Capsulas de Carreño

DIM – Unión Magdalena:  Cero en todo.

Luciano Pons buscó el gol pero se encontró con una muralla que montó el Unión Magdalena. Foto @Dimayor.com.

===

Por María Victoria Zapata B.

 

 

 

*El equipo que menos esperábamos fue el encargado de romper la cadena de victorias con un planteamiento ultradefensivo.

===

Decepcionante 0-0  anoche,  ante el Unión Magdalena.  Fue éste, el peor partido  del DIM  que se ha visto en el  estadio Atanasio Girardot  en el presente año, por cuenta de un cuadro samario marrullero, teatral, simulador (individual y colectivamente), quemador de tiempo desde el minuto inicial,  olvidado del ataque  y cerrado en una doble línea de cinco  que semejó,  más bien,  un módulo con diez zagueros.

Y  fue  igualmente  lamentable la  contribución del  juez central del partido,  el chocoano John Alexander Hinestroza.   Permisivo  y complaciente con  el melodrama visitante, con  el show  permanente del cancerbero Ramiro Sánchez, especialista en pérdida deliberada de tiempo,   y con el  juego, si es que a ese antifútbol se le puede dar tal denominación, inconstante e  interrumpido cada cinco segundos,  del  cuadro de la ciudad de Santa Marta.

En cuanto al Deportivo Independiente Medellín, su ataque fue fácilmente neutralizado  por la zaga rival. El DIM   lució impotente  ante el férreo cerco defensivo  bananero. Le faltaron, además,  claridad,  profundidad y eficacia.  Fue un DIM  cansino, especialmente en el período complementario, predecible  e  incapaz de sobrepasar y descifrar el  módulo  de un  visitante que no vino a jugar  sino  a entorpecer el juego. Los  relevos de  Brayan  Castrillón por Juan Manuel Cuesta, al minuto 57,  y de  Vladimir Hernández por  Díber Cambindo, al 79, le quitaron al DIM velocidad y llegada.

Al margen del 0-0   con Unión Magdalena  que  no deja de producir  cierto  sinsabor y tristeza,  preocupa el fútbol rojo de  sus últimas presentaciones. Ayer volvió a quedar en deuda porque  le  faltaron serenidad,  ideas, volumen de ataque y definición, Tal como ocurriera en  compromisos  anteriores,  el DIM  se  dejó absorber una vez más por  el módulo defensivo del contendor y   ratificó que aun  carece de  argumentos tácticos y estratégicos   para enfrentar a rivales con dichas características.

Finalmente,  el equipo que menos esperábamos fue el encargado de romper la cadena de victorias consecutivas en el Atanasio Girardot en la temporada actual, y lo hizo con un planteamiento ultradefensivo  que  nubla por completo  el ataque rojo.  Ojalá el cuerpo técnico  del DIM empiece a buscar alternativas para repeler con eficacia esos esquemas  de dos líneas de cinco, tan comunes en  algunas escuadras y tan nocivas para las aspiraciones de  Independiente Medellín.

Ayer, en el partido DIM vs  Unión Magdalena,  hubo  0-0   en el marcador  y 0-0  en todo lo demás. Los 90 minutos de juego  fueron  una burla   y un irrespeto  a los 23.327 asistentes al Atanasio Girardot, por cuenta de unos jugadores visitantes  que confundieron el gramado con una carpa de circo y de  un árbitro pusilánime y  sin autoridad…

Confiemos en que en lo que respecta al fútbol  del DIM,  se apliquen correctivos este miércoles ante Tigres, por  Copa Colombia, y el próximo sábado ante Bucaramanga, en Liga.  Ya es hora de empezar a mostrar  identidad y estilo de juego.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top