Capsulas de Carreño

DIM, de empate en empate

MEDELLÍN. El DIM tiene fútbol. Lo que necesita es  definición. El próximo fin de semana se jugará en condición de visitante, en Palmaseca ante el Deportivo Cali.  Foto @Dimayor.com.

===

Por María Victoria Zapata B.
Columnista Cápsulas.
María Victoria Zapata, Dama Roja del comentario o simplemente Pola.

 

Muy buen partido el  que jugaron anoche el Deportivo Independiente Medellín y Millonarios,   en la duodécima fecha y un horario perverso, en el estadio Atanasio Girardot.

Un compromiso que concluyó 1-1,  para un  nuevo empate rojo, el quinto en los últimos seis juegos del  DIM,  y la reafirmación de  su  gravísimo e inquietante problema de definición,  que  riñe con su  fútbol  bonito, generoso, solidario  y atacante.

Porque ayer, ante el cuadro embajador,  se  repitió la historia de despilfarros  escrita  igualmente  en los duelos ante Águilas Doradas (1-1), Boyacá-Chicó(1-1), Jaguares (1-1) y  Deportes Tolima (1-1), sin contar el 2-2 de la primera fecha, en el estadio Atanasio Girardot, ante La Equidad.

 

Festival del desperdicio

Y detrás de estos empates  hemos visto todo  un festival del desperdicio que le ha arrebatado muchísimos y muy valiosos puntos al Equipo del Pueblo y que, además,  le roba al fútbol de Independiente Medellín su esencia y equilibrio.

Y es que el estilo de juego, la velocidad, la vocación atacante y la ambición que se observan en este DIM que dirige el uruguayo Alfredo Arias, no solo  agrada, convence e ilusiona, sino que merece mucho más que los insatisfactorios resultados de las últimas jornadas.

…Empates y más empates que no se compadecen del nuevo fútbol rojo.

 

¿Y los delanteros?

Por  ello, no dejan de preocupar el divorcio de Luciano Pons con los  arcos contrarios -su última anotación fue al  Atlético Junior, en la segunda fecha del campeonato, el 23 de julio- ni la  incapacidad del delantero  Brayan León,  quien a la fecha no registra un solo gol con la casaca del DIM.

También inquieta  el paupérrimo aporte del  extremo Andrés Ibargüen, la gran contratación del DIM el semestre inmediatamente anterior,  lesionado,  sometido a prolongadas incapacidades  y sin apenas figuración en las nóminas y  en los marcadores, con un solo gol desde su  arribo,  al Nacional de Uruguay, el 23  de mayo, en  fase de grupos Copa Libertadores.

 

Cetré y…¿quiénes más?

Y en el banco, por más que busquemos, jugador a jugador,  o escudriñemos con lupa,  tampoco  vamos a encontrar la solución de gol para el DIM. Ni en los reencauchados, ni en los canteranos ni en los  últimos refuerzos. La situación de gol y goleadores, sean extremos o  centro delanteros,  no deja de  ser  en extremo preocupante.

 

Así las cosas, tendremos que seguir confiando en los aciertos de Edwuin Cetré, goleador  rojo actual,  y encomendarnos al Altísimo  por  la recuperación de  Pons y  Plata, además de pedir el milagro de nuevos y reiterados goles de Varela, Alvarado, Diego Moreno o cualquier jugador que se atreva a pegarle con dirección, potencia  y puntería al balón, inclusive desde fuera del área.

 

Un fútbol que merece más goles.

El Deportivo Independiente Medellín juega bien.  Y lo hace, muy pesar de sus dificultades, de sus deficiencias y de sus carencias de nómina. Es un fútbol que llena la retina, que busca el arco contrario y  que insiste con el gol, así desperdicie tantas  opciones por partido.

 

El DIM  actual es un equipo  motivado, dinámico y colectivo e, infortunadamente,  saturado de  delanteros  o extremos con mucho de  velocidad  y  absolutamente nada de  gol. Un desequilibrio que se refleja partido a partido, en empates agridulces que, más que sumar un punto, restan dos.

 

El DIM no puede conformarse con más empates ni puede regalar más puntos Tiene fútbol  y motivaciones para  enfrentar a sus adversarios, sin embargo uno y otro no bastan. Hacen falta los goles, que son los que determinan los resultados.

Ante la imposibilidad de contar con otro artillero  y la esterilidad manifiesta de los  delanteros poderosos,  el cuerpo técnico rojo deberá adelantar  un trabajo intensificado con ellos  en los entrenamientos y buscar  otras alternativas de gol.

El próximo fin de semana se jugará en condición de visitante, en Palmaseca ante el Deportivo Cali. Ojalá en ese difícil juego el DIM encuentre  el camino del gol, los delanteros rojos empiecen a retomar confianza y un triunfo poderoso ponga fin a la seguidilla de empates.

El DIM tiene fútbol. Lo que necesita es  definición.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *