Capsulas de Carreño

El día después.

Por José Acosta Bedoya.

 

 

*Continúan los mismos personajes manejando los clubes como comerciantes y no como administradores.

 

Analizar un partido después de que se juega y haber sido espectador directo o televidente, es válido. Sin embargo, no tiene trascendencia, pues hasta quienes no tienen conocimiento del tema pueden llegar a la misma conclusión ya que fueron testigos de lo sucedido y hasta se dan cuenta de lo malo que es el fútbol en nuestro país.

El fútbol en Colombia sigue cada día en decadencia y los resultados deportivos y económicos nos alejan cada vez más de figurar a nivel internacional.

El fútbol local marca la tendencia sobre las perspectivas de figuración y alcance de objetivos a nivel internacional, lo que evidencia la imposibilidad de ganar torneos de esta naturaleza, aspirando solamente a obtener el título doméstico, título que gana el menos malo para la obtención de un cupo internacional que a la postre genera algunos ingresos pero al mismo tiempo genera la temprana eliminación en las primeras fases.

Conclusión: la determinación de objetivos exige cierta rigurosidad en su planteamiento y define que deben ser reales y cuantificables, características que no se cumplen cuando de torneos internacionales se trata. Por lo tanto, sólo el nivel futbolístico en general alcanza apenas para establecer objetivos corto placistas como ganar la liga, ganar la copa alterna o ante la no posibilidad de esto, figurar entre los ocho clasificados y no ir al descenso.

Como de costumbre, después de cada derrota se sale a la cacería de brujas buscando culpables y pidiendo destituciones, pues como lo he manifestado en varias ocasiones, venden más las derrotas que los aciertos en un fútbol plagado de errores, falto de técnica y sobre todo, mal administrado.

Al final, ruedan cabezas. Despiden a técnicos y jugadores, se calman las aguas y los medios y todo vuelve a la normalidad. Se vuelve al círculo vicioso que aún prevalece sobre el círculo virtuoso que debería ser.

El problema no son los técnicos o los jugadores, que aunque tienen un alto grado de responsabilidad, sólo se ciñen al cumplimiento de unos objetivos trazados.

¿Y quiénes determinan y exigen que se cumplan los objetivos?

La respuesta está en los niveles más altos de la organización. Los dueños o directivos de los clubes.

Son ellos los que dan prevalencia a los resultados económicos sobre los resultados deportivos y al final no se logran ni los unos ni los otros.

Continúan los mismos personajes manejando los clubes como comerciantes y no como administradores, pues no tienen la preparación suficiente para hacerlo y cuando consiguen a alguien con un perfil administrativo, no sabe ni entiende de la operación deportiva.

Se sigue manteniendo una estructura organizacional sumamente pesada y burocrática con comités en cada área, que a la larga se convierten en comités de aplausos, pues es la decisión del dueño o la hija o hijo del dueño quienes tienen la última palabra. Manejan el negocio como un equipo de fútbol y no como una empresa del fútbol, pues no han querido darse cuenta que el proceso de industrialización del deporte exige que se adopten modelos de gestión encaminados al mejoramiento continuo y al logro de objetivos a partir de la eficiencia y productividad como modelos que garanticen el desarrollo de la marca a nivel internacional como las hay en muchas ligas a nivel mundial.

Termino, si me lo permiten con esta frase de Bielsa:

“Un hombre con nuevas ideas es un loco hasta que sus ideas triunfan”.

José Acosta Bedoya
Consultoría deportiva buen fútbol.

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Gonzalo Montoya

    10 marzo, 2022 at 1:31 pm

    POR COLUMNA DE JOSÉ ACOSTA
    Estimado José.
    Excelente y acertado artículo, hay miles de cosas por cambiar, dese ese modelo de campeonato injusto y largo, hasta la parte directiva de los equipos, pocos se salvan.

    Es mas, que personas como Esteban «Palillo» Escobar y Felipe Trujillo, estén fuera de nuestro fútbol, ya la cosa deja mucho que desear, este par de señorazos, tienen vocación, conocimiento, estudios y todo lo que quiera para aportarle a nuestro fútbol, pero hoy el primero está en Cienciano de Cuzco y el segundo un poco retirado, ojalá regresen pronto. Y me atrevo a nombrar otro que puede sumar mucho. Ricardo «El Gato» Pérez.
    Saludos.
    Juango, Juan Gonzalo Montoya

    Hincha de Atlético Nacional - Atlético de Madrid
    Cali - Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top