Capsulas de Carreño

El  DIM que esperábamos, el que queríamos ver. Por María Victoria Zapata B.

Por María Victoria Zapata B.

 

*Queda como  conclusión,   que el Deportivo Independiente Medellín que anoche goleó al Atlético Bucaramanga, fue otro equipo.
—-

Quince fechas tuvimos que esperar los hinchas rojos  para ver el Deportivo Independiente Medellín que  tanto anhelábamos. Ese DIM que anoche  rezumó transpiración y fútbol, que nos regaló un gol de antología cuando apenas se iniciaba el partido,  una tripleta del Matador  Germán Cano, un equipo ofensivo y ambicioso, unos jugadores totalmente comprometidos y un 4-0  concluyente.

Con significativos cambios en su nómina,  sobresaliente despliegue de actitud y  sentido de pertenencia,  un fútbol  pródigo en espectáculo y colectividad y un equipo que  explotó  de manera notable su fortaleza ofensiva, el DIM que ayer enfrentó al cuadro leopardo fue una profusión  de regocijo en medio de la aridez de un campeonato plagado de inconsistencias y decepciones.

Fueron 90 minutos de alegría, de fútbol y de sorpresas. La primera de ellas, la nómina que saltó al gramado del Atanasio Girardot:  en la zaga, Jonathan Marulanda y Sebastián Macías, como laterales, el juvenil  Guillermo Tegüé y Héctor Urrego, como centrales.  Orden y solidez en la defensa, buen trabajo del debutante Tegüé, impecable gestión del ex leones, Marulanda, y  alta calificación  para Macías, quien demostró con creces que merece ser titular.

En primera de línea de volantes aparecieron Larry Angulo y Nicolás Palacios y en armado, Andrés Ricaurte y  otro juvenil,  Cristian Echavarría: Y en el ataque, Diego Herazo y Germán Cano.

Pero al margen de la inclusión de Marulanda, Tegüé, Echavarría o Herazo en el onceno inicial, impactaron muchísimo más  el orden táctico del DIM, el sentido  de asociación, ausente durante los 16 partidos  jugados hasta ayer  en la temporada (14 de Liga y dos de Copa Libertadores),  la visión de arco contrario durante la totalidad del compromiso  y, de manera muy  especial,  la motivación del equipo.  El que enfrentó al Atlético Bucaramanga  fue un Independiente Medellín al que le inyectaron  fútbol, dinamismo y actitud por igual.

En cuanto al rival, se esperaba más del onceno de la Ciudad de los parques. Permeable en defensa, sin recuperación ni generación de juego y distante del pórtico de David González, careció de  ideas y de reacción, incluso después de las  tres sustituciones ordenadas por el técnico Carlos  Giraldo en el período complementario. Sherman Cárdenas  fue intrascendente y el equipo solo tuvo una opción  clara de gol, al minuto 86, con el  atacante argentino Maximiliano Núñez.

 

Muchas cosas para destacar del 4-0 de anoche, en el Atanasio Girardot.

–       La asistencia. 17.909 aficionados. Esa cifra lo dice todo, respecto de la afición del DIM.

–       La entrega de la camiseta a David González, en los actos de protocolo, por su partido N°500  y una frase homenaje del @DIM-oficial, que resume su trayectoria en el Equipo del Pueblo: “500 veces leyenda. Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.  Gracias por todo, @DavidGonzalezGi”

–     Los tres goles de Germán Ezequiel Cano, quien ya completa 15 en el presente campeonato y 104 con el Deportivo independiente Medellín. Es, además, su segunda tripleta con la casaca Poderosa.  La primera de ellas se la anotó a Millonarios, en El Campín, el 11 de octubre de 2014,  en el juego de décimo cuarta fecha de la Liga Postobón II del  año en mención,  en el  compromiso en el que el DIM venció 4-1 al cuadro embajador.

–       El sobresaliente trabajo de Sebastián Macías,  tanto en marca como en proyección al ataque.  Fue, sin lugar a dudas dudas, uno de los mejores  jugadores del partido.

–       La   zaga del DIM. Con tres jugadores “nuevos”, Macías, Marulanda y Tegüé,  mostró todo lo que faltó en juegos anteriores: solidez, seguridad y consistencia.

