Capsulas de Carreño

De Budapest a Buenos Aires.. De Tobías Carvajal Crespo, Cali

 

*Con más de 31 años pudo debutar en el Real Madrid.. Un cuarto de siglo sin pisar suelo patrio., Primer partido y gol en Buenos Aires.

 —

 Por Tobías Carvajal Crespo, Cali
Columnista Cápsulas

 Podría decirse que en todas las épocas ha sido un honor hacer parte de la nómina oficial del Real Madrid de España. No hace falta entrar a demostrarlo, menos en nuestro tiempo, cuando la televisión es su mejor vitrina nacional e internacional.

 

Pero llegar a las toldas de tan linajudo equipo, cuando ya los calendarios suman más de 31 años, no es tan fácil, pues en un plazo no mayor de 3 o quizás menos, el jugador entrará a formar parte de quienes deberían saber retirarse a tiempo, cuando todavía la tribuna grita, más por gratitud que otra cosa, ‘No te vayas…’.

Pero vayamos al personaje: el miércoles 31 de octubre de 1956, un autobús se detuvo delante de la barrera fronteriza que separaba a Hungría de Austria. Bajo la adusta mirada de los soldados descendieron del vehículo todos los viajeros, quienes después de cumplir con las exigencias del retén, continuaron sin dificultad su viaje hacia al interior de la tierra natal de Sigmund Freud. Parte de los ocupantes eran integrantes del equipo Honved, anteriormente denominado Kispest, campeón de fútbol húngaro.

 

Entre ellos estaba el excepcional jugador magiar Ferenc Puskas (solamente en 1981 -un cuarto de siglo después- pudo regresar a su patria) 84 veces internacional con la camiseta de su país. Él y varios de sus compañeros optaron por el exilio, en vista de los acontecimientos que convulsionaban a Hungría por aquellos días. Muy conocido en Colombia -y valga la pausa- el caso del Cardenal, también húngaro, József Mindszenty, seguramente bien recordado por otros cuanto ‘abuelitos protegidos’ como el suscrito.

 

Al comienzo el equipo se defendió con el producto de algunas presentaciones, pero poco a poco sus integrantes debieron buscar un medio de subsistencia, cada quien por su lado.

 

Ferenc Puskas, integrante del equipo nacional húngaro desde 1945, logró un jugoso contrato con el Real Madrid a partir del 11 de agosto de 1958, gracias al total respaldo brindado por el ex jugador y ex técnico -pero en ese momento Presidente del club- Santiago Bernabeu, pese a la oposición que dejó muy en claro el entonces secretario técnico del mismo onceno merengue, José Samitier. Este Samitier tuvo un comportamiento muy diferente para con otro húngaro de fantasía, el sensacional Ladislao Kubala, a quien ayudó decididamente en su propósito de vincularse al Barcelona en la década del cincuenta.

 

Al momento de firmar con el equipo de Madrid, Puskas tenía exactamente 31 años, 4 meses y 11 días. Había superado la época del ‘Sueño del Pibe’, bastante tiempo atrás, pero seguía siendo uno de los futbolistas más reconocidos de toda Europa, al lado de paisanos como el ya citado Kubala, Sandor Kocsis (máximo goleador en el Mundial 54) y Czibor, entre otros.

 

Contrario a lo indicado erradamente en algunos portales deportivo, que sitúan a Puskas jugando su primer partido con el Real Madrid el 14 de septiembre de 1958, frente a la Unión Deportiva Las Palmas y ganando por 2-1, lo cierto del caso es que el húngaro se vistió por primera vez de blanco, bien lejos de Europa. Aconteció el 15 de agosto del referido 58, en el estadio Monumental de Buenos Aires, frente al River Plate, juego que terminó a favor del  Real por 1-0, diana del argentino Héctor ‘El Pibe’ Rial.

 

En River actuaron aquella tarde el arquero Manuel Ovejero, luego jugador de  Santa Fe; Julio Nuin, vinculado a América; Juan Eulogio Urriolabeytía a Deportivo Cali y a los ‘Diablos Rojos’ y luego técnico de Atlético Nacional, América, Millonarios y Santa Fe. Igualmente Daniel Onega, tiempo después jugador de Millonarios.

 

Seis días más tarde -el jueves 21 de agosto- Real enfrentó, en el mismo campo, a San Lorenzo de Almagro y triunfó por 3-2. Puskas anotó el primer gol de su equipo y de su nueva vida en el elenco español, a los 13’ del tiempo inicial. Aumentaron la cuenta Di Stéfano a los 20’ y ‘Pibe’ Rial a los 39’. Preciso anotar que Real Madrid jugó su primer partido fuera de Europa (en cuanto a América hace referencia y a Argentina en particular) el 7 de julio de 1927, en campo del Sportivo  Barracas frente a un equipo local, compromiso que terminó con igualdad a cero goles.

 

Con la llegada de Puskas, el Real Madrid completó una delantera de fantasía, que estaba valorada en 460 millones de francos de la época, conformada por el francés Raymond Kopa, los argentinos Héctor ‘El Pibe’ Rial y Alfredo Di Stéfano (ambos pasaron por el fútbol colombiano) el mentado Puskas y el español Francisco Gento, veloz alero izquierdo, único sobreviviente, con 86 años y medio a la fecha.

 

Ese equipazo, además de hombres como el arquero Domínguez, Marquitos, Santamaría, Zárraga, Mateos, etc., se presentó un año después -julio de 1959- contra Millonarios en Bogotá, juego que amerita una próxima nota, dada la polémica que suscitó una fotografía, además de declaraciones un tanto racistas de ‘Paco’ Gento, que hoy generarían una buena ‘ampolla’.

 

 

Foto tomada de la página oficial del club Real Madrid.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top