Capsulas de Carreño

El guardameta cantor.. (Viernes del recuerdo)

Julio Elías Musimessi, el guardameta cantor y otros jugadores tocados por la música.

Por John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente del DIM.

*El tango y el fútbol son dos pasiones que han permitido establecer relaciones de diverso tipo.

Generalmente, hemos considerado los aportes de letristas y músicos tangueros para el fortalecimiento de esta relación fecunda. En esta oportunidad queremos mostrar cómo los actores principales del espectáculo futbolero han estado tentados por la magia de la interpretación y, en algunas ocasiones, han tenido que decidir entre el fútbol y la cultura musical. Son varios los casos que permiten este análisis.

Ya recordábamos en el texto “El pibe que soñó en el tango y jugó en Santa Fe” que Reinaldo Yiso, autor de las letras de “El sueño del pibe” y “La número cinco”, fue jugador de Vélez Sarsfield y debió declinar su permanencia en el fútbol debido a una grave lesión.

Raimundo “Mumo” Orsi, famoso delantero, ídolo de Independiente y de Juventus de Turín, integrante del seleccionado argentino que logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 y campeón del Mundial de Fútbol de 1934 con Italia, fue un destacado violinista. Universal de Medios cuenta esta faceta: “El Mumo nació en Avellaneda, el 2 de setiembre de 1901. Desde muy chico tuvo la influencia de su hermano Máximo, letrista y compositor de tangos. Raimundo fue un violinista precoz y de pibe tocó junto a otros jóvenes como el bandoneonista Freddy Scorticati, quien sería una gran figura del tango. También armó un trío junto a Carlos Marcucci y Domingo Riverol y despuntó su vicio en las milongas porteñas de las primeras décadas del siglo pasado, mientras su nombre empezaba a sonar con fuerza en la primera división de Independiente de Avellaneda.”

(http://www.universalmedios.com.ar/efemerides/la-gambeta-y-el-violin-de-mumo-orsi/)

Raimundo Orsi

Anota don José María Otero refiriéndose a Juan Maglio, padre e hijo: “Si nos remontamos muy atrás, Juan Maglio Pacho fue uno de los grandes baluartes de la guardia vieja del tango. Tuvo un hijo con igual nombre que fue futbolista de prestigio, delantero de San Lorenzo de Almagro y de la Selección Argentina. Jugó incluso en la Juventus de Turín, y a su vez tuvo su propia orquesta típica, aunque no alcanzó el relieve de su progenitor.” “http://tangosalbardo.blogspot.com/2014/09/futbol-burros-y-tango.html

Sigue con sus apuntes don José María Otero en “Tangos al bardo”, en su conversación con Alberto Echagüe, cantor de la orquesta de Juan D’Arienzo:

“Nos contó que cuando se trasladó a Buenos Aires, dudaba entre el fútbol y la canción y se probó en Independiente como centrehalf, con una recomendación que traía de Rosario.”

https://tangosalbardo.blogspot.com/2012/11/alberto-echague.html

Argentino Ledesma, cantor de varias orquestas, llegó a portar el número 10 del Club Atlético Tucumán. “pero el tango y el fútbol le resultaron dos actividades incompatibles, ya que jugaba los domingos y los sábados por la noche cantaba hasta altas horas de la madrugada. No se podían conciliar ambas actividades y se quedó con el tango. “así lo expresa Jorge Palacio contando su vida en: http://www.todotango.com/creadores/biografia/705/Argentino-Ledesma/

Argentino Ledezma

También en el ámbito local se teje la relación tango-fútbol. Cuenta la familia del destacado arquero colombiano Gabriel Mejía Lopera, campeón con Atlético Nacional en 1954, que el deportista combinaba sus éxitos futboleros con la interpretación del tango. Sus tenidas en sitios musicales fueron ampliamente comentadas:

“… Gabriel también se hizo cantante de tangos y fundó un bar para presentarse ante sus amigos: El Viejo Rincón de los Artistas.

