Capsulas de Carreño

DIM 2 América 0:  Por fin llegó el esperado triunfo rojo.

MEDELLÍN. Y en ese  tan esperado triunfo rojo, esquivo desde tanto tiempo atrás, todos fueron ganadores: jugadores,  técnico, hinchas. Foto @Dimayor.

Por María Victoria Zapata B.

 

 

*Cómo   añorábamos ese fútbol y  cómo  anhelábamos esta victoria…!!!

—-

Anoche, el DIM nos regaló fútbol y un triunfo  contundente, 2-0  al América de Cali. Anoche, el  Bolillo  puso a Independiente Medellín a jugar como lo  deseábamos  y esperábamos. El 2-0   nos alegró y  el desempeño del equipo nos devolvió la alegría, la fe y la ilusión.

Porque vimos un equipo  sólido en defensa y, no obstante la ausencia de Vladimir Hernández,  con un gran trabajo en mitad de campo y consistente en ataque. Y vimos también un 4-4-2 (transformado por momentos en 4-2-2-2), de un onceno  ordenado, sincronizado  y con vocación ofensiva, que le  cerró, además, todas las salidas al cuadro vallecaucano.

Un error defensivo (Cristian Arrieta) le entregó  en bandeja de plata el balón a Diber Cambindo  para la primera anotación poderosa, al minuto 24, y un cabezazo de Adrián Arregui, aumentó el marcador para el DIM, al 66. De poco sirvieron los escasos disparos ni  las esporádicas incursiones americanas en el área  de Mosquera Marmolejo, especialmente la del volante Carlos Sierra en la agonía del período inicial.

El duelo de tácticas  se lo ganó con honores Hernán Darío Gómez a Juan Carlos Osorio. Mientras Medellín  encontró  equilibrio entre defensa y ataque, mostró un buen trabajo  de los laterales Gutiérrez y Arboleda,  tuvo en mitad de campo dos gladiadores  (Loaiza y Arregui), y adelante Cambindo y Vuletich destrozaron la línea de tres en fondo  impuesta por el estratega risaraldense, América lució desconectado al punto de dejar en la orfandad a Adrián Ramos,   distante del pórtico de Mosquera Marmolejo y carente de argumentos ante un cuadro local que lo superó durante la totalidad del partido.

Respondió,  inclusive,  a la expulsión de uno de sus mejores jugadores (sino el mejor),  el  vikingo Arregui,   a quien la doble amarilla y la consecuente tarjeta roja  marginaron del partido al minuto 71, y obligó  al Bolillo al sacrificio de un delantero (Cambindo), por un volante de marca (Juan Carlos Díaz) para salvaguardar la estructura  táctica del  equipo, su muro de contención  y el resultado, en la recta final del compromiso.

Ni  las cinco sustituciones  americanas en el período complementario, ni  su  superioridad numérica tras la salida de Arregui, ni  la orden de adelantar líneas  impartida por Osorio desde el minuto 72, ni  siquiera la agresividad del zaguero  Marlon Torres con Vuletich en los instantes que precedieron al relevo del atacante rojo, impidieron el triunfo de un Deportivo independiente Medellín que anoche ganó con autoridad, con tranquilidad,  con una altísima dosis de coraje en sus jugadores  y con  anotaciones de Cambindo y Arregui.

 

Así si, Bolillo

Tuvieron que pasar casi cinco meses para que el DIM volviera a salir airoso en un partido de Liga. Y fue justamente el América de Cali,  el último equipo que el DIM derrotara, 2-1, con anotaciones de Javier Reina,  el 24 de marzo, en el estadio Pascual Guerrero. Desde entonces, el DIM  se movió entre empates, derrotas, eliminaciones, frustraciones y un fútbol cada vez más decepcionante.

La excepción, que no puede faltar a la regla, la constituyeron  el segundo tiempo del  empate 0-0 con Atlético Junior (3° fecha, Liga II) y el partido de vuelta  ante Once Caldas (por Copa Colombia), en un 3-1 que le permitió al DIM avanzar a octavos de final  en dicho torneo.

Ambos compromisos nos mostraron otra faceta del DIM,  la de un onceno ordenado, aguerrido y con vocación atacante, que se volvió a replegar contra Equidad y ayer reapareció con lujos individuales, colectivos, con dos  anotaciones, la primera de ellas de gran  factura,  con un  trabajo táctico que mezcló inteligencia y equilibrio y con un fútbol que reivindicó  no solo la nómina actual no obstante sus carencias, sino la disposición anímica  y estratégica para salir siempre a buscar los tres puntos y dejar atrás el conformismo de los empates y la frustración de los módulos defensivos, pusilánimes  y  no ganadores.

Ayer, el DIM derrotó al América de Cali. Y en ese  tan esperado triunfo rojo, todos fuimos ganadores: los jugadores poderosos, algunos de ellos con rendimientos y actitud notables. El técnico Hernán Darío Gómez al  unificar las fortalezas del DIM  y repartir con acierto y equilibrio  el orden defensivo y el atacante. Los hinchas, que disfrutamos de un muy buen partido, celebramos los goles y recibimos con alborozo tanto la demostración de fútbol como el triunfo, esquivo desde tanto tiempo atrás.

Ayer el DIM nos regaló 90  minutos para la ilusión y un triunfo de gran valor emocional y deportivo.  Sigamos así, Bolillo. Que el fútbol que vimos ante América sea el comienzo de una nueva etapa para cuerpo técnico, jugadores e hinchas. Que ese fútbol  nos permita recordar como es que  se conjuga el verbo soñar.

Así es, Hernán Darío, como queremos ver a nuestro amado DIM. Que al margen del triunfo, el empate o la derrota, veamos en él,  un equipo comprometido, combativo  y luchador.  Y, fundamentalmente,  que ese fútbol poderoso de ayer sea por fin  la regla y NO la excepción.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top