Capsulas de Carreño

Coutinho, más los contra que los a favor.

Coutinho y el juego discreto de ayer por la Copa del Rey contra Levante, resultado adverso 1×2. Marcó el descuento de penal. Foto tomada de la página fcbarcelona.es

Por Alfredo Carreño Toro.

Cuando se efectuó la salida de Neymar del FC Barcelona el panorama no podía estar más oscuro en las arcas del club catalán, yéndose una de sus figuras y llegando un nuevo entrenador sin grandes rótulos a su haber. Dichas premisas auguraban una temporada sin títulos para el Barcelona, sumando lo mal que terminó jugando la temporada anterior con Luis Enrique.

En aras de llenar el vacío dejado por Neymar, el Barcelona, como era de esperarse, salió desesperado al mercado en busca de un jugador que se asemejara lo más posible a las características de «Ney», aunque era difícil encontrarlo. Si bien siempre la prioridad fue Coutinho, la firme postura del Liverpool de no vender a su figura hizo que el club catalán pagara una cifra estrepitosa por la naciente figura Dembélé, en ese entonces jugador del Dortmund alemán. Pero el interés se mantuvo….

Seis meses más tarde de la fallida incorporación del brasileño, un 6 de enero del 2018, el Barcelona finalmente hacía oficial a su tan anhelado fichaje Coutinho, proveniente del Liverpool, con todos los rótulos de crack y prometiendo devolver la magia que Neymar se había llevado del Camp Nou. Pero no sería así…

Los primeros seis meses después de la marcha de Neymar superaron las expectativas de todos. Barcelona se había clasificado de primero en su grupo de Champions y era líder de la Liga, con más de 10 puntos por encima del Madrid. Valverde, ante la necesidad de suplir a Neymar y ante la lesión de Dembélé, cambió el módulo táctico del 4-3-3 a un 4-4-2, el cual le brindó mayor solidez defensiva y le apostó a lo que hicieran arriba Messi y Suárez, los cuales se entienden de maravilla. Y las cosas estaban saliendo realmente bien, hasta el punto de cuestionarse si era necesario traer a Countinho por 160 millones de euros, otra cifra que rompió el mercado de transferencias.

Los primeros seis meses de Coutinho fueron aceptables. Sin actuaciones que se acercaran a lo que hizo Neymar, Cou respondió marcando ciertos goles importantes y agregándole jerarquía al banquillo Culé. De todas formas la apuesta por el brasileño se planteaba para la siguiente temporada, ya cuando estuviera totalmente adaptado al mundo Barca.

Y empieza la temporada 2018/19, en la cual se esperaba ver a Coutinho en todo su esplendor, aunque pasan los días y ese día parece no llegar. Coutinho no solo perdió la titular con Dembélé, sino que pesa realmente poco cada vez que hace su ingreso al terreno de juego. No encuentra su lugar en el campo, muy intermitente en su rendimiento y sumamente errático en la toma de decisiones.

Y para la muestra un botón, el partido de ayer 10 de enero en el que el Barcelona con equipo alterno perdió ante el Levante por Copa del Rey. Ante la ausencia de Messi y Suárez, se esperaba que Coutinho tomara las riendas del equipo y fuera determinante en un campo complicado para el Barca, pero el brasileño a duras penas se vio. Fueron más vistosos sus errores en la entrega del balón que alguna que otra jugada de fantasía.

A esta altura de la temporada no es descabellado preguntarse si es realmente necesario mantener a Coutinho en el plantel de cara a la próxima temporada, puesto que en el balance hasta ahora son más los contra que los a favor. Igual falta todavía la mitad de la temporada por jugarse, en donde el brasileño tendrá la oportunidad de retomar el nivel que tuvo en el Liverpool y enamorar a una hinchada que sigue esperando su mejor versión.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *