Capsulas de Carreño

El cláSIco…

Para uno de los columnistas verdes de Cápsulas, Jorge Iván Londoño, fue un clásico de campanillas. Foto @Comunicaciones Atlético Nacional.

Por Jorge Iván Londoño Maya.

El Nacional del cláSIco tuvo un SI admirado, porque fue el equipo que queremos ver tanto en nómina, como en táctica,  actitud  y entrega. Atributos que ayer se necesitaban en cantidades industriales porque el frente teníamos al Medellín, que igualmente sacó a relucir lo mejor de su repertorio, para goce de los presentes y de los que vimos en partido en pulgadas.

Ayer al final del partido, y todavía empegotado por los desbordes, las llegadas al arco de González, los tiros en el palo y  la generosa tenencia del balón,  recordé el amoroso “vio mijo que usted si era capaz” de nuestras mamás. Todo porque hasta ahora, y echando mano de mi memoria, no tan confiable como cuando tenía 20 años, el Nacional de hoy no había jugado un partido en el que los hinchas quedáramos repletos y pidiendo aromática de manzanilla; quizás el de copa frente a Colo Colo.

Creo que hay consenso respecto a que las figuras del partido fueron el equipo y el técnico Almirón, pero sin dejar pasar por alto una mención muy especial para Aldo Leao por todo lo que aportó, sin importar el desgaste del partido jugado en La Paz.

El técnico Almirón hizo gala de su visión de ajedrecista, no sólo por escoger la nómina inicialista, sino para hacer los cambios y para parar el equipo sabiendo de las virtudes del Medellín con el balón y de su forma de desplegarse por el campo.

Para reprochar un par de faltas cometidas por Macnelly y por Braghieri que perfectamente pudieron terminar, al menos la del argentino, en una tarjeta del mismo color que distingue al partido del tinto de 40 millones de pesos.

Un clásico de campanillas, que engalanó el coqueto Atanasio, que sirvió para mostrar que cuando se quiere se puede, y  para qué Nacional de paso igualara la marca de  treinta partidos de invicto en condición de local por el torneo local, la cual, frente a las Águilas de Rionegro se puede superar, ojalá con la repetición de la gesta de ayer.

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top