Capsulas de Carreño

De Oído a Oído: Fútbol de la calle

===

Por Gonzalo «Chalo» González.

Columnista Cápsulas – Bogotá.
*La magia del fútbol, la ponían los magos de la calle. Jugar al engaño, esconder la pelota.
====
Sí algo se ha vuelto frecuente en el mundo futbolero de hoy, son las ruedas de prensa. Antes éramos los reporteros los que abordaban al final de los partidos, a los protagonistas.
……….
Técnicos, jugadores, árbitros, dirigentes y los hinchas incluidos, pasaban por nuestros micrófonos personalizados.
……….
No había límites para el número de preguntas. Todo pasaba por la respetabilidad que inspiraba el periodista, para el entrevistado.
………
No existían los jefes de prensa, tomando del brazo al personaje, después de la tercera pregunta.
……….
Hoy resulta bien escaso un técnico o un jugador expresando conceptos que hagan diferencia. También pasa por la escasez de las preguntas con buen contenido.
……….
Le  he venido siguiendo el rastro a dos técnicos de hoy en nuestra liga. Uno con más de 40 años de fútbol, Pablo Autori del Nacional.
………..
El otro, Lucas González, tan joven por años de vida y tan nuevo como profesional del futbol, actual técnico de las Águilas Doradas.
……….
Sus respuestas ilustran. No traen sangre en el ojo. No son acompañadas por el drama, por muy incómoda que salga del reportero de una sola pregunta.
………..

Paulo Autuori y sus reflexiones en rueda de prensa. Foto @nacionaloficial.

En la última conferencia de Autori, rescato una respuesta que se refería al FÚTBOL DE LA CALLE. Parece que a nadie le llamó la atención. O no la entendieron. A mi sí y mucho.

……….
«Ya no está más el jugador de la calle. Ni en Nacional, ni en Colombia, ni en el mundo». Luego agregó Autori: «la calle te desarrollaba la inventiva. El jugador de hoy ha perdido la creatividad de la calle. Se acostumbró a recibir ordenes».
…………….
Fui un afortunado al no haber nacido en la época del Fifa Street, Play Station,  Xbox, Nintendo Game Cube. Por eso fui feliz jugando en la calle.
…………
El fútbol de la calle me ayudó a conocerme a mi mismo. A tomar decisiones sin papá y mami en la raya o en la tribuna.
…………
La cancha de la calle o el potrero me enseñó a resolver conflictos y problemas. A tener pensamientos creativos, críticos. A manejar emociones y sentimientos. Tensiones y el famoso estrés que en nuestra época esa palabra no existía. A eso le decíamos «culillo».

………….

Foto tomada de https://www.actualidadarbitral.com/

En el fútbol de la calle no existían reglas. Las condiciones las acordábamos antes de empezar. La cancha de la calle tenía un aliado para ambos equipos: La pared, la fachada de una casa del barrio.
………..
No necesitábamos árbitros. Se fortalecían los valores del respeto, la tolerancia, la solidaridad, el trabajo en equipo.
………..
Se lo leí al maestro Marcelo Bielsa: «La formación natural, la formación espontánea, es la mejor de todas. No tiene normas y los jóvenes la ejecutan espontáneamente.»
……..
Y sigue Bielsa:» 4 o 5 horas diarias libres durante 5 o 6 años. Así se formaban naturalmente».
……….
En la calle nos descubríamos como futbolistas. Sacábamos nuestra personalidad y encontrábamos nuestras especialidades.
………
La receta perfecta. El poder de la calle con la formación. La magia del fútbol, la ponían los magos de la calle. Jugar al engaño, esconder la pelota (hoy le dicen posesiones prolongadas) en el fútbol moderno.
……………
En la calle te podías equivocar las veces que fuera. Tenías la libertad para inventar cosas diferentes, por eso era tan divertido. Los partidos de la calle no tenían horas ni restricciones. Tiempo de juego indeterminado. Jugábamos a los 12 goles o más.
………
Pero lo mejor de todo era la reunión en la esquina del barrio a comentar los goles, las jugadas, los aciertos y las embarradas. Todos éramos amigos. El resultado era lo de menos. Allí se casaba la revancha para la tarde o la noche siguiente.
……….

Disfrute de jugar en la calle de donde han salido grandes estrellas del balón. Foto Oscar Alfonso Sosa, tomada de Cuba Debate.

En el fútbol de la calle el equivocarse era entender y por ende mejorar.

