Capsulas de Carreño

Con dudas, pero al fin triunfo. Por Jorge Alberto Cadavid Marín

 

Bastó un gol para que Nacional sumara la séptima victoria en Liga frente a un complicado rival como lo fue Atlético Huila, de buena campaña. Foto Comunicaciones Atlético Nacional.

Por Jorge Alberto Cadavid Marín

*No es posible que nos llenemos de defensores, perdamos la marca, y terminemos pidiendo tiempo.

Las dudas nacen de la impotencia que a veces se siente cuando una abroquelada defensa visitante impide que el objetivo del planteamiento no se concrete, llegar al gol se hace difícil y genera ansias en todo el entorno del equipo.

Ante el conjunto Opita no fue distinto, juego en mitad del campo, dominio de balón, llegada al área contraria, casi todo por el centro donde un bosque de piernas hacia una muralla infranqueable.

A todo ello se agrega que Macnelly decrece en su productividad, entonces quien alimenta la ofensiva, además de que la versatilidad de Vladimir no encuentra el acompañante para un tandem efectivo.

Toda esa tenencia es improductiva, además que las contras del Huila algunas llevan un mensaje de peligro, no tan marcado, pero al fin inquietan.

Dayro no aparece, y casi que la única llegada con posibilidad al cierre de la inicial la desperdicia.

Que nos traería la complementaria, después de la charla del intermedio muy poco, se acentúa más el dominio local, pero improductivo.

El desarrollo del juego mostraba a Campuzano en su ya conocida capacidad de cortar, crear y profundizar, a Castellani de ida y vuelta, cada vez me gusta más y a Lucumí que llega al fondo, pero sus centros no encuentran el destino.

El de la victoria llega por la vía Castellani, Lucumí que centra y encuentra al goleador en el lugar indicado, de lo poco que hizo pero sirvió para tres puntos.

Es paradógico, la amplitud del juego la dan los dos extremos, Lucumi y Vladimir, cual de todos más hábil, más versátil por las puntas, pero cuando uno se prende el otro se apaga, si ambos se iluminan simultáneamente el resultado debe ser maravilloso.

Nacional se aleja en la tabla, pero todavía nos debe más contundencia para afirmar su jerarquía.

No es posible que nos llenemos de defensores con los cambios y perdamos la marca, y terminemos pidiendo tiempo como lo dice el argot del fútbol.

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top