Capsulas de Carreño

DIM, saldo en rojo.. Por Juan Felipe Betancur Ramírez

Por Juan Felipe Betancur Ramírez

 

* Muy pobre el fútbol frente a la historia de una institución que ha tenido momentos muy altos.

En el fútbol adulto o de alto rendimiento en Colombia y con muy pocas excepciones, invierten y presupuestan para ganar el torneo local con proyección a los campeonatos internacionales. Los inversionistas son en su esencia, inmediatistas, es decir, le apuntan a lo mediato, a lo de “ahorita” con diminutivo y todo.

 

Es por ello que surge como en el juego del pasado 16 de septiembre, entre el DIM y el Caracas Fútbol Club, comentarios: “Crisis en DIM. Dolor, vergüenza. Humillación DIM cayó…Lo que queda del DIM” y muchos más. Evito pretender invitar a que escribamos desde cualquier observador cosas que, en el juego, brillaron por su ausencia. Hablo de lo que sé y conozco, nuestra interpretación y es bueno, además.

 

El proceso del DIM hoy, tiene historia y es compartida; es del fútbol colombiano. El DIM SALDO EN ROJO, ¿Tiene el DIM un proyecto estructurado desde la formación? Lo pregunto porque necesitamos evidenciarlo, con público o sin él, con prensa o sin ella. Ya que salir a un torneo internacional y hacer lo que se mostró, produce pena.

 

Deben asumir responsabilidades desde los inversionistas, directivos, primer entrenador y todo aquel que tenga una responsabilidad en la institución. Una de las canciones del DIM, Grita el pueblo clamoroso, dice…” Jugando fútbol del bueno, el poderoso no engaña…” ¿Será, que se cumple?

 

Un equipo en sus situaciones de juego y que da respuesta a esa pregunta anterior, debe ser más, mucho más. Como es que el DIM a los 37 minutos del primer tiempo genera la única llegada elaborada, bien elaborada cumpliendo con “Jugar fútbol del bueno” y que por fortuna para evitar irse en blanco al descanso y en cero, llega el penalti a favor a los 45 minutos, cobra Javier Reina y convierte. Deja un gran sinsabor su presentación hasta ahí y desde el juego principalmente.

 

Inicia el segundo tiempo y al minuto 46 del juego Leonardo Castro se encuentra con ese balón servido; realiza un control orientado y tiro a gol con sutileza, sensibilidad, intuición, picardía; así es como dice la canción “Grita el pueblo clamoroso”. En ese mismo orden de ideas, sigue el segundo tiempo y ni el DIM, ni Caracas se quitaban el balón; uno se lo da al dos y el dos al uno o lo recuperan uno u otro, a través de una falta. Poco, muy poco fútbol, tras perdida y posesión.

 

El juego terminó como lo que es el fútbol competitivo, en este caso con un resultado a favor del visitante 2 por 3. Creo demasiado superficial la lectura, muy pobre frente a la historia de una institución que ha tenido momentos muy altos, inversiones salidas del contexto y desproporcionadas en relación con lo que se debe atender primero, las divisiones menores, la academia; desde la inversión, el modelo y estilo de juego.

 

La pirámide del fútbol nacional debe cambiar antes que tengamos que cambiarla. Si pretendemos volver a ganar algo de clubes en nuestro continente; de selecciones absolutas de Colombia, a nivel mundial, es oportuno iniciar ahora. Tengamos muy claro, debemos cumplir un proceso, sistematizado y con estructura; sino lo hacemos seguiremos pronunciando frases que nos llevarán a entender que seguiremos en desaciertos y a continuar conviviendo con ellos y como siempre lamentándonos.
(Juan Felipe Betancur Ramírez
Formador de Formadores. Licencias A y C   FCF)

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.