Capsulas de Carreño

Dorlan Pabón: ¿El caballo de Troya?

Por Gilberto Maldonado Bonilla.

 

*El reto del cuerpo técnico de Nacional va más allá de lo futbolístico que, con lagunas, ya está consolidado.

 

Dice el aforismo popular que los árboles no nos permiten ver el bosque. Los buenos resultados y la expresión futbolística en términos generales de Atlético Nacional ocultan, igual que el caballo de Troya de la mitología griega, unos reparos en la actuación de Dorlan Pabón.

No se le está negando al buen futbolista sus dotes; pero su actuación, cíclica por cierto, hace que deje en el aire una especie de deuda del futbolista dada la idea de figura mesiánica que se le ha querido otorgar.

Un nuevo culto a la personalidad? La popular Dorlan dependencia? Esto encierra un peligro porque la mentalidad tropical y una especie de enanismo mental no le permite a los futbolistas asumir de manera responsable y lógica el liderazgo otorgado o el liderazgo asumido.

A este momento, y muy a pesar de los números, Dorlan está jugando al debe. Además de un comportamiento futbolístico por oleadas, por ciclos, se le ve demasiado propenso a cuestionar a los jueces.

Hago eco del comentario del Sr. Gustavo Ruiz: con la llegada de Dorlan Atlético Nacional «ganó en explosividad y brillo pero perdió en colectividad». Una verdadera radiografía en pocas palabras.

Hay que cuidar la colectividad. El fútbol es, en esencia, colectividad. El vedetismo, el culto a la personalidad, puede llegar solapadamente a tirar por la borda una campaña de un equipo que ha renacido como el ave fénix, con un técnico que sabe dónde está parado y un recurso humano que se dio cuenta de su capacidad técnica y colectiva.

Pienso que el reto del cuerpo técnico de Atlético Nacional va más allá de lo futbolístico que, con lagunas, ya está consolidado. El reto es la conservación y consolidación de la colectividad.

Que una campaña hasta ahora perfecta en el universo resultadista, no sea el caballo de Troya que lleva en su interior el individualismo, el peligroso y siniestro culto a la personalidad.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top