Capsulas de Carreño

El futuro.

Por Juan Gonzalo Montoya.
Cali.

 

 

*La Federación debe actuar con prontitud. Debemos empezar a trabajar desde anoche mismo.

 

Anoche después de una agónica semana nos dimos cuenta que no fue, que no hay viaje a Qatar; los camellos y turbantes los vamos a ver por televisión. Una pena porque siempre es lindo estar en esa fiesta, pero no hicimos la tarea y reprobamos.

No voy a hablar de culpables, pero si hablaré de lo que viene de ahora en adelante. Anoche se lloró, pero hoy ya es un nuevo día y debemos empezar a planificar el futuro, y este futuro abarca mucho, no solo a la selección mayor, sino que abarca a un todo integral.

Lo primero que hay que hacer es definir a que queremos jugar, se habla de ADN del fútbol colombiano, pero no tengo tan claro que tengamos definido ese cacareado ADN. El fútbol actual se juega a la velocidad de un Ferrari y nosotros vamos a la velocidad de un SIMCA modelo 78, lo que quiere decir que el trabajo debe arrancar desde la base de los mismos clubes. Hay ejemplos no tan lejanos: la selección ecuatoriana se beneficia del trabajo serio de Independiente del Valle, acá estamos a años luz que algún club trabaje como lo han hecho ellos; Quizás el que más se acerca es el Deportivo Cali.

Pero volviendo al tema selección, una vez hayamos definido a que queremos jugar, hay que buscar la persona idónea para liderar ese proyecto; pero que no solo dirija a nivel mayores, sino que se debe arrancar desde los alevines y seguir hasta la categoría sub-23 como se hizo en Bélgica. De esta manera se logra que un jugador que ha realizado todo el proceso de selecciones menores llegue a la selección mayor y ya este enterado como es que se juega. No se imaginan ustedes la cantidad de jugadores en Colombia con procesos en selecciones nacionales juveniles que ni siquiera llegan a jugar en un equipo profesional. Increíble eso, ¿no?

Desde esas mismas categorías inferiores se debe trabajar el sentido de pertenencia; en Colombia escasea el amor por la camiseta y eso hay que inculcarlo a los más pequeños. La campaña de Cápsulas para que los jugadores canten el himno en los actos protocolarios ayuda y mucho a fortalecer el sentido de pertenecía.

También es importantísimo trabajar la parte mental de los jugadores, hay que meterles en la cabeza que se puede ganar y que siempre hay que salir a por todas, sin importar los pergaminos del partido, el torneo o el rival, siempre hay que salir a proponer y a ganar. Hay que ver como coños les metemos el chip de los ciclistas colombianos a los futbolistas; ya sé que son del mismo país, pero los ciclistas son de otra raza, al parecer se crían en un entorno más sano y mentalmente son más fuertes.

Una vez superados estos escollos, la Federación debe actuar con prontitud para la escogencia del líder de todo; no podemos darnos el lujo de esperar a que termine el mundial de Qatar. Debemos empezar a trabajar desde anoche mismo.

También es importantísimo que a la persona que llegue la dejen trabajar y no les pongamos vetos a los jugadores de este proceso que acaba de culminar. Ayer varios periodistas descabezaron a muchos integrantes de la selección mayor. A la convocatoria se llega por el presente futbolístico, se deben convocar a los mejores. Claro que esos “mejores” deben entender que hay un compromiso sagrado al ponerse la Amarilla y esa camiseta está por encima que cualquier otra.

Finalizo diciendo que el modelo que más me gustaría seguir es de la selección argentina. Es un grupo liderado por referentes de la selección argentina, Ayala, Samuel, Aimar, Mascherano y el cabeza de todos, Leonel Escaloni, que llegó como uno más a apagar un incendio y quien pronto se convirtió en el jefe del cuerpo de bomberos.

Saludos.
Juango.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top