Capsulas de Carreño

El fútbol cicatero.. Por Julio César Rodas

 

Por Julio César Rodas Mejía.

 

 

*La alegría de clasificar se matiza a la baja con la costumbre del 0-0.

 

Cuando mis ojos se abrieron para el fútbol, hace ya muchos, muchos años se jugaba  el 3-2-5. Dos marcadores de punta y un central, dos volantes, dos punteros uno derecho y otro zurdo, dos interiores uno derecho y otro zurdo y un centro delantero.

El mejor equipo que he visto en mi vida (además del DIM 1966) fue la selección Brasil de 1970. Ese equipo jugaba 4-2-4. Y también su esquema era claro y diferenciable en la cancha.

Luego la táctica y la estrategia se casaron para arremeter contra el arte y las tecnologías produjeron distintas formaciones, variables dependiendo del rival, de la necesidad del momento, de la condición de localía o no, de la altura a la que se jugara, etc.

Incluso esa decisión de como jugar cambia dentro del mismo partido hasta varias veces. Uno se enloquece oyendo a los comentaristas hablar de 1-3-2-2-2 y de 3-2-2-3 o de 2-1-3-3-1. Y además dicen que es ¡! Elástico ¡!. Y yo no sé si el técnico estará de acuerdo con lo que los comentaristas dicen o lo que él plasmó en la pizarra fue un 3-1-3-2-1. Vaya uno a saber.

No sé tampoco si esto es mejor que aquello de los años 50 o 60. Pero si sé que la emoción del fútbol se mide en los goles y que en esa época las celebraciones eran en promedio muy superiores a las de hoy.

Pues bien. Mirando los resultados del fútbol este año en Colombia me da insatisfacción profunda. Medellín, por ejemplo, el equipo de mis afectos ha hecho en 9 partidos apenas 7 goles y solo supera en esa cifra a las Águilas Doradas. Y claro, le han hecho menos y por eso está entre los 8. Pero la alegría de clasificar se matiza a la baja con la costumbre del 0-0.

Julio César Rodas M.
Febrero de 2021.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top