Capsulas de Carreño

Cortuluá 3 – DIM 4 y el dolor de cabeza de los tiros libres (María Victoria Zapata)

 maria-victoria

Por María Victoria Zapata B.

 

 

*Que los hinchas volvamos a ser el jugador Nº 12.  ¡ No más agravios  a los nuestros…!!!

Cinco goles le ha marcado el Cortuluá al Deportivo Independiente Medellín por la vía de la pelota quieta, en los dos últimos  compromisos  que han disputado  ambos equipos en el presente año.

En el 1-2, en el estadio Atanasio Girardot,  el 12 de junio, en el juego de vuelta de la semifinal del primer  campeonato del 2016,   tanto  Miguel Ángel Borja(al minuto 41), como  Jown Cardona (al 72), anotaron en acción de tiro libre.  Anoche,  en la cuarta fecha de la Liga Águila II,  los  tres goles locales de Jown Cardona (minuto 55, de penal),  John Méndez (al 73) y  Eduar Caicedo (al 90+3) se convirtieron a través de la pelota quieta. Uno de pena máxima, dos de tiro libre.

Así la pena máxima con la que se  sancionó  al DIM  haya sido un invento del silbato Ulises Arrieta, de pésima actuación ayer en el estadio Doce de Octubre,  no deja de ser preocupante el hecho de recibir tantos goles , que parecen fotocopiados, de un mismo  onceno y en tan solo dos juegos.  Muestra la vulnerabilidad extrema de Independiente Medellín en la conformación  y/o ubicación de barreras,  las facilidades que otorga a cualquier contendor en este  sentido y la paradoja en que se han constituido sus propios cobros de penal o desde fuera del área, fallidos  en un alto porcentaje.

 
No los anota  y  tampoco los evita.  Un asunto que merece especial atención por parte del cuerpo técnico rojo que encabeza Leonel Álvarez.

 

Lo que pudo ser goleada
Fue  superior el DIM al cuadro del corazón del Valle. Desde el primer minuto de juego se evidenciaron las diferencias entre Medellín y Cortuluá.  Con fútbol  colectivo, fluido, ofensivo y bonito,  el Equipo del Pueblo se acercó reiterada y peligrosamente  al pórtico de Pablo Mina. John Edison  Hernández  abrió el marcador al minuto 11 y un golazo de  Luis Carlos Arias, al 28, decretó el 2-0 con el que terminó el período inicial.

El mismo Arias se encargaría de aumentar la  pizarra  cuando apenas se jugaban cuatro minutos del complemento. Un 3-0 contundente y que daba cuenta de las diferencias entre los dos contendores en la cancha.

Al minuto 55,  el árbitro bolivarense Ulises Arrieta  ganó protagonismo al sancionar como pena máxima una falta fuera del área.  La anotación  del centrocampista Jown Cardona le permitió el descuento al onceno local. Nueve minutos después, Leonardo Castro  marcaría  el cuarto gol del DIM.   Era un  4-1 concluyente y un fútbol rojo que presagiaba más anotaciones, sin embargo dos  tiros libres en los minutos  73 (por una falta  inexistente)  y 90+3  y  cobrados  con acierto por   Méndez y Caicedo, respectivamente, acortaron las distancias y dejaron en entredicho  la gestión de la zaga roja frente a las ejecuciones con pelota quieta.

Fue un 4-3 que en modo alguno se compadece de lo visto en el terreno de juego.   Que le permitió al Cortuluá explotar su fortaleza en ejecuciones con pelota quieta y capitalizar, por igual, los yerros arbitrales y las equivocaciones defensivas del DIM, con tres anotaciones  que en el minuto final estrecharon el que era un holgado 4-1 para el DIM;   que le entregó  la primera victoria  al Deportivo Independiente Medellín en el torneo pero que deja inquietudes frente a la incapacidad del equipo para neutralizar el peligro latente de los cobros de tiro  libre en el arco de David González.

Y fue, además, un marcador que vuelve a poner en la palestra el tema de los refuerzos y las muchas preocupaciones por  la cortedad de la nómina poderosa para encarar los tres compromisos del semestre: Liga y Copa Águila y Sudamericana. Las desconcentraciones defensivas y  las sustituciones, primero de Yorleys Mena al minuto 58 y, posteriormente,  de Leonardo Castro,  ésta última por lesión, al minuto  72,    dejaron  sin ataque al DIM y pusieron   al descubierto, una vez más, la necesidad de  un zaguero con liderazgo y de  un  genuino goleador para el equipo, entre otros.  En este último aspecto, no podemos  obviar que  de los últimos ocho goles marcados por el DIM (4  en la final ante Junior y 4 en el actual campeonato) solo uno  ha  sido obra de un atacante, Leonardo Castro, en la cuarta anotación a Cortuluá. Los siete restantes (uno  de Juan David  Cabezas, tres de Cristian Marrugo,  dos de Luis Carlos Arias y uno de la goma Hernández), corresponden a  centrocampistas, hecho significativo por cuanto amplía las posibilidades de gol en el DIM  pero  que también obliga a reclamar un delantero con mayor efectividad para el equipo. Ojalá la  anunciada continuidad de Juan Fernando Caicedo tras su fallido traspaso al fútbol chino nos clarifique  un poco el horizonte en materia de  goles y goleadores.

El próximo fin de semana  el enfrentamiento será en casa  ante La Equidad.  Para dicho juego, esperamos ver el fútbol de sociedades y efectividad que ayer  se observó en el estadio Doce de Octubre. Y esperamos, así mismo, que el equipo se reconcilie  con la victoria en condición de local y, fundamentalmente, que la hinchada roja se redima con el RESPETO  a sus jugadores. Que  la  tribuna del Atanasio Giradot vibre con  el aplauso, los cánticos, el apoyo y el aliento de 90 minutos. Que los hinchas volvamos a ser el jugador Nº 12.  ¡ No más agravios  a los nuestros…!!!
[María  Victoria Zapata B.]

 

 

 

 

Compartir:

6 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top