El sitio se construyó en New York, Estados Unidos, en 1968, porque Gabriel se había ido a jugar al Nápoles de esa ciudad. Por las noches, después de los entrenamientos o los partidos, se iba para el bar y, junto a futbolistas argentinos como René Seghini y José Luis Lanza, se plantaba a cantar tangos de Gardel, Agustín Magaldi o Armando Moreno. Grabó cuatro discos.”

https://aeropuertoolayaherrera.gov.co/tango-futbol-aviones-de-papel/

Miguel Ángel “El zurdo” López, destacado jugador de Estudiantes de la Plata, River Plate, CA Independiente y Atlético Nacional tuvo su incursión por el pentagrama tanguero como intérprete del bandoneón. Así lo cuenta don José María otero:

“Miguel Ángel había tocado en Córdoba en la orquesta de Deolindo Piñero, que amenizaba los bailes de los clubes, en el estilo de Héctor Varela. Incluso, el mismo Zurdo llegó a Buenos Aires, invitado por el director bandoneonista Juan Sánchez Gorio y tocó brevemente en la orquesta de éste. Nació en 1942 en el barrio de Ticino, un suburbio de Villa María, Córdoba, y raramente hablaba de su habilidad con el fueye”. http://tangosalbardo.blogspot.com/2014/09/futbol-burros-y-tango.html

Nos cuenta nuestro amigo y compañero Francisco Maturana, compañero del Zurdo López en Nacional, que en varias oportunidades lo escuchó interpretar el bandoneón en veladas privadas con otros compañeros. También Eduardo Andrés Maglioni nos ratifica la calidad de su

compañero, el Zurdo, con el fueye. Fue su compañero en el CA Independiente y tiene el Record Guinness por haber anotado tres goles en 1 minuto y 51 segundos en aquel partido que ganó Independiente a Gimnasia y Esgrima de la Plata el 18 de marzo de 1973.

Miguel Ángel López

Walter Fernández, destacado delantero que jugó en Defensores de Belgrano y que integró a Racing Club entre 1985 y 1989, combinó su vida de deportiva con la de cantante, actuando en programaciones artísticas diversas. Es el goleador histórico de la Academia y se le conoce como “El cantor del gol”. A Racing le dedicó un tema que refleja su pertenencia al Club. Se trata de “Yo soy de Racing de Avellaneda”, que podemos escuchar en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=7B3FpMgNHYU

Walter Fernández

Hernán “Cucuza” Castiello, cantor y compositor ha sabido mezclar su amor por el tango y el fútbol, como lo cuenta en una entrevista en Diario Popular:

“Pero faltaba la otra pasión: el fútbol, también transmitido por su viejo. Que no sólo le legó el fanatismo por Atlanta, club al que le hizo una nueva versión de la marcha que hoy se canta en los partidos que juega el Bohemio, sino además el gusto por jugar. Y Hernán (49) cumplió también ese berretín, cuando desde los 7 años jugó en las inferiores del club Parque, para luego recalar en Argentinos Juniors, donde llegó a debutar en primera división a fines de los 80, y hacer breves pasos por Tigre y Aldosivi de Mar del Plata.”

Hernán Castiello

 

Así sea en breve comentario, debemos incluir también el caso del cantante español Julio Iglesias, quien hizo primeras atajadas en el Real Madrid y, en su estilo, interpretó tangos. Así lo destaca Clarín:

“Julio Iglesias, el arquero del Real Madrid

Antes de ser un cantante conocido en todo el mundo, atajaba en las categorías juveniles del equipo de la capital española. Pero un accidente lo alejó del deporte. Ahora, sigue adorando el fútbol y dice que le encantaría ver a Messi en el Real Madrid.” 13/12/2011 -Clarín deportes

Julio Iglesias

Otro deportista que combinó la actividad futbolística y que decidió ganarse la vida mediante el canto del tango fue Osvaldo Peredo, quien anduvo por Colombia, específicamente en Medellín, actuando en lugares tangueros con la novedad de haber grabado varios discos, en compañía del cantante y compositor Carlos Valdez.

Dejemos que Peredo manifieste su experiencia en entrevista con Juan Manuel Castro en la Revista «El abasto» Nº 116:

“Vivía en Boedo, en Independencia y Loria. En mi época estaba la pasión por el fútbol y el tango. A los 17 años jugué un tiempo en la tercera división de San Lorenzo, allá por el 46. En la radio desde de la mañana hasta la noche había tango. Entonces empecé con un profesor de canto…

-¿Cómo fue que estuviste en el exterior?

Se dio la oportunidad para ir a Colombia y allí retomé el fútbol. “Contra el destino nadie la talla” (risas), porque, aunque desde San Lorenzo estuve sin jugar, volví a las canchas a los 23 años. Jugué en el Sporting de Barranquilla, Colombia. Allí viví 4 años.

