Capsulas de Carreño

El DIM se sacó solo. Por Saúl Restrepo

Tanto esfuerzo para sucumbir en la orilla. Y el paso del Tolima se dio por un alto grado de suerte. Foto @DIM_oficial.

Por Saúl Restrepo, Bogotá.

*Las declaraciones de Bobadilla al final demostraron que él, si bien tenía un plan y un empeño, era uno muy conservador y cauto.
—-

Su último juego contra Tolima, era el que era. Se repite la historia de Ícaro. Tanto esfuerzo para sucumbir en la orilla. Había que ser correspondientes a lo ya realizado. Lo único que había que hacer; era ganar, nada mas. Proporcionarlo todo para tal cosa, daba igual empatar, perder o salir goleado, ya sin tener nada que perder, era todo o nada.

No es decir que el rojo no lo intentó, ni mucho menos. O que no hicieron algo en favor de… El tema es que se tenían que agudizar en conseguir ese objetivo, tener todos los escenarios posibles, tácticas y esquemas según el destino y ritmo que planteara el juego. Es que consiguen lo más difícil que fue abrir el marcador, para luego NO defender esa ventaja, corta pero alcanzaba. Ese plus duró apenas un estornudo. Eran 4tos, esto fue logrado apenas por 4 minutos, lo que demostró que era del todo muy factible.

En tal instante, era facultativo de la dirección técnica disponer para llevar a cabo la hazaña. Pero esto no pasó. Al no llevar a cabo contingencias, una postura que indicara que con esto se fortalecía el conjunto, y que el rival recibiera tal mensaje. De una jugada la cual no mostraba una peligrosidad explícita; unos errores de marca en una saga que no estaba atenta en sus cinco sentidos, van y les empatan, y con esto se pierde todo el esfuerzo como las buenas intenciones.

Las declaraciones de Bobadilla al final demostraron que él, si bien tenía un plan y un empeño, era uno muy conservador y cauto. Pero ya faltando 10 minutos, era de ser agresivo, no a la loca, tampoco pues. Pero si mucho mas combativo, haber arrollado al Tolima. Al fin a y al cabo ya estaban por fuera. Falto un poquito, si.

AHORA LO DE GAMERO

Cuando sale en rueda de prensa y sintetizando lo que dijo, afirma que todo su juego esta fríamente calculado, que todo aspecto y arista dentro de la cancha está valorado y evaluado. Eso solo se lo cree él. Clasificó dejando pelos en el alambrado, eso es innegable.

Su paso se da por un alto grado de suerte. Dos postazos, más dos descaches de Cano y Castrillón, respectivamente. Que de haberse concretado alguno de estos, estaríamos calibrando esta situación muy diferente. De buenas…

Lo otro es que uno ve al Tolima cuando juega contra Nacional, normalmente pues, ¿cierto? Y esporádicamente en otro juego de interés. Y se concluye que este siempre hace la misma. Pensé que solo se la aplicaba al verde, eso de meterse atrás, esperar el error y contragolpear con un güevero. Y si se malogra ese ataque, cometer faltas técnicas, para evitar tomar de su propia medicina. Pero no, esa es su fórmula. Que le funciona: Si. Pero es una propuesta menesterosa como básica. Con resultados, claro. Pero pongo en duda ese listado. Definitivamente las encuestas hoy día están muy perratiadas.

Por eso afuera del Tolima, en un equipo que tenga tradición e identidad no le funciona, recordemos su paso por el Junior y sus desacuerdos con papá Char.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top