Capsulas de Carreño

El clásico en Bogotá: Una vergüenza.

BOGOTÁ. No se puede creer: el preparador físico de Miguel Ángel Russo se peleó fuerte con uno de los jugadores de Santa Fe en el túnel: Guillermo Cinquetti vs. Leivyn Balanta. Los dos deben ser sancionados de oficio. Foto cuenta twitter Balón Dividido, ESPN. 

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Deplorable espectáculo. Millonarios y Santa Fe, campeón y subcampeón, eliminados, en una batalla de músculos sin ideas, de forcejeo insulso, de provocaciones, de teatro ordinario, porque fingir agresiones era más importante que proponer soluciones.

Dieron pena
Algo de indulto logró el rojo, por su victoria final con nueve jugadores en el campo. Dos se marcharon, Morelo y Balanta, descontrolados, contagiados de la belicosidad de los técnicos encargados, Julio y Bedoya, también excluidos. La gresca final, rumbo al vestuario,  con el protagonismo  del “barra brava” Guillermo Cinquetti, preparador físico de los embajadores, fue el colofón de una tarde en la que se pisoteó el fútbol.

Energúmenos unos y otros, cerraron el ciclo de las peores formas y eliminados. Cinco meses atrás, ambos  definían el título con nóminas similares, pero la errónea política de fichajes y los desaciertos técnicos y administrativos aceleraron el proceso autodestructivo. Perdieron capacidad competitiva. Pocos fueron refuerzos. Muchos, remiendos o parches; agravada la situación por la escasa posibilidad en la Libertadores.

Vergüenza en el campo de juego y en el camerino, mientras en las tribunas los hinchas convivían en paz, entrelazados los colores, pero sin respuestas futboleras, por la incapacidad de los protagonistas.

Ver a Julio  apaciguando los ánimos, daba risa. Él había  participado en el incendio.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top