–       Sin embargo  lo más relevante del partido fue  la disposición anímica  y deportiva del equipo: Que infinita alegría nos produjo encontrarnos  con un DIM  que hizo derroche de orden, de entrega y de goles. ¡Un DIM que ayer, después de mucho tiempo, no le negó nada al fútbol ni a su afición…!!!  En ese orden de ideas, todo el mérito para el técnico encargado, Ricardo Calle, quien apostó por los juveniles, apostó por el fútbol ofensivo, apostó por un reordenamiento táctico y apostó, como él mismo lo reseñó en el transcurso de la semana, por una “nueva metodología” para Independiente Medellín.  Ante Bucaramanga, por lo menos, acertó al 100%.

Hoy los hinchas rojos seguimos paladeando  esos 90 minutos que nos obsequiaron un excepcional gol de volea a los dos minutos de iniciado el partido,  tres anotaciones más que nos llenaron de alborozo, un DIM que se  identificó por vez primera en este 2019 con el fútbol de verdad y el sentir de la afición, unos jugadores que dejaron hasta la última gota de sudor en la gramilla  y  un 4-0 que  constituye la mejor expresión de su fortaleza atacante.

Queda como  conclusión,   que el Deportivo Independiente Medellín que anoche goleó al Atlético Bucaramanga, fue otro equipo. Diferente en su alineación, diferente en su módulo táctico, diferente en su fútbol, diferente en su motivación, diferente en todo a aquel  apático, desbalanceado  y desordenado DIM  que habíamos visto hasta ahora.

El tiempo nos dirá las razones del uno y las sinrazones del otro. Lo que si tenemos claro es que el DIM de anoche, con su nómina  distinta, su otra actitud,   sus juveniles, sus veteranos y su “nueva metodología” de juego, era el que esperábamos, necesitábamos y queríamos ver.
[María  Victoria Zapata B.]

 

Compartir:

3 comentarios

  1. Fernando Rivera

    17 abril, 2019 at 5:00 pm

    *El cambio en el DIM
    No es posible que un equipo cambie tan drásticamente en una semana solamente por el cambio del técnico. Si salen a jugar con el mismo entusiasmo en Pasto, ganan ese partido, pero salieron a cuidar el resultado a negociar un empate y al final salieron con las manos vacías.

    Ante Bucaramanga se vio un equipo distinto, tácticamente y sobre todo en actitud, hubo seguridad en la zaga, buen manejo del balón en el medio y un ataque demoledor, Cano, tuvo 3 ocasiones y metió 3 en los partidos anteriores necesitaba 10 para meter solo 1, jugadores que venían con un nivel muy pobre mejoraron como por arte de magia, como Larry, Nicolás, Herazo.

    Calle dice que están cambiando la metodología, algo poco entendible considerando que eran los asistentes de Zambrano, con este juego y sobre todo con esta actitud se abren grandes esperanzas de participar en la fiesta final, lo dicho, don Raúl aguantó mucho a Zambrano, quien debió salir desde el fracaso en la Copa Libertadores.
    Fernando Rivera, Medellín

  2. John Mejia

    15 abril, 2019 at 7:04 pm

    *Aliento para el DIM
    Si, totalmente de acuerdo (con columna de María Victoria),vamos rojo que si se puede.
    John Mejía, Tampa

  3. Carlos Andres Perez

    15 abril, 2019 at 7:00 am

    *De acuerdo: Fue “otro” DIM
    Buen día. Muy de acuerdo en que el Independiente Medellín que jugó contra el Bucaramanga fue “otro” DIM. Muy de acuerdo que la juventud-relevo que estuvo en el campo de juego ilusionan por su calidad y madurez. Ver la tripleta de Germán Cano pagó la boleta lo mismo que ver el ánimo, actitud, el orden y el deseo de hacer las cosas bien de los jugadores.

    Pero esta situación me lleva a pensar que estos mismos jugadores no cambiaron por un toque mágico del DT Calle ó del ADT Maturana, no, me pone a pensar que algo estaba ocurriendo con el DT Zambrano, que había problemas entre él y los jugadores y que sencillamente le habían “montado” un sindicato. Equipos de fútbol no cambian de un día para otro tan radicalmente y menos el DIM que deambuló como sonámbulo durante 13 fechas de esta Liga-1 2019….
    Carlos Andrés Pérez

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *