Capsulas de Carreño

Con sentimientos encontrados.

BOGOTÁ. Por acá no pasa, el mensaje para Yerson Candelo quien salió lesionado. Dominio improductivo de Millonarios. Nacional sin jugar bien pero sacó un empate valioso que lo deja como líder de su grupo y con empate cuando el miércoles enfrente en el Atanasio a Junior ganará el tiquete para la final. Foto @Dimayor.com.

==

Por Jorge Alberto Cadavid.
Columnista Cápsulas.

 

*Cerca a la final, pero sin claridad para saber cómo lo logramos, con qué fútbol, con qué planteamiento.
==

 

Hay muchas formas de lograr un resultado, mas cuando muy cerca está la opción de una final.

 

El punto logrado tiene mucho valor, lo deja de local con dos opciones para alcanzar el objetivo, con un empate está en la final.

 

Pero un sabor agridulce por la forma como se obtienen los resultados aflora en el ambiente.

 

Ante Millos inició con variantes, por acomodar a Aguilar, desplazó a la lateral a Cabal, como un acierto acompañó con Jhon Duque a Gómez en la contención y jugó sin 9, le dio Pabón la función de la llegada.

 

Aguilar falto de futbol empezó a dar ventajas y todo lo suplió con solvencia, suficiencia, entrega y aciertos Olivera, que grande estuvo.

 

La inicial fue un monólogo de los capitalinos en campo paisa,  pero sin productividad, chocaron con el muro infranqueable que montó Nacional.

 

El verde reventaba sin dirección, no había quien sacara el equipo, perdía todos los rebotes y los duelos, no estaba el ADN que esperamos para un equipo de aspiraciones.

 

La complementaria inició con dos cambios, Duque y Guzmán por Andrade y Barrera y brilló una luz que en 10 minutos se apagó y volvió el monólogo azul en campo verde.

 

Se vino lo impredecible, un Nacional irreverente con el fútbol, con su idiosincrasia, con su sensibilidad, para mantener el resultado, se llenó de volantes, Palacio, Mejía, Fory, pero además recurrió a quemar tiempo, al antifutbol.

 

Millos pobre en su recambio le echó mano a sus juveniles, que no cambiaron  el desarrollo del partido.

 

Paradójico, es posible afirmar que estuvo más cerca Nacional de la anotación que Millos, Guzmán casi sorprende con olímpico.

 

En verdad sentimientos encontrados, cerca a la final, pero sin claridad para saber cómo lo logramos, con qué fútbol, con qué planteamiento, con qué disposición, renegando de los cánones virtuosos del fútbol verde, entre lamentable y sin conformismo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top