Capsulas de Carreño

El crujir de dientes. Opinión roja.

Impecable el camerino del DIM. Pero el juego no. Y el manejo del equipo menos. Otra lamentable campaña. Foto @DIM_Oficial.

Por Julio César Rodas Mejía

 

 

*Un equipo de fútbol tiene que ser una empresa y una empresa no se puede manejar cómo se maneja un balón: a las patadas.
—-

 

Me niego a creer que lo nuestro no es una coyuntura sino que es genético. Qué estamos condenados a sufrir el goce en la derrota, que llevamos en la sangre la señal del perdedor, estamos por siempre condenados a mirar para arriba buscando a nuestros rivales.

Y ahora todo parece peor. No se han agotado las esperanzas, porque estas desde hace rato no existen. Se agotaron las energías para protestar, para reclamar, para criticar. Es tan patético nuestro presente que ya la fiel hinchada roja parece haber agachado la cabeza por el peso de la resignación y ni siquiera se manifiesta ante el oso que el equipo está haciendo en el torneo.

Paralelo con eso está el dilema de saber qué es lo que quiere el dueño del equipo y cuándo va a cesar está horrible noche en la que nos encontramos inmersos.

Giraldo no es el primero ni es el peor, hemos venido sufriendo casi que desde nuestra fundación de manejo dirigenciales algunos con mucho corazón otros con muy poco cerebro y la mayoría desacertados. Un equipo de fútbol tiene que ser una empresa y una empresa no se puede manejar cómo se maneja un balón: a las patadas.
Julio César Rodas.
Octubre de 2021.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top