Capsulas de Carreño

DIM 2-  Nacional (Ec.) 1:  Clasificación sin fútbol

Por María Victoria Zapata B.
María Victoria Zapata, Dama Roja del comentario o simplemente Pola.

 

 

 

*Las  preocupaciones arrecian y la esperanza  y la ilusión siguen tan ausentes como el fútbol  del DIM.
======

 

Un tiempo regalado,  un  Marmolejo  muy destacado, dos goles en el período complementario,  un tortuoso  paso a siguiente fase de Libertadores, un fútbol rojo lleno de baches e inconsistencias  y un DIM que  sigue sin  dar muestras de mejoría  en su fútbol.

 

El primer tiempo ante el Nacional ecuatoriano fue deplorable, con una línea de 3 en  el fondo que le arrebató a Independiente Medellín  su capacidad de atacar y generar, su protagonismo en casa, su escaso  fútbol y cualquier intención de búsqueda del resultado.

 

Ni un solo remate al arco de David Cabezas  frente al notable trabajo de Andrés Mosquera Marmolejo para evitar la caída de su valla  dieron cuenta  tanto de la improcedencia del módulo  rojo con  cinco zagueros como de la ineficacia del mismo. Con un fútbol sin estructura, orden ni orientación alguna, al DIM de los 45 iniciales  lo salvaron la  poca efectividad de los atacantes ecuatorianos y las excelentes atajadas del arquero del DIM, a Nazareno, Parrales y Chalá, entre otros.  Fue la  figura del compromiso.

 

En el período complementario el DIM arriesgó algo  más,  explotó el trabajo por los costados y anotó dos goles en un intervalo de cinco minutos. Igualmente,  con  su ya  “reconocida” incapacidad para hacer valer la superioridad numérica  tras la expulsión del  defensor Andrés Micolta, al minuto 76,   el descuento visitante, de  Jerry Parrales al 92+1,  aumentó  la dosis de  dramatismo en un partido mal planteado desde el principio  y,   con un marcador final 2-1  y un  global de 4-3,  obtuvo  el tiquete a tercera fase de Copa.

 

Sin embargo…

¿A qué juega el DIM?

 

Después de un triunfo  con tan poco  color ni sabor,  la anterior es  ya una pregunta obligada y repetida en cada presentación del Deportivo

 

Independiente Medellín.  La verdad, no podemos sentirnos en la plenitud  por un resultado como el de anoche que, si bien le permite al  DIM  pasar  a fase 3 no oculta  la pobreza de su fútbol, que es total, y nos lleva a preguntarnos por,  enésima vez, a que juega el DIM.

 

No obstante la mejoría en el rendimiento de Daniel Torres y Felipe Pardo, lo mismo que la regularidad en el trabajo del arquero Andrés  Mosquera Marmolejo,  muy poco por destacar en un equipo que depende en gran medida de las acciones individuales, los chispazos  y hasta de los golpes de suerte, por cuanto no hay  estructura colectiva ni soportes tácticos o  anímicos que le brinden solidez que requiere para trascender tanto en Copa  Libertadores como en Liga.

 

Anoche se ganó y se avanzó, pero, ¿y el fútbol del DIM, que?. Llevamos ocho meses esperándolo y nada que aparece. Los interrogantes, las preocupaciones, los sufrimientos  y los cuestionamientos que genera cada presentación roja siguen ahí, más vigentes que nunca.

 

Anoche, Independiente Medellín  2-1 al Nacional de Quito  con su  triunfo nos regaló  poco, muy poco,  de alegría. Con presentaciones como esa, es muy difícil experimentar gozo,  así haya una clasificación de por medio.  Las  preocupaciones arrecian y la esperanza  y la ilusión siguen tan ausentes como el fútbol  del DIM.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *