Capsulas de Carreño

Cuando la ventana estaba abierta para la gloria (Jorge Alberto Cadavid)

jorge-alberto-cadavid-c

 

Por Jorge Alberto Cadavid Marín

 

 

*Al final solo quedó entre abierta. La segunda Libertadores está muy cerca de las vitrinas Verdes.
Ante un equipo sorpresa, con gran rendimiento de local e inspirado ante equipos de renombre, Nacional se vio cómodo en la cancha, se mostró compacto, sincronizado, solidario, sin figuras superlativas en lo individual, pero bien estructurado como conjunto.
El Verde inició con manejo y trámite, con posesión de pelota, hasta la amarilla de Pérez, donde los locales recuperaron el manejo de esta, pero Nacional sin afugias controlaba el juego.
Se veía un partido sin mucha intensidad, de trámite controlado y dentro de las pocas oportunidades, Berrio que salió de su zona, a punta de fuerza y habilidad, aprovechó un pase filtrado de Torres para concretar la ventaja.
Un primer tiempo que por su desarrollo insinuaba un triunfo, Nacional manejaba los espacios , sabia esperar y cuando atacar, pero faltaba la complementaria y había que jugarla.
Y desde el inicio de esta, Independiente del Valle, consciente de su desventaja y su compromiso, replanteó, achicó mas arriba y se hizo dueño de pelota y campo. Nacional bien replegado, repelió con eficacia los ataques de los Ecuatorianos, lo que esperábamos ante ese planteamiento era el contragolpe mortífero Verde para anotar el segundo, asegurar el marcador y casi la Copa, pero no fue así.
Vinieron cambios que no cumplieron su objetivo, se sintió la salida de Pérez, y se incrementó, arreció la avalancha local en busca del empate, al cobro de una falta, Nacional propició el empate, error defensivo para entre cerrar lo que veíamos abierto.
Vendrá la vuelta en Medellín y no es un pálpito, es casi una certeza, que Nacional es superior a su contrario y que la segunda Libertadores está muy cerca de las vitrinas Verdes. Así lo esperamos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top