Capsulas de Carreño

Cuando la cuerda se rompa. Por Pablo Arbeláez Restrepo

Nairo Quintana tuvo un estupendo desempeño en la etapa 12 del Tour. Por fin pudo mostrar su chispa en la escalada. Atacó varias veces al líder Chris Froome, quien resistió. Foto cortesía Movistar Team.

Nairo Quintana tuvo un estupendo desempeño en la etapa 12 del Tour. Por fin pudo mostrar su chispa en la escalada. Atacó varias veces al líder Chris Froome, quien resistió. Foto cortesía Movistar Team.

 

Por Pablo Arbeláez Restrepo

Pablo Arbelaez

Día tras día de la Vuelta a Colombia de 1982, los periodistas de la época decían: «Cristóbal Pérez pierde el liderato».

El nacido en Chiscas, Boyacá se mantuvo así desde la séptima etapa hasta el final de la ronda nacional, cuando se coronó en Bogotá. ¡Oh sorpresa, nunca lo perdió!

Cristóbal, quien después sería tercero en un Tour del Avenir, prueba que años más tarde ganaría Nairo Quintana; no se impuso en ninguna etapa y fue campeón por equipos de los ronda nacional con la Lotería de Boyacá.

Esta historia nos sirve para contar lo que sucede en el Tour de Francia. Antes de surgir la complicada montaña de los Pirineos, se decía en Colombia que Nairo Quintana desbancaría automáticamente a Chris Froome. Que lo iba a volver añicos. Oh, mala memoria la nuestra. Si el hoy británico fue el campeón de 2013.

Pues bien, la Grand Bouclé nos enseña, pasado el tríptico pirenaico, que Froome sigue al comando y que Nairo permanece anclado en el tercer lugar de la general, a 3.09 del rubio keniata, quien recibe dedos acusadores desde todos los flancos, empezando por el nada ejemplarizante Lance Armstrong.

Es que la galería, incluso la francesa, quiere que gane el colombiano, pero Froome se resiste a declinar, al estar acompañado, además de su delgada contextura, por un súper equipo, en el que deslumbran Richie Porte y Geraint Thomas, quien fuera un destacado pistero y hasta ex-compañero de Mauricio Soler en el elenco del Barloworld.

Froome, y no se nos puede olvidar, viene de aniquilar a sus contendores en el Dauphiné Liberé, prueba que le pudo haber dado más chispa y kilómetros de rodaje a Quintana, a diferencia de la Ruta del Sur. Pero esas son determinaciones técnicas del Movistar y su cuerpo técnico.

Lo que le gente debe entender, es que Nairo, quien este jueves pudo mostrar su chispa por primera vez, camino de Plateau de Beille, es que está enfrentado a un Team Sky que se muestra blindado ante severos ataques, tanto dentro como fuera de la carretera. El nacido en Cómbita hace un estupendo Tour, pero el alma luchadora le pide un tris más: toda la genialidad de sus piernas, que a veces parecen alas.

Y si el Movistar, nuevo líder por equipos, quiere que la cuerda se rompa, debe cambiar de estrategia en los Alpes. Atacar de lejos, tratar de poner adelante efectivos -así sea materia complicada- y valerse de los enviones ajenos que se repetirán de parte de Contador y Nibali, además de los hachazos de Alejandro Valverde, quien tiene cara de podio en París.

«Froome se defendió muy bien. Él también es humano y puede tener un día malo», anotó Nairo antes de ir al hotel, donde seguramente habló de cuál puede ser el lado flaco de Froome, el que no mostró Cristóbal Pérez en la Vuelta del 82 ¿Acaso lo tendrá?

Alejandro Valverde fue una de las figuras de la etapa 12 que tuvo el triunfo del también español Joaquim Purito Rodríguez (Katusha), protagonista de larga escapada. Valverde atacó en varias ocasiones al líder Froome. Foto cortesía Movistar Team.

Alejandro Valverde fue una de las figuras de la etapa 12 que tuvo el triunfo del también español Joaquim Purito Rodríguez (Katusha), protagonista de larga escapada. Valverde atacó en varias ocasiones al líder Froome. Foto cortesía Movistar Team.

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top