Capsulas de Carreño

Di Stéfano: Un gol polémico. (t.c.c.)

·         Una foto de libro con gran historial.

·         En 1951 se ‘inauguró’ la costumbre de dejar partidos inconclusos.

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cápsulas.

 

El magnífico libro La Historia del Gol en Colombia autoría del amigo y paisano -ambos vallecaucanos- Guillermo Ruiz Bonilla y prólogo del caldense César Augusto Londoño, tiene al reverso de la pasta que sirve de portada -y como guarda- una inmensa foto en tono sepia de un gol anotado por Alfredo Di Stéfano al Deportivo Cali en el arco sur del estadio Alfonso López de la Ciudad Universitaria de Bogotá, abarrotado de público.

A simple vista podría tratarse de otra magnífica foto de la época de Eldorado futbolero colombiano, pero detrás de ella hay toda una ‘novela’.

El domingo 1º de julio de 1951 se jugó la última fecha (la 17a.) de la I Vuelta del torneo profesional.

A órdenes del árbitro inglés Berthie Hancock se enfrentaron Millonarios que venía de golear al Deportivo Pereira en el estadio Libaré  por 7-2 y Deportivo Cali de igualar con el Cúcuta Deportivo, en la frontera, a 2 tantos.

Luego de un primer tiempo con empate a gol, anotaciones de Antonio Báez para los Embajadores a los 39 minutos y Roberto Muñeco Coll para el Cali a los 44, la fase final se presagiaba de intensas emociones. De Báez se dijo semanas después que había alineado irregularmente con Millonarios, pues pocos días antes había firmado contrato con Deportivo Cali. Lo cierto del caso es que jamás perteneció a la nómina del cuadro Azucarero.

A los 14 minutos del tiempo complementario, Alfredo Di Stéfano en posición ilícita, advertida por el zaguero Eduardo Zurdo Rodríguez al árbitro que estaba muy cerca de la jugada y por el juez de línea, decretó el segundo gol de Millonarios. La foto del reportero gráfico Sady para el matutino El Tiempo fue la primera prueba irrefutable de la polémica conquista azul. Foto que con el discurrir de los días fue publicada en otros medios, como aporte al mayúsculo escándalo del momento, entre ellos la popular revista Cromos, más de índole político-social que deportiva.

A partir del gol los zagueros Oscar Charini y Zurdo Rodríguez protestaron violentamente al juez central, quien ya desde el primer tiempo había permitido intentos de agravio por parte de Antonio Báez. Laureano Feliciani, portero del Cali, arremetió a puñetazos contra el paraguayo Julio César Ramírez y así otros jugadores de lado y lado.

Ante la refriega general y restando 31 minutos de juego, Deportivo  Cali se retiró del campo en señal de protesta. Los jugadores del equipo caleño fueron conducidos al Juzgado Permanente del Norte, donde fueron asistidos por el abogado Luciano Silva Victoria. El juez de turno conceptuó que la falta cometida no competía a la justicia ordinaria y fueron dejados en libertad, al igual que 6 dirigentes del equipo.

Con el paso de las horas el Gobierno Nacional designó al Juez de Instrucción Criminal, doctor Edelberto Hoyos, como encargado oficial de investigar todo lo sucedido en el estadio. Entre las primeras diligencias se procedió a entrevistar a los famosos locutores futboleros de la época, Carlos Arturo El Colorado Rueda y Pastor Londoño Pasos. La taquilla, en cuantía de $ 50.000 pesos, fue congelada por disposición del Juez 62 de instrucción criminal. Deportivo Cali fue multado, por la Dimayor, en ‘cuantía’ de mil pesos.

El presidente del Deportivo Cali, el industrial Carlos Sarmiento Lora, censuró el comportamiento de sus jugadores, pero exigió arbitrajes más honrados en todos los partidos. La Dimayor criticó el pésimo arbitraje del inglés Hancock, quien tenía un mínimo conocimiento del idioma castellano, lo cual hacía muy difícil su comunicación con los jugadores.

La conquista irregular de aquel gol y los posteriores bochornosos incidentes, ocuparon las páginas de los principales periódicos del país, fundamentalmente de Bogotá y Cali por varios días, pues Millonarios -como a la larga sucedió- obtuvo los 2 puntos, mientras Deportivo Cali solicitaba la repetición del juego, como en algún momento llegó a considerarse.

Lo cierto del caso es que hasta estuvo en riesgo la reanudación del campeonato en su II Vuelta. Volvió a jugarse a partir del domingo 15, con un total de 9 partidos. Millonarios de visitante venció a Huracán de Medellín por 1-0 y Deportivo Cali, en igual condición, al Once Deportivo del viejo Caldas por 3-2.

Así pues, pocas fotografías de los tiempos de Eldorado con tanto ‘pasado judicial’.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top