Capsulas de Carreño

El éxito no es como lo pintan

Gerardo VelazquezPor Gerardo Velázquez, Récord

*Reconocimiento a los clubes que apuestan e invierten en sus fuerzas básicas con torneos muy bien organizados y serios.

 

La estructura del fútbol mexicano, la que los propios dueños de los 18 equipos de la Primera División crearon, es el resultado del éxito en los campeonatos mundiales con límite de edad. El amplio y desgastante debate que se pone de moda cada vez que se ve a una Selección Sub 17 que tiene un buen desempeño, tiene un argumento sólido y es debido a la creación de torneos para las fuerzas básicas y que representan una gran inversión para los dueños de los equipos.

Ahora bien, por el otro lado, la Femexfut hace lo suyo al generar tanto y tanto dinero con la Selección Mayor que puede invertir fuertes sumas en programas, giras, grupos de trabajo multidisciplinarios y todo lo que requiere un equipo de futbol serio. Además tienen bien remunerados a los entrenadores y aunque Mario Arteaga aún no está en la élite de salarios, cada partido exitoso en Chile se gana una buen aumento como fue con Raúl Gutiérrez, ahora encargado de revalidar el oro olímpico.

Para eso son los partidos moleros, para recaudar fondos y poderlos invertir en lo que hoy le da renombre, prestigio y penetración al futbol juvenil mexicano. No es nada más la Sub 17, es también la buena actuación constante de la Sub 20 y ahora la esperanza de otros Juegos Olímpicos exitosos.

Es una apasionante moda cuando cada dos años vemos a la Sub 17, pero en un ejercicio de autocrítica, ¿qué medio de comunicación le da espacio a un entrenamiento, una gira o simplemente al torneo local?. Nadie los pela hasta que llega el mundial de futbol, antes son eternos desconocidos aún y cuando dan muy buenos partidos en la liga local y se nota el desarrollo de los jugadores de una forma espectacular.

No tiene nada que ver ser exitoso en el futbol infantil que en el futbol de élite, en el de los mundiales de cada cuatro años. Son rotundamente opuestos y nadie garantiza el éxito de ganar en fuerzas básicas y hacerlo en campeonatos de mayores. No es por los extranjeros en la Liga MX, tampoco es porque los entrenadores no les dan oportunidad y tampoco podemos caer en la retórica de que son las víctimas del futbol. En los mundiales Sub 17 hemos visto a Nigeria, Ghana, Arabia Saudita, Suiza, México campeonar, también a Francia y a Brasil, lo que no es un indicativo del éxito a futuro.

Los futbolistas que son buenos, destacarán con o sin haber ganado un mundial de fútbol; con o sin extranjeros en exceso; con o sin entrenadores que confíen en ellos. Ubiquemos, tienen 16 años, son todavía unos niños y su desarrollo físico, mental y futbolístico aún tiene que completarse y habrá quienes se queden el camino porque el filtro es desgastante, exigente y hasta cruel.

Así que a las historias de jugadores olvidados por el fútbol y que fueron campeones del Sub 17 de Perú como Juan Carlos Silva, Heriberto Beltrán, Cristian Flores, Mario Gallegos y otros más habría que cotejarlas con las historias de Giovani, Carlos Vela, Héctor Moreno, Efraín Juárez, Adrián Aldrete y algunos otros que por su nivel destacaron.

Reconocimiento a los clubes que apuestan e invierten en sus fuerzas básicas con torneos muy bien organizados y serios, como también reconocer a la Femexfut por la apoyo y organización de torneos internacionales como la Copa de Naciones, en la que muchos de los que hoy están en los Octavos de Final de Chile 2015 los vimos en el Cencap en ediciones continuas y no nada más de la selección mexicana de futbol, sino de otros países también.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *