Capsulas de Carreño

De mal en peor.. Por Óscar Rentería Jiménez


Por Óscar Rentería Jiménez

*Pobres presentaciones y mediocres resultados para Cali y América en la Liga. Cada vez más lejos de los ocho.

Si en este momento el Cali no tuviera técnico y entre los candidatos apareciera Gerardo Pelusso, yo, por su trayectoria, lo recomendaría. Pero si analizo todo lo que pasó en este segundo semestre, incluyendo las dos últimas derrotas como local, pensaría que su actualidad no es buena y de inmediato iniciaría contactos para remplazarlo en Diciembre.

Hace algunos días escribí que al uruguayo le está quedando grande el equipo y lo ratifico sin temblarme la voz ni la mano. Reconozco que pesan mucho las lesiones de Rosero, Cabrera, Macnelly y Didier Delgado, pero está claro  que también con ellos el Cali fue irregular, sumó errores y no tuvo el progreso que su hinchada merece.

LOS JUGADORES

Vale recordar que Camilo Vargas salvó al Cali de muchas derrotas y que la defensa—juegue quien juegue– es imprecisa y otorga ventajas. Juan Camilo no es el mismo del América, Andrade aporta muy poco, a Quintero le lucen más los tatuajes que el fútbol y con Palomeque lo mejor que hizo hasta ahora, fue el autogol contra Patriotas.

En el medio Cabrera no le quitaba un balón a nadie, con Pérez hay dinámica, faltas innecesarias y amarillas y con Kevin Balanta jugando así, no lo venderán nunca.  Benedetti vive del pasado, Mosquera a veces si y a veces no, a Velasco le conviene otro préstamo y al goleador Sand hay que colocarle por debajo de la verde, una camiseta de Lanús. Su compromiso es meter goles y ha incumplido.

RENDIMIENTO

Es increíble que Pelusso vea pasar las derrotas y no haga nada. Al autor de esta columna le gustaría ir a los entrenamientos del Cali, porque la defensa se ve poco trabajada y en el medio no hay orden para quitar y entregar. Los enganches—excepción de Macnelly—no funcionan y con los delanteros la cuota de gol no aparece.

Siempre escribiré que los directivos cumplieron con su cuota al contratar refuerzos de categoría, que hasta ahora no muestran el rendimiento ideal. Aunque las calificaciones actualmente son pobres y malas para Pelusso, todavía hay tiempo en la Liga y en la Suramericana. Le sugiero estudiar el cambio de  esquema, buscar otras alternativas y empezar a ganar, porque el dulce se puso a mordiscos.

AMÉRICA

Si por los lados del Cali llueve, por los del América se vive un tsunami. Es increíble que el equipo haya desperdiciado nueve puntos y no le ganara a enemigos débiles y chicos en el papel como Envigado, Huila y Chicó. La hinchada se animó con la llegada del Pecoso, pero poco a poco la realidad demuestra que frente a los rivales que vienen, como Medellín, Cali, Junior y Águilas, la situación obliga a pensar que América no llegará a la final.

El equipo muestra actitud, pero su cuota de fútbol no es suficiente. Hay grandes fallas en la definición, varios jugadores muestran condiciones muy pobres para integrar el plantel y en la disputa individual y colectiva con el contrario, queda claro que los rojos únicamente con ganas y sin fútbol no podrán salir adelante.

Pecoso le lleva cierta ventaja a Pelusso, porque encontró un equipo armado y sin mayor figuración en la tabla. El problema es que se fueron los portugueses y América en sus últimos juegos volvió con el fútbol de Pedrito de Portugal.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *