Capsulas de Carreño

DIM 2-0 a Caracas: ¿Por el honor?… Por María Victoria Zapata B.

 

Por María Victoria Zapata B.

 

* Ni el honor o la “honrilla” de esos tres puntos ante  Caracas F.C.  cambian nuestra penosa realidad.

Con Ricardo Calle nuevamente como director técnico interino,  una nómina  sin extranjeros  y un onceno titular  que  enfatizó  la presencia  de  juveniles, los jugadores del DIM  le pusieron el miércoles el alma al partido  y encararon el juego ante  Caracas F.C. con una disposición anímica muy diferente de la que exhibieron  en todos los compromisos jugados después de la reanudación del fútbol,  tanto a nivel local  como internacional.

Posesión y manejo del balón,  nueve llegadas al pórtico caraqueño, destacado rendimiento de José Estupiñán y Javier Reina  y dos anotaciones, de Leonardo Castro y Jesús David Murillo, en los minutos 59 y 66, respectivamente.

La tempranera expulsión del  lateral Sandro Notaroberto,  por doble amarilla, al minuto 20, desbarató la estructura táctica local y  le permitió al DIM hacerse con el esférico, aunque careció de  profundidad en el período inicial.  Las dos anotaciones  en el complemento y en un intervalo de  7 minutos, acabaron con cualquier intención del equipo venezolano. Las posteriores expulsiones del delantero Richard Celis, al minuto 69, y del  zaguero Eduardo Fereira, al 79, obligaron al Caracas F.C. a replegarse por completo y convirtieron el partido en un monólogo visitante. El fallo por parte de Javier Reina  en el cobro de pena  máxima sancionada al minuto 79  y la falta de definición, privaron al DIM de un marcador más amplio.

 

Entre lo anecdótico y lo anímico

Para un equipo, como el DIM, sin posibilidad alguna en Libertadores ni en Sudamericana,  la victoria de anoche en el estadio  Olímpico de Caracas trasciende únicamente  en términos motivacionales. Significa mucho  para un grupo de futbolistas, jóvenes y veteranos  que, no obstante  sus múltiples y diversas limitaciones, ayer mostraron ganas, sentido de pertenencia  y ese espíritu guerrero  ausente durante la casi totalidad de partidos jugados en el presente año. Claro que también deja abierto el interrogante del por que de dicha ausencia ¿Problemas de camerino con el técnico Bobadilla?

Es un hecho que el  partido se inclinó hacia el Deportivo Independiente Medellín  desde el minuto 20,  con la expulsión de Notaroberto. La superioridad numérica del DIM se hizo sentir  de inmediato, aunque no se reafirmó hasta el minuto 59, con el gol de palomita de Leonardo Castro y se materializó en un corto 2-0.  Tres tarjetas rojas  anulan cualquier opción  o módulo en el  vencido y  cualquier análisis  aproximado en el vencedor.

La actitud de los jugadores  rojos (con uniforme blanco la  noche anterior),  fue notable y coadyuvó, de manera significativa,  a la obtención  de  esos tres puntos en Libertadores que, si bien no borran la vergüenza y humillación, por lo menos le permiten al equipo marcharse  de  dicho torneo  sin  tantos ceros en su haber.

Para quienes somos conscientes de la grave y profunda problemática  que actualmente afecta al DIM,  el triunfo  visitante de anoche no modifica  el pensamiento  frente a  un cambio total en el Equipo del Pueblo. Seguimos sin dirigentes, sin equipo, sin nómina competitiva,  sin ambiciones, sin brújula y con una administración que  sigue siendo un sainete… así se haya ganado 2-0 en el estadio Olímpico de  la capital venezolana.

El anhelo por la venta de  Independiente Medellín  hoy está más vigente que nunca. No importan cuantos partidos se ganen  en este tercer interinato de Ricardo  Calle, ni cuantos juveniles empiecen  a destacarse en estos meses finales del año 2020. Los problemas  están ahí y el DIM sigue en el abismo. Ni el honor o la “honrilla” de esos tres puntos ante  Caracas F.C.  cambian nuestra penosa realidad.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top