Capsulas de Carreño

El destino jugó a favor de Colombia. Por Saúl Restrepo

Por Saúl Restrepo, Bogotá

 

*Lo mejor de todo esto es que estos jugadores no son los inocentes de otras épocas, ya botaron el capote.

El partido de ayer fue una seguidilla de cosas que terminaron por favorecer al seleccionado nacional y sin analizar la vaina con tanta palabrería y términos grandilocuentes y triunfalistas como los escuchados en varios medios post juego, se puede describir así:

Mientras Colombia subió su ánimo y berraquera, Francia fue decayendo en su ímpetu y paulatinamente se fundió.

Al pitazo inicial Colombia estaba pasiva, sin iniciativa y mas que esperando era dominada fácilmente, no tenia la bola y algunos estaban desaparecidos y los que figuraban poco aportaban.

Con el error de Ospina, ahí les bajo más la moral. En poco tiempo, tenga!, el segundo y esto irónicamente mas que mal les hizo bien, se espabilaron, fue un; ¿qué pasa pues? Un; no jodás!! Que los motivo y les cambió la actitud.

Luego llega ese primer gol, sorpresivo totalmente, que hizo caer en cuenta que si se podía anotar, atacar y organizarse. Para Francia fue una bofetada, lo asumieron como un error, como algo pésimo, un colmo que ese balón entrara.

En el segundo los galos no lograron mantener el ritmo inicial, dejaron de tener el balón y mientras estos decaían, Colombia se remangaba mas con ganas que técnica hilaban y tejían jugadas, recuperaban, se defendían y buscaban opciones. Por esto llega el empate, jugada rápida, robada y para adelante con tres toques y gol. Entraron los otros en lamentos y cambios a ver si se recuperaban.

Pero esa preocupación pesó más que la táctica, afanados y con presión no enmendaron y esto se aprovechó, que en consecuencia llegó la falta del penalty y con esto la frustración fue mayor, 5 minutos que en realidad fueron 9 y ellos con la intención pero sin fuerza.

Entonces, el destino jugó a favor de Colombia. Y esta fue asertiva, comió lo que le sirvieron y pidió repetición. Así de simple.

Lo mejor de todo esto es que se ve que estos jugadores no son los inocentes y cándidos de otras épocas, ya botaron el capote.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top