Capsulas de Carreño

«El dormilón». Opinión Verde.

BUENOS AIRES. Andrés Andrade, el que siempre trata de salvar la patria, pero muy marcado por la sólida defensa de Argentinos Jrs. Foto @Nacionaloficial.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

 

En el reverso de la camiseta de Argentinos Juniors, aparece un aviso publicitario que reza: “El Dormilón”; vaya uno a saber a qué clase de negocio se refiere. Y Nacional, por hacerle caso a ese nombre, en el minuto noventa  sentenció en su contra un partido que pudo haber empatado, gracias a las atajadas de Quintana, y a una aceptable disposición del equipo para marcar la fluida salida de equipo “bicho”, como lo llaman.

Durante el partido le dije a Iván Darío, mi compañero de infortunio para este partido, que esos tiros de esquina de Argentinos Juniors eran un peligro, y en el último cobrado  se hizo realidad la sentencia. Duele perder un partido por una desconcentración en el final del mismo.

El ataque de Nacional fue cero pollito, con una única opción de gol en el cobro de tiro libre de Moreno que pegó en el vertical; en lo demás, un Álvez en lo suyo, intrascendente.  Andrade, el que siempre trata de salvar la patria, pero muy marcado por los brabucones rojos. Castro esta vez puso una pisquita más, y un Candelo apagado, lució más el fastidioso chicle de Milito que su fútbol.

No solo por esta derrota, sino por el mal desempeño en esta fase de la Libertadores, nos metimos en la grande, porque para clasificar a la otra ronda, primero, Nacional tiene que ganarle el miércoles 26 a la Universidad Católica en su reducto, y segundo, que el Nacional de Uruguay no le gane por goleada a Argentinos Juniors. Esa tarea para Nacional equivaldrá a cursar en esa universidad, un diplomado de Ingeniería Cuántica en noventa minutos, tanto por parte de los jugadores como por el cuerpo técnico. Muy de pa´rriba.

“La oportunidad perdida no tiene reversa”, y Nacional en este momento está haciendo honor a esa sentencia, no solo por las perdidas en este torneo, sino en el local, producto del mal desempeño de los jugadores en muchos partidos, y de las decisiones equivocadas por parte del técnico, a quien también le cabe el título de mi comentario, y para quien todo lo que sucede está dentro del margen de las probabilidades. O algo por el estilo.

El miércoles 26 será entonces la prueba de fuego, en la que no tendrán cabida “los errores que debemos corregir”, ni “las oportunidades de gol que desperdiciamos”, ni “esperamos mejorar en defensa”, ni “de esta salimos con el aporte de todos”, ni “esperamos estar a la altura del partido”. Esta vez serán cinco palabras las únicas que tendrán validez: ganar.

Doctor Emilio, ahí le queda la primera misión, motivar y exigir, porque el Beato Marianito se rinde.

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Sebastian Cardona

    21 mayo, 2021 at 7:01 pm

    *De nuevo la crisis en Nacional
    De nuevo la crisis, el caos; crisis porque no aceptamos que perdimos y mejor asumir la tristeza que esperar una humillación en la otra ronda donde los rivales tienen otro nivel; caos porque descalificamos hasta el Centro de Alto Rendimiento en el afán de buscar culpables.

    Claro que no aparece ni una protesta por la infame amenaza que la barra que se cree dueña del equipo hizo a dos jugadores condenándolos al destierro, y fuerte apretón a varios deportistas entre ellos dos llamados por el profe Reinaldo a la selección. Sera que las familias de esas personas no sienten dolor? Seguro que si hubiéramos por lo menos empatado, acompañaríamos los desterrados hasta la terminal. Que bajo hemos caído!!!
    Juan Sebastián Cardona, Medellín, hincha de Nacional

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top