Capsulas de Carreño

El bazar de los mediocres.

Por Gilberto Maldonado Bonilla.

 

*Algarabía en el banco verde, porque ese empate tiene sabor a triunfo.
==

 

Eso fue el partido Deportivo Cali-Atlético Nacional. De los seis goles del partido cuatro fueron vía penalty; los otros dos, quizá el del Cali, el que inauguró el marcador, podría catalogarse como de jugada elaborada. El de Atlético Nacional es una jugada individual, genialidad, por cierto, de Giovany Moreno.

Tres goles en el primer tiempo dan la ilusión de un Deportivo Cali superior a Atlético Nacional. Y digo ilusión porque el cuadro azucarero se limitó a devorar la cena que le sirvió en bandeja Atlético Nacional.

Y Atlético Nacional? Muy bien, gracias. Ver un equipo verde viendo «jugar» a su anfitrión lo lleva a uno a cuestionar si le problema era Alejandro Restrepo. Respuesta? El problema radica en los jugadores.

Dualidad de poderes? ¿Quien gobierna y quien manda?

El «epico» empate logrado a la postre por Atlético Nacional comienza con una genial equivocación de Giovany Moreno y finaliza con dos cobros de tiro penal por Dorlan Pabón. Y el fútbol? Sería una utopía hablar de fútbol en Atlético Nacional.

Hubo un repunte solo en lo numérico. Repunte auspiciado por la mentalidad conformista de Deportivo Cali. Parodiando el aforismo popular: entre mediocres no se pizaron la manguera.

El bazar de los mediocres. Es la caracterización de un partido que en épocas pretéritas era un verdadero clásico. Un Deportivo Cali, quizá, con la misión de un relevo en su cuerpo técnico. Y Atlético Nacional fue el hijo de la diosa fortuna.

Se esperaba un repunte en lo futbolístico en Atlético Nacional por la expectativa generada por el relevo en la dirección técnica. Es como la puesta en escena de una obra de teatro tal vez cambiando el argumento pero sin tocar la parte actoral.

¿Quo vadis?.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top