Capsulas de Carreño

Defensa a toda prueba. Por Gustavo Osorio Salazar

BARRANQUILLA. No se puede pasar por alto la intervenciòn de Murillo (camisa 3) para salvar un gol cantado en su valla. Chará no es el mismo de las primeras fechas en Junior. El planteamiento DIM funcionò en el Metropolitano. Foto @JuniorClubSA.

Por Gustavo Osorio Salazar

*Mostró el señor Rescalvo que no es tan terco y que analizó bien al rival y montó la estrategia adecuada.

 

Por no saber  sacar el cero fuimos eliminados de la Sudamericana, por no saber sacar el cero tuvimos un equipo desequilibrado en la fase regular con funestas consecuencias como recibir muchos goles y lo peor hacíamos dos y hasta tres y no alcanzaban para ganar, a lo sumo para empatar.

Muchas veces pedí hacer equipo corto que equivale a compactar las líneas sin espacios entre ellas y copando a lo ancho, y así la penetración del contrario sería mínima.

Ayer se hizo lo que pedía el partido por fin, sumándole a la táctica que dio buenos frutos un volante de contención más, William Parra, que poco había jugado y fue parte del cerrojo en la doble línea de cuatro.

A la par tengo que recordar que dentro de esa cantaleta también insistí en que Murillo tenía que jugar en su posición original de lateral.

Mostró el señor Rescalvo que no es tan terco y que analizó bien al rival y montó la estrategia adecuada para hacerse fuerte en zona dos y en la fase ofensiva buscar la contra para hacerle daño a Junior como ocurrió trayendo un botón de oro que nos acerca a Semis.

Recuerdo que en el último partido jugado en el Atanasio con este rival lo perdimos porque el técnico que siempre había puesto dos delanteros, en ese entonces jugó solo con  uno y copó la mitad, pero perdimos punch y por ende el partido.

La mayoría de jugadores se vieron en rol táctico y por eso no lucieron tanto. Los delanteros sí bien no marcaron goles, se les vio con el overol,  Cano y Castro fueron los primeros defensores. Didier se disfrazó de delantero y en una cabalgata marcó el único gol pero por la buena disposición alcanzó para ganar lo que no pasaba antes. David estuvo inmenso, su concentración y reacción felina ahogaron el grito de gol, haciendo honor a una frase  del escritor Benedetti: «por esa portería no entró ni el aire».

Los cuatro del fondo se comportaron a la altura, Murillo, Pertuz, Segura y Mosquera. DIDIER «el capi» cuando tiene esa franja se transforma y adquiere otro plus y fue el jugador de dos áreas, el de más desgaste, recorriendo unos 12 kilómetros, y a la postre da el gol que nos tiene con un pie en la otra fase.

Ricaurte tenía su espina por la descalificación del médico Rolong y no solo inició el juego, se dio el lujo de rasparse recuperando balones para darle de esa medicina al mencionado galeno.

Estoy rebobinando algunas coincidencias en 2009, en Semis le ganamos a este rival en el mismo Metropolitano con una noche espléndida de Luis Fernando Mosquera, pasando a la final y siendo campeones. Y en 2016 jugamos la final con ellos y nuevamente campeones de la mano de Marrugo.

Espero que esta victoria y lo relatado al final no sea solo coincidencia.
#Diosguiealrojo.

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top