Capsulas de Carreño

Dimensión Mundial (Santy Martínez)

 

Por Santy MartínezSanty Martinez

 

*El mundo verde le reconocerá a Reinaldo Rueda su preocupación por recuperar el sentido de historia de Atlético Nacional.
Reinaldo Rueda, el amigo Rey, rompió con un esquema preestablecido para los técnicos. Modelo en nuestro medio que apunta a que los directores técnicos deben ser con caras ariscas. Rey antepone el corazón, maneja sus grupos con actitud y valor por la persona; como le da sentido racional a su vida practica el bien, justiprecia sus dirigidos por la realidad de cada uno. En los momentos difíciles, tiene consideración con el hombre que orienta.

La consecución de lo que necesita lo engrandece ya que pone de presente su condición humana y no espera que le lleguen jugadores, sino que a través de sus buenas relaciones consigue sus objetivos… y ¡claro! Esos jugadores le corresponden con buen desempeño.

Alexis Mendoza, coequipero de muchos años del profesor Rueda, se sintió, pero al final la amistad prevaleció y se mantiene y más aún cuando a Mac – 10 le salvaron en toda la operación retorno una cifra cercana a los 3 millones de dólares. El año pasado cuando Peker – Man llamó a Macnelly a la Selección, Rueda se puso al frente para hacer notar con vehemencia que no estaba recuperado y los efectos de aquella convocatoria los padeció Atlético Nacional. Esto obligó a que el profesor Reinaldo conversara seriamente con Macnelly para que entendiera cómo debía hacerse el proceso para recuperar al 10 de hoy. El de ahora es como el de antes, por muchos fue incomprendido, porque parecía que sus funciones obedecían a un fútbol viejo, ignorando aquellos que el director de orquesta siempre requiere, a pesar de que todos los músicos se sepan la partitura. De esos hay pocos, restablecen el orden y le dan sentido al juego colectivo.

El corazón de Reinaldo Rueda tiene dimensión mundial, el mundo verde le reconocerá su preocupación por recuperar el sentido de historia de Atlético Nacional, buscó la realidad perdida y se expuso a perder uno de los amigos más entrañables en la historia de su profesión: Mario Alberto Yepes. Sin las buenas relaciones humanas de Reinaldo Rueda, en una ambiente tan duro como el fútbol, se hubiera tronchado la riqueza afectiva que lo une con Yepes.

Miguel Ángel Borja ya era jugador del Deportivo Cali, pero Rey con un hada en la voz lo trajo de la mano, convenciéndolo de su rol en el equipo que mejor elabora el juego del fútbol en Colombia, y Borja, un mensajero de Dios, se vistió del verde paisa. Miguel Ángel sabe que Dios siempre está obrando en el mundo y que busca una relación entre él y nosotros real, personal.

El 9 de Atlético Nacional por su estilo es un finalizador, eso ha hecho Miguel Ángel en dos partidos. Dios obra en él como suele decirlo, porque cuatro goles son un verdadero milagro. Borja recibe la consecuencia de la buena elaboración del juego y la convierte en victorias, en puntos, hay una relación de correspondencia, la institución se engrandece. Ya veremos a Miguel Ángel en otras facetas, en otros patrones de juego. Hoy sirve a la lírica del juego verde y todo por un hombre de verdad con muchos aciertos: Reinaldo Rueda Rivera, un líder con dotes humanas.

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top