……….
Ya entienden ustedes amigos y amigas ciberlectores y ciberlectoras porqué me llamó tanto la atención  ese párrafo en la conferencia del DT verdolaga?. Es que seguramente muchos de los entrevistadores sólo se querían sacar la piedra por la derrota de Nacional frente al Junior, lanzando no preguntas, sino juicios al lider del vestuario verde..
………
En la próxima voy a desarrollar la columna, con las frases frescas del técnico revelación de la liga profesional colombiana, Lucas González, el líder del vestuario de las Águilas Doradas.
……….
Frases como el tres para tres, o el cuatro para cuatro. A Lucas no le podrán gritar los sabios técnico desactualizado, los del futbol moderno.
……….
Hasta la próxima y por favor más calle, más potrero y menos pantallas y tablets.
Compartir:

6 comentarios

  1. Roberto Usme Motta

    16 abril, 2023 at 10:48 am

    POR COMENTARIO DE CHALO GONZÁLEZ
    Sr. Restrepo, mis respetos. Me adhiero a tu comentario, viví también ese momento maravilloso. Llegamos a nuestro otoño con el deber cumplido, ahora, lento pero llevamos un joven y un adulto en nuestras vidas.
    Roberto Usme Motta

    Hincha de DIM
    Envigado

  2. Carlos Restrepo W.

    16 abril, 2023 at 7:35 am

    POR COMENTARIO DE CHALO GONZÁLEZ
    Buenos días Don Gonzalo, Su comentario revivió muchas memorias lindas de mi niñez jugando fútbol en la calle. Nosotros poníamos dos piedras haciendo de palos de las porterías, con tiza marcábamos las líneas de meta, y en la aceras los puntos del córner. Los «caños», que corrían entre la grama y las aceras eran las líneas laterales.

    Jugábamos todos los de la cuadra más ó menos seleccionados por edad ó tamaño para que las cosas fueran más parejas, no había «lesionados», no quemábamos tiempo, eso si, uno que otro alegato para definir su la pelota había pasado entre las dos piedras o sobre ellas, lo cual era marcado como pelota en el palo.

    A veces los partidos se interrumpían cuando alguna vecina, no contenta con que le golpeáramos la puerta con el balón, llamaba «la Bola», aquel vehículo gris de tres puertas y sin ventanas, que creo hoy los llaman «Vans» con el emblema de la policía que se aparecía de repente a suspender el partido.

    Todos corríamos a nuestras casas o a la del vecino, la que estuviera más cerca, y esperábamos a que lentamente la Bola pasara y se fuera para continuar el partido hasta que llegara la noche.

    Qué tiempos aquellos! Nos pusimos viejos pero nos quedan grandes y bellos recuerdos…
    Carlos Restrepo W.

    Hincha de DIM
    Medellin

  3. Jorge Iván Londoño Maya

    13 abril, 2023 at 7:13 pm

    POR FÚTBOL DE LA CALLE
    !Díganmelo a mi¡ En la cancha de la escuela, al lado de la otrora cárcel del Buen Pastor, en Santa Mónica, jugábamos los sábados desde la una de la tarde hasta cuando el balón ya no se podía ver de lo oscuro. Picaban los dos mejores y escogían los equipos, el marcador era 21 a 19. Luego terminábamos en la tienda de don Adelfo, comiendo salchichón con pan y Cartaroja y comentando el picadito.
    Jorge Iván Londoño Maya

    Hincha de Nacional
    El Retiro

    • Gonzalo Chalo Gonzalez

      15 abril, 2023 at 1:42 am

      EN RESPUESTA A JORGE IVÁN LONDOÑO
      Amigo Jorge Iván y cuando llovía sí que se ponía bueno el picado…Gracias por leer…
      Gonzalo «Chalo» González

      Hincha de Medellin
      Bogota

  4. Roberto Usme Motta

    13 abril, 2023 at 6:09 pm

    CON CHALO GONZÁLEZ EN QUIÉN ES QUIÉN
    Sr. Gonzales, mis respetos.¡¡¡Excelente!!!Un recuento maravilloso para quienes vivimos esos encuentros de «la calle y potreros», todos éramos amigos y compartimos del mismo vaso. Se practicaba muy buen fútbol. El que haga el último gol gana.
    Roberto Usme Motta

    Hincha de DiM
    Envigado

    • Gonzalo chalo Gonzalez

      15 abril, 2023 at 1:45 am

      EN RESPUESTA A ROBERTO USME MOTTA
      Amigo Roberto. Ese tiempo en la calle nos enseñó de todo. Gracias por leer….
      Gonzalo «Chalo» González

      Hincha de Medellin
      Bogota

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *