Capsulas de Carreño

DIM 3 – Patriotas 2. A puro corazón.

 

Juan Fernando Caicedo, egreso triunfal,  selló la jornada. Tercera victoria del DIM en esta Liga. Foto @DIM_oficial

Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

El DIM hizo explotar el polvorín, cuando moría la noche y se jugaba tiempo de reposición. Estaba al borde de la angustia, porque anduvo por debajo en el marcador : 0-1 por autogol de ERRAMUSPE a un centro buscaniguas de Carreño, a los 32’. Empató QUINTERO, desde el punto penal a los 70’. En un contraataque de 70 metros MAURICIO GÓMEZ, señaló el 1-2, a los 75’.

Volvió a igualar ERRAMUSPE, con un cabezazo a tiro de esquina de Quintero, cuando solo quedaban 9 minutos de juego. Y otro testazo de CAICEDO a los 92’, selló la jornada. Los 18.726 asistentes al Atanasio Girardot, estallaron en júbilo por el 3-2 y hasta pusieron a cantar al viento. Más sufrimiento, para dónde ?

Patriotas pudo llevarse un empate, puesto que los 2 equipos fueron parejos en arrimadas a los arcos adversarios : 6 del rojo y 7 de los visitantes.- Aquí podríamos aplicar dos viejos conceptos del fútbol, que no por ser frases manidas, dejan de ser realidades comprobadas una y otra vez. “Goles son amores” y “los partidos no se acaban, hasta que terminan”.

El DIM volvió a mostrar carencias en las bandas, porque quienes las ocuparon , en éste caso Elacio y Álvarez, encuentran semáforos en rojo en los 3/4 del terreno . De allí que el DT, evocara en la rueda de prensa, a los ausentes Viola y Toloza. Obligado el rojo, a reiterarse en su juego por dentro, COMENZARON LOS PROBLEMAS porque al adversario le queda más fácil la reducción de espacios ; algunos de sus jugadores están muy bajos en su acondicionamiento físico y no llegan a la zona activa de juego… o simplemente equivocan sus decisiones. Además un equipo lento en creación y falto de cambios de ritmo y orientación, termina atropellado en ataque.

Desacertados los rojos en los pases, estirados entre líneas por pasajes y perdedores en muchos rebotes, terminaron recurriendo al orgullo, por encima de las ideas. De la mano del tridente DIDIER-QUINTERO- CAICEDO , atacaron con furia en los últimos 15 minutos, arriesgando inclusive a recibir otro gol de Patriotas. Una guerra declarada en territorio enemigo. La clave estuvo en la velocidad, con la cual elaboraron las jugadas para el penal cobrado por Quintero y también en la concepción y culminación rápidas , en el tanto de Caicedo, porque bien sabemos que caminando es difícil crear los espacios y las oportunidades.

En determinado momento (cuando estaba por encima en el marcador), Patriotas se dedicó a fingir lesiones y a perder tiempo. Pagó un precio muy alto por su actitud histriónica.

El corazón de los vencedores se ensanchó tanto y tanto, que escaló al cuarto lugar de la tabla.

Aún faltando ajustes, la noche y la emoción se hicieron cómplices y amigas !

No les parece ???

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top