Capsulas de Carreño

¿Desapareció el 10?.. Por Alexis García Vega

Foto taringa.net.

*El número 10 no es mas que eso, un dato. El país entero se debate en el dilema si seguiremos jugando sin número 10.

Por Alexis García Vega

Por estos días cuando Carlos Valderrama, ¨El Pibe¨  para muchos el mejor volante 10 de la historia del fútbol Colombiano acaba de cumplir 58 años y la selección nacional tuvo que enfrentar un par de partidos amistosos ante Brasil y el próximo ante Venezuela con la ausencia por lesión de Juan Fernando Quintero y el estelar James Rodriguez, el país futbolero anda en una medio histeria buscando un jugador para la posición y cuestionando la ausencia de un sistema que lo incluya.

 

Las preguntas sobre si el eje de juego desapareció abunda en los corrillos del fútbol, en un medio que en épocas anteriores tuvo sobreabundancia para la posición, con talentos como: El Pibe, Redin, Alex Escobar, Arley Betancur, Nené Makenzie, Pachequito, Bendito Fajardo, John Mario Ramirez entre otros y en la generación siguiente: Giovanni Hernández, el gran Néider Morantes, Totono Grisales, etc como ven una constelación de estrellas, siempre hubo un rico menú de donde escoger. Colombia ha sido un frondoso árbol que produce ricos frutos de talento, no había opción que jugar con un número 10 a la antigua, un hombre en el centro del campo repartiendo juego, poniendo a depender el rendimiento del equipo de su inspiración.

 

Al acabarse los potreros, el fútbol callejero y los juegos de barrio, empezó a escasear la malicia, la inventiva, en gran parte la creatividad que proveía el jugar largas horas partidillos en la calle, el toque cuidadoso para no romper un vidrio de las casas, el poner pases precisos para que el balón no se fuera por un desfiladero o eludir unos carros que acechaban en las calles en donde se hacían los partidos, en donde al final había que recoger hasta las piedras que marcaban la porterías, privaron a los nuevos futbolistas de chupar la sabia que les obligaba a pensar y crear.

 

Los futbolistas de hoy formados en canchas sintéticas, mas pegados de juegos de mesa, instruidos en academias,esa es la realidad de hoy, fueron perdiendo ese tinte que daba la inventiva hasta para fabricarse el balón y se volvieron planos, físicos, con un fútbol muy programado. Habrá que volver a los barrios a recuperar a los últimos Mohicanos, que se dediquen mas a jugar que a cumplir.

 

Los sistemas de juego más disciplinados en labores tácticas han ido desplazando a los número 10 de la posición central, en donde hay más congestiones, a las periferias del campo para encontrar un resquicio por donde generar su juego, ni siquiera Messi se comporta como el talentoso creativo, se ha vuelto más un finalizador, un Killer que aprovecha los últimos 30 metros del campo en donde es muy efectivo.

 

Nuestra selección no llevó un solo volante creativo a la convocatoria para los amistosos, reinventó su sistema de juego, con volantes mixtos y delanteros todo-terreno con saldo de una estupenda presentación ante Brasil. Se aferró a una idea y no a un jugador.

 

El país entero se debate en el dilema si seguiremos jugando sin número 10 o si nos resignamos definitivamente a verlo desaparecer.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *