Capsulas de Carreño

DIM ante Bucaramanga: Tres puntos que valen oro.

BUCARAMANGA. Una victoria agónica, un penal que controló Luis Erney Vásquez, tres puntos de oro que trajo el DIM. Foto @Dimayor.com.

==

Por María Victoria Zapata B.
Columnista Cápsulas.

 

 

*Acertó Comesaña con la recomposición de los 11 en el gramado y  el DIM vuelve a cuadrangulares.
===

 

Un  partido complicado, con  diversidad de matices,   acciones determinantes, un equipo con una fuerza mental que no deja  de sorprender y un gol  rojo en  los minutos finales,  para entregarle al DIM  un botín de gran valor: 3 puntos que  dejan atrás una amarga racha de cinco eliminaciones consecutivas, 3 puntos  que son sinónimo de  clasificación, de esperanza  y  de cuadrangulares.

 

Como ya es  habitual en el presente campeonato, los errores defensivos se manifestaron con  fiereza en el período inicial,  dejaron al descubierto, por enésima vez,  la vulnerabilidad de la zaga del DIM  y se tradujeron en dos anotaciones  de  un goleador de casta  como Dayro Moreno, en los minutos 20  y 38. El  DIM,  por su parte, anotó con  Víctor  Moreno, al minuto 32,   para el primer empate parcial del compromiso.

 

Y  también llamaron  la atención las inusuales posiciones de algunos jugadores en el 4-1-4-1 con el que  Independiente Medellín saltó al gramado del estadio Alfonso López de La Ciudad de los parques: la orfandad de Arregui en primera línea de volantes, la titularidad de  Arboleda (ayer, como lateral)  a pesar de su  muy precario rendimiento  y las  ubicaciones de Vladimir, Pineda y Mosquera,  lo mismo que la pobreza ofensiva y futbolística  del equipo en los 45 iniciales.

El ingreso de David Loaiza- en sustitución de Andrés Ricaurte, al minuto 46,  el reacomodo de  los jugadores rojos  en zona medular  y en posiciones en las que se pueden optimizar sus características- caso Vladimir Hernández, por ejemplo- y las modificaciones ordenadas por Comesaña,  le permitieron al  DIM mostrar  un fútbol más acorde

 

con la exigencia del partido. El  gol de Luciano Pons, al minuto 58,  puso la pizarra 2-2 y dejó abierta  la  posibilidad del triunfo.

 

 De penal a penal.

 La atajada de la pena máxima de Luis Erney Vásquez a Dayro Moreno al minuto 49, le dio relevancia al  carácter y espíritu de lucha de un onceno  que nunca bajó los brazos. Y la conversión del tercer gol rojo, de Andrés  Cadavid por la vía del penal, al minuto 89,   fueron determinantes para   el triunfo y la consecución de un botín  de gran valor para el DIM, muy a pesar de su zaga  y de sus  yerros defensivos que, ante Atlético Bucaramanga, costaron dos goles más, en contra.

 

Ayer, en el estadio Alfonso López, el Deportivo Independiente Medellín hizo uso de su mayor fortaleza de la temporada actual: su coraje.  Sumado a las  modificaciones y correcciones del cuerpo técnico para el período complementario, el equipo ganó en profundidad  y pudo darle vuelta a un marcador en el que estuvo siempre por debajo. Acertaron los jugadores con su espíritu de lucha, acertó Comesaña con la recomposición de los 11 en el gramado y  el DIM vuelve a cuadrangulares.
[María Victoria Zapata B.]

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top