Capsulas de Carreño

¿Cuál es la verdad de este personaje Lezcano? (Carlos Antonio Vélez)

Carlos Antonio Vélez

Por Carlos Antonio Vélez

 

———————————————-
*Quiero una explicación y la pido de manera respetuosa sobre el caso del  ciudadano argentino.
———————————————-

Dicen que Pascual Lezcano, además, interviene en el manejo de ciertos contratos de publicidad de jugadores de selección. Y cuenta con su propia cuerda lo que ha alterado en varias ocasiones la unión del grupo. Y cuando hablo de cuerda, hablo de cuerda de amigos  futbolistas.

Asiste en compañía de don José, cuentan algunos jugadores, a las reuniones que hace el seleccionador con ellos en esas giras europeas de contacto y observación que suele hacer en tiempos muertos – que son la mayoría- y  no voy más allá porque lo otro que se dice, como de intervención necesaria para ciertos casos, no cuenta con las suficientes pruebas.

A lo anterior hay que sumarle que logró  alinear algún grupo de comunicadores para que la buena imagen del mister no se vaya a deteriorar lo que se supone que es el líder de la bandola que justifican todo lo que pasa, que amplifican las victorias y minimizan las derrotas  y el fracaso.

Digamos que es el gestor de la llamada portátil en política, que es un pequeño grupo de fieles seguidores, generalmente fletados, que están cerca a los candidatos para iniciar los gritos de respaldo que luego sigue la masa…  gritan viva fulano de tal … para que todos hagan lo mismo en masa y hace reclamos a quien no se mete en la línea. Hasta ahí digamos que tampoco no hay delito, hasta ahí existen conductas mientras sea el Sancho Panza del Quijote, pues  vaya y venga.

Lo que si no cuadra es como ha llegado a tanto, a vista y paciencia de la dirigencia.
¿Quién le da las acreditaciones?
¿Quién le permite el contacto desmedido con los jugadores?
Acaso uno de los méritos que se le asignan a don José es el de erradicar a los empresarios de la selección, aparte es cierto, pero parece que lo hizo para permitir la presencia del suyo, de Pascual Lezcano.

Cuentan que no se mueve una hoja en la selección sin que Pascual no intervenga.  Y para que eso sea cierto se necesitan cómplices necesarios, alcahuetes o alcahuetas.  Quiénes son: El presidente, los demás miembros del comité. No sé.

Bedoya no hace mucho me dijo que una de las condiciones para que don José volviera era  dejar de lado  al citado cortesano.
¿Qué pasó?
¿Cuál es la verdad de este personaje, hay algo mas que no sepamos, o que no se pueda probar, o que no se quiera afirmar?

Bedoya aseguró en la última rueda de prensa a la que compareció que todos los libros y contratos realizados por la Federación quedaban abiertos por si había alguna duda. Yo la tengo: ¿Cuál es el cargo del citado ciudadano extranjero y el porqué de sus atribuciones. Qué mérito distinto al ser secretario de don José le permite abrogarse de ciertas funciones que no le competen. Qué presiona o limita a los dirigentes que lo rechazan para mantenerlo y sostenerlo.

Vale la pena traer a colación dos frases contundentes del presidente de la Federación Mexicana cuando habló de principio y ética pero por encima de cualquier cosa dejó claro que los resultados son muy importantes pero los resultados no constituyen la razón de ser de una entidad seria y que  por encima de los buenos  resultados está la independencia, la responsabilidad, la seriedad, los principios, el respeto de las normas, etc. etc.

Estos apartados de mexicano los concateno con lo que pasa en el fútbol colombiano. Me imagino que con malos resultados Pascual no se asomaría ni a la puerta de la Federación. Lo que quiere decir que los resultados son los  hacen posible que este extraño personaje  baje, suba, vaya, venga, a vista y paciencia de todo el mundo y no hay derecho a que por los resultados una persona que no es dirigente, que no es del comité ejecutivo de la Federación haga y deshaga como sucede con él en la Federación y en la Selección Nacional de Fútbol de Colombia.

Decía el presidente de la Federación Mexicana (el día que despidieron al seleccionador Herrera), como para que don Luis se lo grabe y se lo aprenda: “Los resultados no pueden ponerse por encima de nuestros estatutos, de nuestros reglamentos, del respeto y de la libertad de expresión. Nuestros valores, nuestros principios, están por encima de cualquier resultado”.

Valores, principios por encima de cualquier resultado, los resultados no pueden ponerse por encima de nuestros estatutos, reglamentos y la libertad de expresión. También  vale para el fútbol colombiano.

Quiero una explicación y la pido de manera respetuosa sobre el caso del señor Manuel Lezcano del que habla todo el mundo pero nadie es capaz de encarar las cosas abiertamente y decir lo que siente y piensa.

 

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top