Capsulas de Carreño

DIM, balance (2).. Las contrataciones entre el acierto y el fracaso. (María Victoria Zapata)

 

 

¿Qué pasó con las divisiones menores del DIM 2015?. Foto Liga Antioqueña de Fútbol.

¿Qué pasó con las divisiones menores del DIM 2015?. Foto Liga Antioqueña de Fútbol.

 

——————

Por María Victoria Zapata B.
MARIA-VICTORIA-ZAPATA 

Más de veinte jugadores fueron incorporados al Deportivo Independiente Medellín para el año 2015. Diez de ellos fueron fundamentales para el equipo y doce –demasiados-  pasaron  con más pena que gloria por el equipo.  ¿Por qué?

Diez jugadores  llegaron   para  el  primer torneo del año. Fueron ellos:  Los arqueros  Anthony Silva y David González, el lateral derecho Juan Camilo Angulo,  los volantes ofensivos  Hernán Hechalar  y  Brayan Angulo, el  volante de  marca  Didier Moreno y  los  atacantes   Juan Fernando Caicedo, Luis Nieves (mexicano), Charles Monsalvo y Juan David Pérez. Se adquirieron, además, y como inversión,  los derechos deportivos del  juvenil zaguero ecuatoriano Rony Santos, quien juega actualmente con el   Manta F.C. de dicho país.

Sobre el particular,  reseñé en mi columna del  16 de junio del presente año: “No obstante el elevado número de contrataciones,   en modo alguno  ellas   obedecieron   al  análisis  ni   verificación de las necesidades del equipo, como quiera que hubo proliferación de refuerzos de mitad hacia adelante pero  se  desatendió   la grave problemática en la zaga  y  en la primera línea de volantes. Por ello,  y dada la vulnerabilidad mostrada por el equipo, cada partido se convirtió en  toda una  tortura de  orden defensivo. Sin trabajo por las bandas,  sin capacidad para contrarrestar el juego aéreo rival, sin filtro en mitad de campo y sin capacidad de manejo y recuperación del balón,  tal como lo habíamos presagiado los hinchas,   el DIM fue  un equipo desbalanceado y, en gran número de  compromisos,   inconexo. En ese aspecto fallaron de manera estrepitosa tanto la  Comisión Técnica   como   el  Cuerpo Técnico  que encabezaba  por aquel entonces el adiestrador tolimense Hernán Torres  quienes, sin  razón  alguna, ignoraron las carencias  de un cuadro rojo que fue obligado  a enfrentar   el torneo con fisuras imposibles de resanar  en  juego aéreo, salida por los costados,  marca y  recuperación ,  para un DIM  profundamente desequilibrado y que hoy, seis meses después, sigue pidiendo a gritos la consecución de  zagueros  y volantes de contención.”.

 

Para  la recientemente concluida Liga Águila II, el  DIM  contrató   al volante  recuperador   Yilmar Angulo, el zaguero central Juan Camilo Saiz,  el atacante  Fabio Burbano y  el delantero sanandresano Ángelo Rodriguez  provenientes del Envigado F.C., más el lateral izquierdo  Frank Fabra, campeón con el Deportivo Cali pero  también  del registro  naranja. A  los citados jugadores se unieron Luis Carlos Arias y Daniel Torres, volantes de armado y recuperación, respectivamente, después de un casi interminable novelón con Independiente Santa Fe, dueño hasta entonces de sus derechos deportivos,  el  lateral derecho Elacio Córdoba, del Atlético Huila,   el central argentino  Matías Cahais, ex Universidad católica de Chile,  el volante de armado Denis Gómez, de Jaguares de Córdoba , el polifuncional  Félix Micolta,  ex Marítimo de Portugal,  y  el atacante John Freddy Pajoy,  procedente del Puebla mexicano.  Doce jugadores en total. ¿Cuántos y cuáles justificaron su vinculación al DIM?

De gran rendimiento en las primeras  jornadas,  Elacio  Córdoba  sufrió una grave lesión  en el juego de la quinta fecha, ante Equidad,  que lo marginó  por el resto del campeonato. Frank Fabra, igualmente descollante en el inicio del torneo,  se vino a menos de manera inexplicable después de su convocatoria  y debut con  la selección de mayores, ante Perú, en la primera jornada de eliminatorias mundialistas. El volante  de recuperación Daniel Torres, de gran regularidad, liderazgo y rendimiento  promovido, además,  como capitán rojo, se constituyó,  de lejos, en el mejor refuerzo del DIM para el campeonato. Luis Carlos Arias,  con  deficiente nivel producto de una lesión,  sufrió ruptura de ligamentos en la recta final de la fase clasificatoria (partido  aplazado ante Boyacá-Chicó, que se jugó el 14 de octubre) y  aun permanece incapacitado. El zaguero argentino Cahais no marcó diferencia, el atacante  Pajoy   quedó en deuda  pese a sus tres anotaciones en el campeonato y la legión envigadeña, a excepción de Fabio Burbano, fue irrelevante por completo, lo mismo que el lateral-volante  nariñense  Félix Micolta.

No obstante el acierto con la vinculación de  los arqueros Silva y González (pese  a los fallos en los que incurrieron en  algunos juegos),  Fabra, Córdoba, Moreno, Torres, Hechalar, Caicedo y Pérez y expectantes  aun  con Luis Carlos  Arias, en deuda  con su fútbol por razones ya enunciadas  y de quien  esperamos su recuperación total,  es innegable  el fracaso de  buena parte  de las contrataciones  para el segundo campeonato  del 2015, -disparate fotocopiado del primer  torneo- se concluye  que la llamada Comisión Técnica del DIM, que  no  solo no  justifica su conformación  sino  que no es más un elemento decorativo en el Equipo del Pueblo.

Claro que  acá  se equivocaron, igualmente, el cuerpo técnico encabezado por Hernán Torres, en  el primer campeonato,  Leonel Álvarez, en este,  y la dirigencia roja, con la cuantificación, en muchos casos,  de los llamados refuerzos. ¿Cómo se explica, entonces, la presencia de cuatro jugadores provenientes del Envigado  y uno del Jaguares, que o   no tuvieron oportunidad o  no mostraron fundamentos para ser siquiera suplentes? ¿Qué  se puede decir de la contratación del delantero mexicano Luis Nieves, del lateral Juan Camilo Angulo o del juvenil ecuatoriano Rony Santos, inversión del DIM?

Vistas así las cosas, el tema de los refuerzos  se movió entre aciertos y fracasos en ambos torneos con responsabilidad compartida por orientadores, dirigentes y la inoperante Comisión Técnica.

Finalmente, ¿Qué ocurre con la cantera del DIM? ¿Seguirá condenada al ostracismo?, ¿Qué papel juegan las DIM-menores? ¿También son ornamentales?

[María Victoria Zapata B.]

 

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *