Capsulas de Carreño

Cual cuarentena.. Por Jorge Iván Londoño..

 

Por Jorge Iván Londoño.

 

*Y para colmo se nos viene el partido aplazado contra nuestro sambenito, el Deportes Tolima. ¡Dios nos coja confesados!

Con la ilusión de un paseo escolar, esperamos pacientemente el debut de Nacional, frente al hoy en día encopetado líder Once Caldas, partido jugado en el estadio Palogrande de Manizales del alma, con la premisa de que en estos partidos sin público, ambos equipos juegan de local.

 

Cuando conocimos la alineación del verde, que anoche jugó de negro patico, nos llevamos las manos a la cabeza, creo que no todos, al saber que Estéfano Arango y González Lasso hacían parte de los inicialistas; esto, para mí, se traduce en dar “mitad de partido”, como decimos los que perdimos segundo de bachillerato por aprender a jugar billar, porque su aporte al equipo se conjuga en diminutivo. En consecuencia, al técnico Osorio la cuarentena no le cambió su forma de pensar.

 

Pero no solamente fue el técnico, también el equipo con un juego atropellado y descoordinado, que más parecía un reguero de once jugadores de uniforme negro, frente a un muy organizado equipo de uniforme blanco, conformado por once hermanitos que juegan cogidos de la mano, dirigidos por un cartagenero descomplicado y práctico, y liderados  por un curtido y veterano itagüiseño, Andrés Felipe Correa, alma y nervio del equipo, quien a los 33 minutos marcó de cabeza protegida el primer gol, nacido del cobro de una falta “boba”; queda la sensación de que Cuadrado pudo haber hecho más  para evitar el gol.

 

En el segundo tiempo, y fruto de los cinco cambios hechos por el técnico Osorio, como queriendo recomponer lo que pudo haber sido la alineación inicial, el equipo buscó la paridad en el marcador, más en tropel, como entrada al metro en horas pico, que en orden y táctica, lo que se pudo haber logrado si no hubiera sido por el colosal desperdicio de González Lasso en una, y la salvada de Correa en otra.

 

En el minuto 60 un despeje desde la portería merengue, cogió a Braghieri cazando pispirispis, lo que le permitió a Carreazo,  ese si inteligente y metido en el partido, anotar el segundo y definitivo. Nacional entonces, lo que recibió fueron dos “correazos”, para castigar sus errores defensivos.

 

Creímos que estos doscientos días entre receso e iniciación de trabajos, iban a posesionar aún más el equipo, en el orden y la buena tónica que traía hasta que apareció el virus ese, pero fue todo lo contrario, porque el Nacional de anoche fue otro equipo; eso sí, la terquedad del técnico, es la misma.

 

Creímos, que con la cuarentena alargada algunas cosas iban a ser mejor, pero por lo visto, Nacional y su técnico no estaban en la lista.

 

Y para colmo se nos viene el partido aplazado contra nuestro sambenito, el Deportes Tolima. ¡Dios nos coja confesados!

Compartir:

5 comentarios

  1. Jonny Ramirez

    27 septiembre, 2020 at 11:15 pm

    *Cuestionamientos a Juan Carlos Osorio
    Juan Carlos Osorio es un técnico que no gana absolutamente nada desde junio del 2014, es un versero y sobrevalorado técnico en primer lugar por los periodistas, que se dejan descrestar con cuatro o cinco términos rebuscados, por el sector de la hinchada que se cree propietaria del equipo y por algunos futbolistas, especialmente aquellos que hicieron parte de su rosca en Nacional.

    La era dorada de Osorio en Nacional no fue precisamente por un fútbol espectáculo, si no que esa era es valorada por los títulos, que claro que son lo más importante, pero para mi no son fruto de un super técnico, sino de un equipo con muy buenos jugadores en medio de un torneo con equipos mediocres, sin jugadores de peso, el tuerto entre ciegos siempre es Rey.

    Por eso el “super técnico”, ”el que “reinventó“ el fútbol no ganó absolutamente nada a nivel internacional, y después él, aupado por periodistas lambones y algún sector de la hinchada, pretendió reclamar como propio el título de la Copa Libertadores 2016, toda del trabajo y estrategia de un gran técnico, como lo es el Profe Rueda.

    Osorio animado por un séquito de periodistas arrodillados que en pocas ocasiones le cuestionan sus equivocadas estrategias y por los propietarios del equipo, hace y deshace con Nacional como le da la gana, alineaciones tontas, jugadores del montón con titularidad indiscutida, jugadores con calidad en la banca o por fuera de la institución, soberbio, prepotente, en fin, este señor no tiene remedio, mientras él este Nacional será un equipo del montón, aunque hay muchos que todavía creen en la quimera de las 350 sesiones de entrenamiento y demás ilusiones.

    CHAO OSORIO,
    Jonny Ramírez, Envigado, hincha de Nacional

  2. Victor H Restrepo Tapias.

    27 septiembre, 2020 at 9:52 am

    *Por columna de Jorge Iván Londoño
    Uno quisiera despojarse de la envestidura de hincha para escribir y alejarse de una parcialidad del coraźon, evitando que aparezca que de hinchar por el equipo termine sesgando lo manifestado a la rabia o resentimiento, pero es imposible señor Londoño; como usted espere este partido y al escuchar los jugadores de Nacional, si bien, segùn ellos, el tiempo sin jugar merma el nivel, si esperaba más.

    Par mi parecer con todo respeto por el señor Osorio y todo su trasegar en estudios, universidaes, diplomas, magisters, doctorados, codearse con los inventores del fútbol y dirigir una selección, sumado a los logros con Nacional, siempre he considerado que sus equipo juegan a nada a lo que salga; su discurso, su español hábil no coincide con su equipo en la cancha.

    Me recuerda al funesto Lillo, muy buen léxico, muy mal el fútbol.

    Para mi es imposible que yo como técnico que vive del fútbol no ponga a jugar a quienes? pues a los que juegan, como dicen por ahí a los «jugones» a los que garantizan fùtbol.

    Celebro el optimismo del técnico, que espera que Perlaza sea el Pogba Colombiano y Lasso el Lukaku nacional pero nos tocará esperar muchas reencarnaciones para lograrlo.

    Esto es sencillo, en el fútbol juegan los mejores, Jarlan con toda su displicencia es mejor que eso morochos grandotes que tiene, Rovira es mejor que Perlaza, entonces el señor Osorio de qué se quiere convencer?

    Como hinchas yo me he quedado esperando el equipo que el técnico pregona y nunca lo he visto, ni antes ni ahora y puede que los logros o salir campeones opacan la esperanza que tengo.

    Este Nacional, juega a la montonera, a lo que salga no hay orden, en ataque mucho merodeo nada de definición y en defensa, ni se diga que paridera con eso morochos torpes y el pesado argentino, aún sin convencer y errático siempre.

    Creo que la cabeza y el discurso del técnico son de Europa, sus dirigidos son de acá, de este medio de estos lares jugando distinto a lo que el técnico cacarea.

    Muy pobre Nacional, sin jerarquía, sin convicción, sin orden, sin un líder, cualquiera le gana y le pinta cara, todos saben a que juega y lo peor aún cualquier jugadorcito rápido del contrario le gana partidos.

    Llevo años esperando el equipo de Osorio permanente constante concomitante con su discurso, nunca lo he visto.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali, hincha de Nacional

    • LIBARDO A ORTIZ B

      28 septiembre, 2020 at 8:36 am

      *En respuesta a Víctor H. Restrepo: Con el coronavirus en los guayos
      Definitivamente este Nacional llegó con el coronavirus pero en los guayos de todo el plantel y al profe en las ideas del juego, según el jugador la para los perjudicó. Le pregunto por qué al contrario no? Y al resto de equipos tampoco si el verde fue el primero en comenzar todo el rodaje en el campeonato ó son las sabias disculpas de siempre mejor dicho apague y VAMONOS que no tenemos nadaaaaa,
      Libardo A. Ortiz B., Medellín, hincha de Nacional

  3. Juanfer

    27 septiembre, 2020 at 8:21 am

    *Por columna de Jorge Iván Londoño
    Suave pero firme comentario para hacer un HOMENAJE A LA MEDIOCRIDAD….esa que no logró borrar el Covid-19. Sí…¿Cuál cuarentena?…parece que el VERDE la pasó de paseo y dedicado a jugar bolas o canicas en la modalidad de compas, copas y mazotes. Que hagan ese hoyo más grande que no se ve y «no respondo por bola que quiebre o que bote».
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri, Medellín

  4. jaime J montoya

    26 septiembre, 2020 at 1:21 pm

    *La mediocridad de Nal
    Saludos amigos foristas Al menos la terrible mediocridad de nal, le dio algo de alivio a los hinchas del DIM, dirían, siquiera no estamos solos, inaudito un partido donde en 95 minutos ni uno solo de l5 que actuaron hizo una buena jugada, mostró algo interesante, de verdad da pena….
    Siempre me pregunto porque Nacional tira la basura todo su gran patrimonio, lo digo por la cantidad de jugadores malos donde ha invertido fortunas, después terminan mal vendidos o regalados, Perea, Lasso,Arango, Quinones, Barrera, Duque, Candelo, Vladimir, Baldomero, Cuadrado,…..2 jugadores de gran futuro, Torrez y el indio Ramirez llevados a la indisciplina por culpa del menosprecio de Osorio y Pompilio.
    A propósito de ambos sentados en banco momificados, que sigan los partidos sin público para evitarles tremenda amargura,
    Jaime J. Montoya, N Fort Myer, hincha de Nacional 1953

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top