Capsulas de Carreño

De Chamartín al Bernabéu (I).

Por Tobías Carvajal Crespo.

 

 

*Gracias a un matrimonio, terrenos para el equipo. Real Madrid de ‘paseo’ por varios sectores. Hace 110 cobró las primeras boletas.

====

El famoso Real Madrid de España está a escasas semanas de conmemorar 110 años de haber jugado, por primera ocasión, en un campo con vallas por fuera, razón por la cual pudo comenzar a cobrar a los aficionados por presenciar los partidos de los cuales eran protagonista principal.

Sus primeros partidos se remontan a los años de 1902 y 1903, en terrenos totalmente abiertos, muchos de ellos zanjones que hacían de límites al área de juego.

Esos ya centenarios partidos se cumplieron en el denominado Campo de Hipódromo, propiedad de un acaudalado hombre madrileño de apellido Estrada quien cedió esos terrenos al equipo merengue, recién fundado, en razón de ser casada su hija Amelia, con el primer presidente de la institución, Julián Palacios.

Estadio, hoy Santiago Bernabéu, en construcción hacia el año de 1924.

Obligado por los nuevos planes de urbanización de ese sector de la ciudad, el onceno madrileño pasó a jugar en terrenos pertenecientes al barrio de Pardiñas, cercano a lo que actualmente se conoce como el Palacios de los Deportes en la capital ibérica.

A decir verdad fue la primera sede que podría catalogarse de medianamente oficial. Pero allí también el tiempo de permanencia fue corto.

Entre los años de 1904 a 1910, luego de deambular en la confluencia de varios identificables sectores madrileños, en 1910 llegó a la manzana formada por las calles Narváez, Duque de Sesto, Fernán González y O’ Donell, para adoptar en medio de toda aquella nomenclatura -estilo Medellín- el de Campo de O’Donell.

Esos terrenos tenían una dimensión de 115 x 85 metros y fueron alquilados al Real por mil pesetas de la época. Estaba rodeado por una pequeña valla de madera que distanciaba al público de los jugadores.

Allí -volviendo al encabezado de la nota- se comenzó a cobrar boletería el 31 de octubre de 1912.

Se supone -no hay certeza- que el juego inaugural en el Campo de O’Donell fue contra el Sporting de la ciudad de Irún, el primero de noviembre de 1912. Se recaudaron 166,80 pesetas, gracias a la venta de 174 localidades en preferencia a cuarenta céntimos y 486 en la tribuna general a veinte.

El último juego en tal escenario fue hacia el año de 1923, contra el Servette de Suiza, pues el progreso obligó a un nuevo trasteo. Esta vez el Real Madrid buscó un terreno hacia la periferia de la capital, cercanos al viejo velódromo de la calle Arturo Soria en cruce con López de Hoyos.

En ese nuevo recinto la capacidad alcanzó los ocho mil espectadores y por primera vez el campo de juego fue césped adecuado a la práctica del fútbol y medidas de 108 x 68 metros.

Allí un nuevo partido inaugural se efectuó contra el Real Unión de Irún el 29 de abril de 1923. Ganó el equipo madrileño por marcador de 2-0.
==========

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top