Capsulas de Carreño

El DIM, cada vez más  bajo. Por María Victoria Zapata B.

BARRANCABERMEJA. El festejo de César Hinestroza, en el minuto 90+2, para rubricara la victoria de Alianza frente al DIM que volvió a de mostrar falta de jerarquía. Foto @APetrolera.

Por María Victoria Zapata B.

 

 

* Como hincha, y soy reiterativa en ello, me aferro a un milagro,  solo a uno :  LA VENTA DEL  DIM…!!!

—-

Cualquier cosa  que se diga sobre el Deportivo Independiente Medellín  en este momento, cualquier concepto que se emita,  suena a repetición. La debacle  actual  fue anunciada  desde tiempo atrás. Con cada desacierto, con cada  salida en falso,  con cada  mentira de una   administración que, en pocos años,  devastó  al Deportivo Independiente Medellín y lo convirtió en  lo  que en este momento es: ESCOMBROS.

Las  vergonzosas derrotas ante Caracas F.C.  hace cuatro días, por Copa Libertadores, y de anoche con Alianza Petrolera, por Liga,  en  los estadios  Atanasio Girardot y Daniel Villa Zapata, respectivamente, transformaron en una penosa  realidad  todos y cada uno de los temores nuestros respecto de bajísimo nivel  competitivo del DIM tras  su inaceptable desmantelamiento, aunque   justificado por la dirigencia del DIM   con otra de sus tantas falacias, la puesta en marcha de un proceso  que, aparte de cuestionable,  no deja  de ser utópico, risible  y carente de  fondo, forma y fundamentos técnicos, deportivos e institucionales. Dirigencia y cuerpo técnico del DIM se los arrebataron no solo con sus inalcanzables metas sino con sus embustes, mentiras y acciones, todas ellas en contravía  tanto del adecuado  desempeño de la escuadra profesional que  con tanta saña desmembraron,  como del desarrollo embrionario del  proceso. A una y otro les despojaron de su naturaleza y razón de ser y les dejaron vacíos de ideales y proyección.

Proceso sin bases y el DIM sin fútbol.

Los 180  minutos de juego de Independiente Medellín en la reanudación de Copa y Liga, así lo señalaron.

Ante Caracas F.C., el miércoles pasado, el DIM  incluyó solamente un juvenil, Steven “el titi” Rodríguez, en su onceno inicial, que  fue relevado al minuto 34, cuando el  marcador señalaba  un bochornoso 0-2,  producto de una presentación roja sin generación de juego, profundidad, trabajo por los costados, estructuras tácticas ni estratégicas, presión ni manejo del esférico. De un DIM  sin fútbol, jerarquía, motivación ni  adalides en  la cancha ni en el banco.  La muy leve mejoría ofensiva  de los minutos finales no bastó para  evitar una derrota  gestada desde el primer minuto de juego.

Anoche, en el partido de la novena fecha con Alianza Petrolera, el panorama rojo fue más desolador todavía, con un onceno titular integrado por  unos cuantos juveniles  a quienes les falta recorrido en materia de fundamentación y unos “veteranos” que distan  de ser referentes de los anteriores y piedra angular del funcionamiento individual y/o colectivo del equipo.  Sin trabajo en ninguna de sus líneas,   sin desborde de sus laterales,  sin recuperación, marca ni  creación en zona de volantes,  sin balones que le permitieran cumplir  con su gestión de centro delantero a Leonardo Castro y sin la presencia en el terreno de juego del promocionado Miguel Monsalve,  el DIM  que cayó 0-1 con Alianza Petrolera no mostró fisonomía de conjunto,  no destacó  a ningún jugador en particular, no realizó  ni un solo remate al arco del guatemalteco Ricardo Jerez, no tuvo manejo ni dominio del esférico y, lo peor, NO  buscó los tres puntos.

Sin consistencia, balón, fútbol y trabajo de la semana,  cuerpo técnico, jugadores veteranos, juveniles y llamados refuerzos, volvieron a decepcionar,  el DIM se hundió un poco más en el  fango de su incapacidad, inseguridad, falta de jerarquía  y pasividad y  el tal proceso volvió a demostrar  que no pasa de ser un embeleco, uno de los tantos engaños de la dirigencia roja, una débil cortina de humo para ocultar  ignorancias, ineptitudes y desvergüenzas.

Mas que lamentable.

Hace  muchos años no  se veía un  DIM tan  carente de todo como el actual. Este  desolador  DIM 2020  supera, por mucho,  los cálculos más pesimistas, y en él no lastiman  tanto las derrotas, porque estas  son intuidas y ya no nos causan dolor. Duele más,  infinitamente más, ver  la devastación de la que fue  objeto nuestro amado equipo, su aniquilación y  su conversión en ruinas.

Y  hay algo que también produce  una enorme amargura:   La complicidad entre dirigencia y cuerpo técnico para el  exterminio del DIM. Nunca dejaré de preguntarme como un ídolo rojo de la portería, un exjugador tan querido por la afición,  borró  la huella que plantó en el corazón del hincha   y se prestó para un despropósito como éste. Que  fácil se alineó con una dirigencia déspota,  arrogante  e incapaz. Que fácil permutó el respeto y admiración de la hinchada  roja  por  aborrecimiento  e incredulidad. . ¡ Qué fácil cambió Aldo Bobadilla el traje de héroe por el de villano…!!

¿Qué nos espera?

Y sin dirigencia, cuerpo técnico  ni equipo,  lo que  hoy ocurre con el Deportivo Independiente Medellín es muchísimo más  que una crisis institucional: Es su exterminio, cantado, anunciado y  presentido desde tiempo atrás.  Es el retorno  fantasmas y pesadillas no ausentes del todo y con visibles  similitudes con aquellas sufridas en las épocas  de Jorge “el diablo” Castillo y Jorge Osorio Ciro.  Al DIM,  despojado hoy de todo,  nada más le queda su afición.   Por ese motivo, y  tal  como lo hicimos en aquellos dos momentos cruciales de  nuestra centenaria  historia, los hinchas nos  uniremos en una cruzada  para evitar la desaparición de nuestro amado Equipo del Pueblo.  Ya hay  gestiones adelantadas por parte de algunos grupos de seguidores rojos.

Después de las derrotas ante  Caracas F.C. y Alianza Petrolera, que  fueron humillantes y vergonzosas, quedan las preguntas sin respuesta  ¿Qué podemos esperar en los enfrentamientos con  Boca Juniors y Libertad, en los próximos juegos de Copa? ¿Debemos prepararnos para dos masacres futbolísticas?

Con ese fútbol paupérrimo, un equipo reducido a  nada y  un cuerpo técnico nublado,  no  me atrevo a pensar  siquiera en la tortura que nos espera en esos 180 minutos de juego. Y  tampoco  alimento la creencia en  milagros  de  derrotas  decorosas que, como ya lo hemos comprobado,  difícilmente  se producirán.  Como hincha, y soy reiterativa en ello, me aferro a un milagro,  solo a uno :  LA VENTA DEL  DIM…!!!
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

13 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top