Capsulas de Carreño

El dinero pesa mas que el amor (Juan Manuel Herbella, Diario Perfil)

 

Por Juan Manuel Herbellajuan manuel herbella

 

 

*Históricamente, la FIFA le dio la espalda a los Olímpicos y en la Argentina ese desinterés se acentuó en los últimos años.

 

“Siento desinterés por los Juegos Olímpicos dentro de la Asociación del Fútbol Argentino. Algunas federaciones están preocupadas por llevar a los mejores deportistas y otras no. En la AFA, todo el mundo está preocupado por otra cosa y no por la próxima competencia, que para nosotros es muy importante a nivel mundial”, afirmó hace unos días Carlos Mac Allister, ex futbolista y actual Secretario de Deportes de la Nación, buscando que sus palabras públicas generaran algún impacto en el comportamiento de las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino. No lo logró.

Lo que pasa actualmente es el fiel reflejo, a menor escala y con las aristas propias de la inestabilidad creada por la muerte de Julio Humberto Grondona, del sentir del mundo del fútbol en relación a la competencia olímpica. Siempre habrá excepciones, gustos personales e inquietudes individuales que puedan oponerse a esta lógica pero es innegable que los jóvenes futbolistas, a diferencia de lo que ocurre con los demás deportes, no sueñan principalmente con llegar a un Juego Olímpico: sueñan con jugar un Mundial.

“Hay un 50 por ciento de posibilidades de que la selección argentina no vaya a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. La AFA no se pone las pilas, no toma decisiones, es una AFA muda. Que hoy no se pueda conformar un plantel para ir a competir a Río, es una vergüenza” afirmó Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA). La estimación puede sonar exagerada y muy probablemente quede en el olvido en unas semanas, pero no se puede negar que tiene sustento en el desinterés actual que hay por la competencia.

A diferencia de otras potencias futbolísticas como Brasil, que aún siendo pentacampeón del mundo nunca consiguió una medalla de oro olímpica, Argentina viene de cosechar un bicampeonato hace menos de diez años. Póngase en el lugar de hincha y se dará cuenta que el mayor aditivo del torneo es frustrarle la chance a Brasil, por encima de lo que significaría propiamente celebrar una medalla de oro. Hoy, el fútbol argentino está en un punto donde lo único que cuenta, al momento de ponerse a festejar, es el título de la selección mayor: que ya lleva 26 años de abstinencia.

 

A falta de un mes para el inicio de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro Gerardo Martino, hacedor de la lista preliminar de treinta y cinco futbolistas para viajar a Brasil, se cansó de las desprolijidades de los dirigentes y dimitió. “Debido a la indefinición en la designación de nuevas autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino y a los graves inconvenientes para conseguir conformar el plantel que represente al país en los próximos Juegos Olímpicos, el cuerpo técnico de la Selección ha decidido presentar su renuncia en el día de la fecha” dice el escueto comunicado de la AFA.

El Tata se cansó porque se le había bajado más de medio equipo titular (Kranevitter, Dybala, Benítez, Batalla, Mammana, Vega, Rigoni, Maidana, Funes Mori, son algunos de los confirmados) pero además porque, así como estaba planteado, tenía muy poco para ganar y mucho para perder. Los dirigentes están mucho más preocupados por dirimir el reparto de dinero de la Superliga, que por la suerte del equipo olímpico. En este estado de situación, es comprensible que a menos de cinco días de la presentación de la lista definitiva, Argentina se haya quedado sin entrenador.

Lo único ilógico en nuestro fútbol y que sólo se explica desde el deseo ferviente de revancha que tienen los jugadores más experimentados (Messi, Mascherano y compañía), es que a pesar del gigantesco caos que vive actualmente la Asociación, el seleccionado continúe en el primer lugar del ranking de la FIFA. Si fuese por una cuestión de organización, reconocimiento, poder o previsibilidad, claramente debería estar entre los últimos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top