

    *Qué tristeza. ¿Hora de recambio?
    Como buen hincha del futbol bien jugado me sumo a los comentarios que se vienen publicando a raíz de la vergonzosa actuación de la Selección Colombia. No se trata de destruir más bien cómo volvemos a la identidad adquirida a nivel mundial con ese cuarto puesto alcanzado en el escalafón de la Fifa.

    Como es posible que a estos jugadores curtidos en un proceso bien logrado con Néstor Pékerman se les haya olvidado jugar tal como lo hicieron frente al Ecuador y que nos hicieron bailar con la más fea. Un equipo con siete suplentes, con mucha juventud y bien aplicados nos ridiculizaron ante el mundo.

    Qué tristeza. No será hora de un recambio? Lo tienen todos los equipos de la eliminatoria menos Colombia. Porque no armar una selección permanente con jugadores de la liga e irlos fogueando a nivel interno y a la hora de la convocatoria ver su rendimiento y así remplazar a los que llegan dos días antes con pésimo nivel?
    Alonso Ceballo Monsalve, Medellín, hincha de Nacional

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top