Capsulas de Carreño

DIM 3 – Alianza 1. Volvió el alma al cuerpo.

Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

“Fútbol sin alma” titulamos nuestro pasado comentario, a raíz del 0-2, contra América. Esta noche el rojo anotó 3 goles después de 3 meses sin lograrlo, se afianzó en la reclasificación y quedó a 3 puntos de entrar a los ocho de Colombia . Razones suficientes para el encabezamiento del análisis de hoy.

El primer tiempo mostró al DIM, estirado entre líneas ; sin fortuna en sus incursiones por las bandas con Toloza y Lopera ; ausencia de un motor en la creación y ninguna asomada al área de Liborio Sánchez. Solo podían rescatarse David González con una magistral atajada frente a Asprilla y Didier intentando la progresión del juego . Al frente, Alianza se agrupó mejor en torno a la pelota e intentó al menos 2 disparos. Un segmento sin mordiente.

El rojo corrió como alma que lleva el diablo, pero lo hizo sin inteligencia, sin asociaciones y todo quedó en buenas intenciones. 13.127 gargantas, que soportaron estoicamente el frío y la lluvia, presionaron al máximo, al coro de “huevos, huevos”, como si el fútbol fuera un asunto hormonal y no cerebral . Aún sin ideas, la actitud en esta ocasión fué otra : constante, intensa, indeclinable.

Entre los minutos 45 y 55, Petrolera hizo sonar las alarmas con dos disparos en los palos, uno de Arango y otro de Torres. Subió la altura de su juego a zonas de los rojos de la montaña, pero quedó expuesta a las transiciones del local, con mucho terreno a espaldas de sus zagueros que se adelantaron hasta la mitad de la cancha. La fórmula local consistió en balones largos hacia los costados y contundencia en el área enemiga.

Minuto 61’. Cataño abrió juego a la banda derecha para Toloza. Centró a los 16. 50 y LEONARDO CASTRO de taquito, rompió la red. Habilitó el defensa Ospina, quien se quedó enganchado. Cinco minutos después un pase genial de Caicedo a ÉDISON TOLOZA, con una llanura de por medio, terminó en un rincón del arco visitante. 2-0.

Desesperados los perdedores parciales, quisieron atacar con la infantería, la marina y la fuerza aérea, pero cada vez ampliaron más los boquetes atrás. A los 72, en un nuevo contragolpe, JONATHAN LOPERA, celebró el 3-0, con otro latigazo. Descontó Alianza a 16’ del final con un tiro libre, contando con la pasividad de los zagueros rojos. DIEGO BARRETO, pescó el rebote para el 3-1 definitivo. Goma y Caicedo, estuvieron cerca de aumentar la cuenta.

Volvió el DIM a la victoria, recurriendo al esfuerzo, el orgullo y los contragolpes… e hizo germinar una flor biennaciente de esperanza.

No les parece ???

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top