-¿Hiciste carrera musical afuera? 
Un amigo que había jugado en San Lorenzo me aconsejó que fuera a Medellín, porque “había sensación por el tango”. Escuchaban más que acá. Ahí grabé en las discográficas Zeida, Ondina y Sonolux. De ahí pase a Cali, Bogotá y luego a Maracaibo en Venezuela. Grabé boleros para la televisión de ese país; donde viví tres años. “

https://original.revistaelabasto.com.ar/116_osvaldo_peredo_bar_de_roberto.htm

Osvaldo Peredo

Con relación a uno de los principales elementos del proceso tanguero, el baile, Julián Ponisio apunta en su artículo” El fútbol y el tango se prestan los zapatos”:

“Por otro lado, hay en las primeras décadas del siglo veinte un vínculo entre la forma de bailar el tango y jugar al fútbol. Por ejemplo, en el fútbol y en el tango el movimiento de los pies contiene un valor simbólico superlativo. El «piso» donde se baila forma parte de la gramática del tango porque es donde se ejecuta la acción de bailar, y es sinónimo de buen bailarín acariciar el suelo con los zapatos. En el fútbol también se interpreta como estético y bien elaborado acariciar la pelota con los pies.

Respecto de los jugadores y el tango, tenemos el caso de Maglio, habilidoso jugador de San Lorenzo de Almagro, y Evaristo Delovo, un zaguero de Gimnasia y Esgrima de La Plata de 1929. Ambos tejían exquisitas filigranas en los salones de baile.”

https://www.revistadelacabeza.com/02-julian-ponisio

Respecto a José Manuel Moreno, uno de los más talentosos jugadores de la historia, ídolo de River Plate y del deportivo Independiente Medellín, el poeta Darío Jaramillo Agudelo, uno de sus más devotos seguidores, expresa en un artículo en la Revista Soho:

“Nadie se explica cómo resistió tanto tiempo siendo tan amante de la noche y de la juerga; pero las manejaba. Y adoraba el tango, de cuyo baile decía que le servía para el fútbol: “Es el mejor entrenamiento”, aseguraba, pues “llevás el ritmo, lo cambiás en un instante, manejás todos los perfiles y hacés trabajo de cintura y de piernas”.

https://www.soho.co/entretenimiento/articulo/jose-manuel-moreno-por-dario-jaramillo-agudelo/34421

José Manuel Moreno

Llegando ahora al centro de nuestro comentario, penetramos en la historia de un gran personaje quien pudo combinar con éxito la música y el fútbol, destacándose en ambos órdenes. Se trata de Julio Elías Musimessi, uno de los futbolistas que logró un mayor reconocimiento en Argentina entre las décadas 40 y 50 del siglo anterior, que había nacido en Resistencia provincia del Chaco el 29 de julio de 1924 y debutó en Newell’s Old Boys en 1942. A partir de 1953 integró la plantilla de Boca Juniors, club con que salió campeón en 1954, después de 10 años sin triunfos. Fue un arquero muy destacado de los años 50, convirtiéndose en un referente para los hinchas xeneizes. Gracias a su alto desempeño, integró la selección argentina que logró el Campeonato Sudamericano en 1955 y el equipo nacional argentino que compitió sin buenos resultados en el mundial de Suecia, donde fue el suplente de Amadeo Carrizo.

Julio Elías Musimessi

Además de su clase como jugador, Musimessi poseía grandes aptitudes como cantante, guitarrista y compositor, fundamentalmente de chamamé, género “primo hermano del tango” que cultivó con lujo de detalles. Fue notoria su participación en reuniones sociales y en presentaciones radiales. Dejó varias grabaciones, una de ellas con notorio éxito sobre todo por parte de los hinchas del equipo de la Ribera. Se trata de “Viva Boca”, en ritmo de chamamé, compuesto por Américo «Lalo» Cipriano en letra y Eduardo Antonio Pauloni en música.

VIVA BOCA

“Yo soy nacido en Corrientes
la tierra del chamamé,
que lo cantan con cariño
y lo bailan con placer.
Ahora en Buenos Aires
me divierto con amor
cuando voy por los domingos
a ver jugar a un campeón.

El cuadro que yo les nombro
tiene camiseta azul
con una franja de oro
y estrellas de norte a sur.
En el arco de mi cuadro
el que ataja es un cantor
que canta porque le gusta
los Chamamé de mi flor.

Los que están en las tribunas
a coro cantan con él
cuando nuestra delantera
los goles suelen hacer.

Boca, Boca, viva Boca
cantan todos con primor,
dale Boca, viva Boca
el cuadrito de mi amor.”

El tema se puede escuchar en el siguiente link :

https://www.youtube.com/watch?v=EsyG5tvMNYs

En Nostalgias de mi Litoral , Historiando cantares-Viva Boca,2 de septiembre de 2011 se lee :

« Paralelamente en esta época, comenzó a mostrar otras de sus cualidades: el canto. Se presentaba en espectáculos públicos y en audiciones radiales con un programa propio en LR2 «Radio Argentina» de Buenos Aires. Ademas, Julio Musimessi era un habitué del programa radial «La gran payada del fútbol» por «LR4 Radio Splendid» de Buenos Aires, conducido por Juan Monti, uno de los más destacados conductores de la época. A este programa solían ir destacados jugadores y que cantaban bastante bien, como Ubaldo Faina (de San Lorenzo), Gilberto Pascasio Sola (River) y especialmente Julio Elías Musimessi. Luego de hacer los comentarios sobre los partidos recién finalizados, los jugadores invitados dejaban escapar su voz, su talento y su imaginación. A Julio lo presentaban como «Julio Elías Musimessi, el guardavalla cantor». “https://www.nostalgiasdemilitoral.com/search/label/Historiando%20cantares?updated-max=2011-09-17T20:27:00-03:00&max-results=20&start=39&by-date=false

Julio Elías Musimessi, «El guardavalla cantor».

En la página web de SADAIC encontramos varios registros musicales con propiedad de Musimessi en compañía de otros compositores:

“A Boca lo queremos”,” Glorias boquenses”, “Mamá”, “Me gusta el chachachá”, “Mi pago querido”, “Partido amistoso”, “Clodomiro petitero”” Recuerdos del Cambacúa”,” Quince Estrellas”.

Quince estrellas» ,1955, vals de Héctor Luis Peveri Candelas, Horacio Martínez y Julio Elías Musimessi, fue interpretado también por el arquero cantor, e hizo parte de las celebraciones por la obtención del campeonato de 1954, luego de diez años de sequía.

Letra:

Quince estrellas, quince estrellas tiene Boca
que iluminan su gallardo pabellón.
Quince estrellas, quince estrellas ha ganado
esos leones del gran cuadro campeón.

Otra estrella hoy reluce en su bandera
que el glorioso Boca Juniors conquistó
para orgullo de esta hinchada tan sincera
qué domingo tras domingo lo alentó.

Ya de nuevo reverdecen sus laureles
Boca Juniors tiene un nuevo galardón.
Viva Boca y sus bravos timoneles,
viva Boca, su garra y corazón.

Quince estrellas, quince estrellas tiene Boca
que iluminan su gallardo pabellón.
Quince estrellas, quince estrellas ha ganado
esos leones del gran cuadro campeón.

Adelante conquistando más estrellas
que hasta el cielo nos tendría que envidiar.
La divisa azul y oro está con ellas,
y otras pronto les tendremos que agregar.

Recordando las estrellas que ganaste
de alegría se me oprime el corazón.
Viva Boca, caballeros del deporte,
viva Boca, el eterno campeón.

Quince estrellas, quince estrellas tiene Boca
que iluminan su gallardo pabellón.
Quince estrellas, quince estrellas ha ganado
esos leones del gran cuadro campeón.

El tema se puede escuchar en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=1dJlKEPLX2k&list=RD1dJlKEPLX2k&start_radio=

Otra interpretación de Musimessi, de mucho impacto fue:

“A Boca lo queremos” de Cipriano Americo , Julio Elías Musimessi y  Eduardo Antonio .
El mismo se puede escuchar en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=UiWsMEzD6YM


Los ejemplos virtuosos reseñados sobre deportistas que han combinado sus habilidades como futbolistas con la sensibilidad musical, demuestran la confluencia de los valores culturales en personas que tienen que elegir como prioridad una de las opciones , música o fútbol, o que contemplan  la posibilidad de mantener en acción ambas actividades.

Esperamos que la convivencia de sendas pasiones  se convierta  en una experiencia que muchos practicantes del deporte pueden considerar como norma de vida y como oportunidad  virtuosa a emular.
[John Cardona Arteaga, Profesor Universidad de Antioquia, Expresidente del DIM].

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *