Capsulas de Carreño

DIM ante Pasto, un gol y cero fútbol.


Por María Victoria Zapata B.

 

Bastantes modificaciones presentó la nómina  roja que  con un 4-2-2-2 enfrentó al cuadro nariñense.  En primer lugar, el retorno de Pertuz, Didier y Yairo  al onceno inicial.   Vimos, igualmente,  a Jesús David Murillo en su posición natural de lateral, a Jorge Segura    como compañero de Hernán Pertuz  y a Sebastián Macías nuevamente como titular;  a Brayan Angulo como inicialista y a Juan Fernando Caicedo en el ataque.

Fue notable la ausencia de Leonardo Castro, a quien una virosis apartó a última hora  del grupo de convocados.

 

Más de lo mismo
Sin un líder en mitad de campo,  sin ideas, sin creación y falto de profundidad, poco hizo el Deportivo Independiente Medellín  por el espectáculo, el fútbol y el resultado,  en este juego de la penúltima fecha. Fue el cuadro visitante quien tuvo las  opciones  más claras en el pórtico de David González, acompañadas de  un desmedido “concierto de patadas”, que contó con la aquiescencia del juez central, el vallecaucano  Luis Trujillo.

En el período inicial el Deportivo Pasto   formó con un 5-4-1, abrió el juego por las bandas con Darío Rodríguez y Edison Toloza  y  buscó el gol  a través del  volante Giovanny Martínez  y  delantero argentino Gastón Cellerino.   En el DIM,  sin  fútbol colectivo  ni chispa alguna, con un medio campo nublado y  un ataque inexistente,  tan solo se registró  un  disparo de media distancia de Brayan Angulo, que no alcanzó a justificar su presencia en el terreno de juego. Tampoco se le vio trabajo  a  Juan Fernando Caicedo.  La orfandad del goleador  Germán Cano fue total y la ausencia del chacho  Castro evidente.

Con el muy tardío relevo de Angulo por Daniel Cataño, al minuto 55, el Medellín  se  dinamizó en mitad de campo  y  se atrevió a pisar predios del cancerbero Víctor Cabezas,  sin embargo fue una  acción individual  de Yairo Moreno  y su  disparo desde fuera, los que le permitieron  al DIM  anotar  el gol de los tres puntos y de  la clasificación, al minuto 75.

Con el 1-0 se vinieron abajo  tanto  la vocación atacante del  Deportivo Pasto como la intención roja de ampliar el marcador. Y mientras el onceno  nariñense  arreció en su juego brusco, el Equipo del  Pueblo, en un conformismo extremo y ya usual en él, congeló el partido y  se dedicó a un toque insulso y retrasado y a esperar  el pitazo final.

 

Fútbol sin  alegría
Nada más paradójico que la ubicación del Deportivo Independiente Medellín en la tabla de posiciones y la pobreza del fútbol que despliega  en Liga Águila I-2018.

La clasificación anticipada -le restan el compromiso  aplazado ante el América que se jugará el próximo jueves y el de cierre ante Envigado- la mejor delantera y el segundo lugar tras su victoria anoche al Deportivo Pasto, sugieren mucho más que el pobre fútbol que nos regala   jornada tras jornada.

Y no es solo el  dolor de cabeza defensivo, convertido en migraña permanente desde hace muchos meses,  sino las carencias tácticas, estratégicas y de diverso orden en un equipo que, tras 18 fechas, no encuentra aún su  nómina base, su identidad de juego ni la posibilidad de desplegar todo el potencial de su línea de ataque.

Con un equipo que , por lo general, termina encerrado y pidiendo tiempo, sin caudillo en mitad de campo y con jugadores excedidos en individualismo, el fútbol del DIM no llena, no enamora, no atrae, no convoca. Anoche, por ejemplo,  no encontramos  respuesta al por que de tantos cambios  en una nómina  que fue efectiva  y contundente hace una semana en el estadio Alfonso López  y a la inclusión de Brayan Angulo y Juan Fernando Caicedo en el onceno inicial.  El declive en el rendimiento de Didier  Moreno  es  visible,  no obstante su voluntad y sentido de pertenencia,  y  jugadores como Daniel Restrepo y Rivaldo  Correa,  son desdeñados por el cuerpo técnico rojo.  Lo único que nos queda claro es que el comportamiento de  Ismael Rescalvo es tan caótico como el del DIM en el gramado.

El desconcierto de la afición también se ha  hecho sentir en el campeonato.  Los reportes de asistencia  son más que elocuentes: DIM – Atlético Huila,  14.596  espectadores.  DIM –  Millonarios,  21.704.  DIM – Atlético Junior, 22.343.   DIM- La Equidad, 16.300.  DIM –Deportes Tolima,  18.417.  DIM – Patriotas 14.418.   DIM – Jaguares  13.486  y DIM – Deportivo Pasto 14. 266.   Asistencias  que no cubren  ni el 50% del aforo del estadio Atanasio Girardot hablan, igualmente, de la ilusión que abandonó al  hincha Poderoso.

CONCLUSIÓN
Ayer  se derrotó al Deportivo Pasto y se ratificó la clasificación pero el fútbol del DIM volvió a estar ausente. Una acción individual  de Yairo Moreno le entregó los tres puntos al equipo y una gran actuación del  cancerbero  David González, quien en su celebración de los 300 partidos mantuvo el arco en cero,  evitó en repetidas ocasiones  la anotación visitante.

Ante el Deportivo Pasto, un solo gol y  cero fútbol. La ilusión del hincha  rojo sigue tan ausente como su presencia en el estadio.

¿Cuándo reaparecerá el  fútbol de Deportivo Independiente Medellín?
(María Victoria Zapata B.)

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top