Capsulas de Carreño

DIM ante Jaguares, tres puntos de incalculable valor (m.v.z.)

 

MONTERÍA. Un resultado importante se trajo el DIM. Acá Daniel Castro, otra de las nuevas caras del equipo antioqueño. Ahora solo queda refrendar el fútbol y los resultados en la próxima salida contra Alianza Petrolera y, sobre todo, esperar otros resultados. Foto @DIM_oficial.

Por María Victoria Zapata B.

Como un partido de más de tres puntos  asumió el Deportivo Independiente Medellín su compromiso de la décimo séptima fecha ante Jaguares, de Montería.

Sin importar la  precaria ubicación en la tabla del descenso ni  las múltiples  limitaciones del onceno cordobés, el DIM  entendió que dicho encuentro  era una de sus finales y así lo  enfrentó desde  el primer minuto de juego.

Saltó al gramado con un  4-2-3-1  que tuvo a  Déinner Quiñones en la nómina inicial, lo mismo que al lateral izquierdo Carlos Daniel Castro, un juvenil  que ha sorprendido en los últimos dos partidos, y  un equipo netamente ofensivo  que  buscó con insistencia el pórtico de  Huber Escobar. Explotó el juego por los costados y el  contragolpe, realizó un excelente  trabajo en mitad de campo,  anotó el único gol del partido en cabezazo de Didier Moreno, al minuto 10, destacó el  fútbol del autor del gol, que ahora se acerca al nivel  exhibido antes de su préstamo al Deportivo La Coruña,  malogró reiteradas opciones de aumentar la cuenta  y fue superior a su rival durante la totalidad del compromiso.

 

Se asoció.

Jugó bien el DIM en Montería.  Llamó la atención que no hubo   experimentos ni improvisaciones en su nómina,  no obstante la presencia de Daniel  Castro en el onceno titular. Ante Cúcuta Deportivo, el jueves inmediatamente anterior,  el juvenil jugador rojo demostró que  aunque su posición natural es de extremo ofensivo, cumple con creces en la zaga  y  puede ser solución como lateral izquierdo, en vacancia tras la renuncia de Sebastián Macías y la lesión de Dairon Mosquera. Ayer lo ratificó con un fútbol práctico y simple  en marca, buena proyección al ataque y muy buenos centros, como el que dio lugar a la anotación de Didier Moreno.

Sin embargo el hecho más relevante del DIM que se presentó en el estadio Jaraguay  fue el regreso de la expresión colectiva de su fútbol,   ausente  del cuadro rojo desde hace bastante tiempo ya.

Ayer nos encontramos con un notable trabajo  en ambas líneas de volantes. Respondieron con suficiencia Arregui, Moreno, Ricaurte,  Castrillón y Quiñones y, por fin, Germán Cano, así no se manifestara en el marcador, encontró respaldo y apoyo del bloque de armado del DIM.

Ayer vimos fútbol asociado, solidario y  ofensivo.
Defensivamente  también se evidenció alguna mejoría en el equipo, que por segunda vez consecutiva  no recibió gol.

 

¿Qué faltó?

Indudablemente, definición. La diferencia de un gol fue poca para las opciones del DIM en el arco de Escobar.  Castrillón, Quiñones, Cano, Ricaurte, todos lo intentaron, sin acierto. Pero más allá  de un marcador poco generoso con el DIM, es de resaltar  la vocación ofensiva del equipo durante los 90 minutos de juego, incluso en  aquellos  del final del partido  en los que el equipo sufrió la expulsión de Elvis Perlaza (al 89, por doble amarilla)  controló, manejó  y cuidó con celo los tres puntos.

 

Una semana decisiva.

Por un lado, el próximo miércoles el juego de vuelta ante Deportivo Pasto, en la semifinal de Copa Águila.  Vale recordar que, con anotaciones de Adrián Arregui y Andrés Ricaurte,  el DIM fue el vencedor del partido de ida, en el estadio Municipal de Ipiales, el pasado 25 de septiembre.

Y el domingo otra de las finales,  ante Alianza Petrolera, en el Atanasio Girardot, y otro dolor de cabeza para el técnico Bobadilla, por  la ausencia obligada de Elvis Perlaza.

Y también serán determinantes los dos juegos de cierre de la fase clasificatoria, ante Atlético Huila, en  el Guillermo Plazas Alcid, y Deportes Tolima, en  condición de local.

Finalmente, reconfortan la recuperación de la vocación ofensiva del DIM y su fútbol colectivo. Así mismo, el cambio de actitud en el colectivo rojo evidenciado desde el arribo del técnico Aldo Bobadilla,  la  notoria  mejoría de Andrés Ricaurte, hoy nuevamente baluarte del medio campo, el reencuentro de Didier Moreno con su fútbol, el promisorio debut del juvenil Carlos Daniel Castro y la hasta ahora excelente campaña del ex arquero paraguayo  con el Equipo del Pueblo:  9 partidos jugados,  6 victorias (Once Caldas y Deportivo Pasto por Copa Águila y  Envigado,  Deportivo Pasto, Cúcuta Deportivo y Jaguares, por Liga);  dos empates (Once Caldas y Atlético Bucaramanga) y una derrota (Millonarios).

Tanto el 3-0 a Cúcuta como el 1-0 a Jaguares le  dieron vida a un  agonizante DIM.  Y revivió igualmente el fútbol rojo, que hoy muestra un semblante que nos gratifica a todos los integrantes de la familia Poderosa.

Sin importar la calidad o ubicación  de sus rivales en la tabla de posiciones, todo lo que sigue para el Deportivo Independiente Medellín serán verdaderas pruebas de fuego. Liga,  Copa, y  dos grandes retos  para jugadores y cuerpo técnico. Y dos semanas de gran expectativa para la hinchada del DIM.

Ahora solo nos queda refrendar el fútbol y los resultados y, sobre todo, esperar.

[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top