Capsulas de Carreño

Cuando se resta de día y se tiene que multiplicar de noche

MEDELLÍN. Juan David Mosquera y Bryan Castrillón, los dos del DIM, el segundo a préstamo con Pereira. Con el actual equipo rojo es mejor no clasificar. Foto @Dimayor.

Por Julio César Rodas Mejía.
Columnista Cápsulas.

*Prefiero no sumar ni restar, sino multiplicar por cero, porque con ese equipo es mejor no clasificar. Qué pena.

Cuando el río Medellín venía apenas por Caldas yo era un pésimo estudiante en el Liceo Nacional Marco Fidel Suárez, ahí en la carrera 70 dónde todavía está frente al estadio Atanasio Girardot. El Marcucho era para la época junto al Liceo antioqueño de la Universidad de Antioquia, el mejor referente de la educación estatal en Medellín.

Finalizando la década del 60 los Arriola del Valle, dueños del DIM, intentaban enderezar el rumbo decadente del equipo. Para el año 69 habían conformado una nómina respetable: Omar Ayala, Eugenio Casali, Fito Ávila, Uriel Cadavid, Omar Lorenzo Devani y aparecía Hugo Gallego.

Llegué a los exámenes finales en ese año con mi futuro comprometido. Algebra estaba tan perdida que ni sacando 8 en el examen final ganaba la materia (se calificaba sobre 5). Lo peor era que Alfonso Serna, el profesor de educación física, me había cancelado la materia por inasistencia ya que repetidamente me pilló ausente de los ejercicios por irme a ver entrenar al equipo de mis amores en la Marte número 1.

Para salvar el año necesitaba ganar anatomía con muy buena nota. Estudié día y noche los dos días antes del examen y la noche anterior la pasé en vela estudiando en la casa de mi compañero John Jairo Mejía en la Floresta. Gané el examen con 3,8 pero perdí la materia y el año lectivo porque necesitaba 4,4. Esto le pasa por dejarlo todo para la última hora, me lo decía mi mamá. Y el DIM quedó último en el torneo.

A mí me pasó una vez y no me volvió jamás a pasar. Pero al DIM le viene pasando secuencialmente. Cuando estamos a 5 o 6 fechas de finalizar todos los torneos nos sentamos papel y lápiz en la mano a hacer crucigramas tratando de encuadrar el equipo entre los ocho finalistas y no se nos da.

Pero yo hoy prefiero no sumar ni restar, sino multiplicar por cero, porque con ese equipo es mejor no clasificar. Qué pena.
Julio Cesar Rodas M.

Compartir:

3 comentarios

  1. jose Ignacio lopez g

    2 noviembre, 2021 at 11:08 pm

    ME HA SERVIDO NO VOLVER AL ESTADIO
    Don Alfredo, ciberlectores buenas noches. Buenas notas (no calificacion es) de estos dos columnistas uds siquiera son solamente maquetas. Yo que en mi caso tengo una gastritis causada por el DIM, pero mi médico me dice que ser hincha del rojo no da esa enfermedad, por lo tanto y por no saber que es, tampoco sabe que mandarme lo que si me ha servido es no volver al estadio.
    José Ignacio López G., Itagüí, hincha del DIM

    Hincha de DIm
    itagui

  2. Jorge Iván Londoño M

    1 noviembre, 2021 at 8:38 pm

    EN RESPUESTA A JULIO CÉSAR RODAS
    Julio César, vea pues como resultamos colegas, lo digo por lo de «maquetas». Me diste en la pepa del recuerdo con esos jugadores, a quien vi jugar. Como olvidar la gambeta de Uriel Cadavid, su velocidad y su potente disparo y la calidad de Omar Ayala para defender. Esos equipos de antes jugaban con las uñas, a diferencia de los de hoy, que tienen hasta director espiritual.

    Lamento lo del DIM, porque aunque sea hincha del verde, primero llevo a Antioquia, y que bueno sería tener siempre los 4 equipos paisas entre los ocho, pero eso sería como sacar cinco en la nota, y ya sabemos que es misión imposible.
    Jorge Iván Londoño M., columnista Cápsulas

    Hincha de Nacional
    el Retiro

    • Julio Rodas

      1 noviembre, 2021 at 9:41 pm

      EN RESPUESTA A JORGE IVÁN LONDOÑO
      Maquetas, querido lobato, a mucho honor…por ir a ver entrenar a los rojos,
      Julio César Rodas, columnista Cápsulas

      Hincha de Medellin
      Envigado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top