Capsulas de Carreño

¡Dramático…!!! (María Victoria Zapata B., Dama Roja del comentario)

MARIA-VICTORIA-ZAPATAPor María Victoria Zapata B.

——————————————-
*Para nosotros, los hinchas del DIM,  ésta será  también  una semana de ansiedad, de tensión y  de desvelo. Pero será, así mismo, una semana  llena de fe.
———————————————-

 Expectativa, nerviosismo,  esperanza, preocupación,  tristeza, alegría, dicha, plenitud y mil sentimientos más, se  agolparon  en  los corazones de la hinchada roja,  durante  el  drama  intenso que se vivió en  el partido de vuelta entre el Deportivo Independiente Medellín   y el Deportes Tolima, especialmente en el período complementario.

La tranquilidad con la que inició el DIM  el  partido  se tornó paulatinamente en desasosiego,  al diluirse  el dinamismo e ímpetu con los que había  saltado a la gramilla  y jugado los primeros  10 minutos del compromiso. Con Jonathan Estrada como cerebro en mitad de campo, el  cuadro pijao  se  tomó confianza,  se acercó y, en acción del delantero  Marco Pérez,  anotó el 1-0 que clasificaba al Tolima, al minuto 20.

Fue un golpe  directo a la ilusión roja. Más preocupante   cuanto más  se confundía el DIM en la cancha, más  peligroso cuanto más contragolpeaba el  equipo visitante.  La  inquietud  en su máxima expresión se pintó en los rostros de los 39.110 hinchas rojos presentes  en  el estadio  Atanasio Girardot,   al término de los primeros  45 minutos.

El ingreso de Hernán Pertuz  por John Hernández,  siete minutos después de iniciado el segundo tiempo,   cambió totalmente la disposición táctica y ofensiva del DIM y   señaló   de manera determinante el pulso del comportamiento rojo  en el período complementario.

Con una línea  de tres en el fondo cobraron vida los laterales,  se convirtieron  en  genuinos carrileros,  Independiente Medellín  amplió  significativamente su volumen de ataque, el juego por las bandas adquirió relevancia en el DIM, el paraguayo Joel Silva  se  agigantó  en el  arco tolimense y  el “ratón”Juan David Pérez se  hizo inmenso  en el ataque  Poderoso..

En el minuto 57, el dramatismo rojo alcanzó su más alto nivel al malograr Juan Fernando Caicedo   la pena máxima sancionada por el árbitro vallecaucano Luis Sánchez, tras falta de  Juan Mahecha a Juan David Pérez.  Un momento, el más difícil del partido, para  el delantero,  que  tres días atrás había fallado otro penal, en el juego en el estadio  Metropolitano de Techo, para el equipo y  para  la afición.  Del purgatorio se pasó al infierno y  del drama a la tragedia.

Con el ingreso de,  Brayan Angulo  que relevó a Juan Camilo Angulo, al minuto 62 y  de  Charles Monsalvo, que sustituyó  a Juan Fernando Caicedo, desmoronado anímicamente,  al minuto 65, el DIM mejoró  en contención,  asfixió el medio campo   visitante, neutralizó completamente  su labor de creación, lo   obligó a replegarse  y  se acercó sin pausa al pórtico  pijao.   Mientras el Deportes Tolima  buscaba refugio en su zona, se conformaba con un empate y   se desconectaba  del ataque,  el  pundonor del cuadro local,   el  empuje de la afición roja   y el acierto del técnico Leonel Álvarez en las sustituciones,   llevaban  al DIM a la paridad al minuto 77,  con la anotación  de Juan David Pérez…  la expectativa reapareció con vigor en la tribuna, Tolima recibió un mazazo del que no se pudo reponer y el Medellín recibió una inyección de coraje y entrega que  se materializó en dos anotaciones más.

Con un DIM  que atacaba sin tregua y una hinchada que alentaba sin desmayo, el cabezazo del volante argentino Hernán Hechalar, para el segundo gol rojo, al minuto 81, impactó nuevamente en  la motivación  de un cuadro tolimense que aun no se reponía del empate,    hizo tangible la clasificación de Independiente Medellín  y  transformó  los cánticos   en un  prolongado grito de júbilo.  La  acción del delantero  Charles Monsalvo para el 3-1 definitivo, al minuto  89, ratificó el poderío ofensivo del DIM en los últimos minutos de juego y   envolvió  en un solo  e interminable abrazo de éxtasis, llanto y alegría  los    40.000  rojos corazones  apostados en las graderías del estadio Atanasio Girardot.

En conclusión, fue un partido de un dramatismo  puro, frente a un rival  de quilates, el Deportes Tolima y, fue, así mismo, un 3-1 que  reafirma la mejoría de la zaga del DIM  y  de  jugadores como Diego Hérner  y   Jefferson  Mena, entre otros.

En el caso  del delantero Juan Fernando Caicedo, no conozco antecedentes de una situación similar en el Deportivo Independiente Medellín.  Y en virtud de las implicaciones  anímicas  y deportivas al fallar su segundo penal  consecutivo,   sería conveniente no solo  su relevo de este tipo de cobros en los dos juegos  por la disputa del título sino, además,  una terapia  personalizada   de recuperación en ambos frentes, especialmente la motivacional.

Ante el Deportivo Cali, un rival  joven en  nómina y con grandes fortalezas, la final será igualmente difícil pero ayer el DIM demostró cuanto valen el coraje, las ganas, su infatigable  jugador N°  12 y las decisiones oportunas y acertadas en  el transcurso de un  partido.

Para nosotros, los hinchas del DIM,  ésta será  también  una semana de ansiedad, de tensión y  de desvelo. Pero será, así mismo, una semana  llena de fe. Y tal como lo hiciera hace pocos días, la ilusión clasificó y disputará el título. Nosotros, entonces,  con nuestra sagrada camiseta N° 12,   nos aprestamos a jugar el partido más importante del campeonato y  lo  haremos desde la tribuna. El próximo  domingo, allá estaremos.

[María Victoria Zapata B].

 

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top